Más noticias

“Chepos mal nacidos, mataron a mi amigo”

<p>Tres policías confiesan crimen de jóvenes ocurrido el pasado fin de semana en Ocotepeque.</p>

/
“La noche del domingo regresábamos a San Marcos cuando divisamos un pick up al que se le hizo la señal de parada. Como el conductor no se detuvo, el agente Denis Alfonso Peña Duarte desenfundó su arma y disparó contra el automotor. Uno de los disparos impactó en la llanta delantera, el otro en la llanta trasera y el tercero en la cabina.El carro se detuvo unos 500 metros adelante del sitio donde comenzó a disparar el agente. Cuando la unidad se detuvo, se bajó el conductor del carro y gritó ‘mataron a mi amigo, chepos mal nacidos, lo mataron’.Nos acercamos y comenzamos a discutir con el conductor mientras mirábamos cómo se desangraba el muchacho en el asiento del carro. Se murió casi de inmediato.Los reclamos del conductor del carro enfurecieron a Denis Alfonso Peña Duarte, quien ordenó que regresáramos a la patrulla. Al estar dentro de la unidad solo escuchamos tres detonaciones. Luego el agente Peña regresó y nadie habló más del caso. Nos fuimos a San Marcos y no reportamos lo ocurrido”.Lo anterior es parte de la declaración dele dictó auto de prisión con prisión preventiva al agente Peña Duarte por asesinato y abuso de autoridad y se le envió al penal en Ocotepeque.A los agentes Ramírez González, Díaz Dubón y Lorenzo Sánchez, la jueza les decretó auto de prisión por los delitos de encubrimiento y abuso de autoridad, pero les decretó medidas sustitutivas porque actuaron como testigos para resolver el caso.Origen humildeCésar Humberto y César Aroldo, ambos jóvenes dedicados a la agricultura, salieron de sus viviendas la tarde del domingo con rumbo al municipio de La Labor, ya que irían a la celebración de un cumpleaños.“Recuerdo bien cuando vinieron los dos muchachos a decirme que iban a La Labor a dar una vuelta, que vendrían rápido del baile. Si no se hubieran entretenido allá, nada les hubiera pasado”, lamentó Salvador Mejía, padre de uno de los jóvenes asesinados.Según relatos de familiares, amigos y conocidos, los dos jóvenes eran amigos inseparables desde niños. “Comían del mismo plato, siempre estaban juntos y hace más año empezaron a trabajar la tierra de un terrenito que tengo allá abajo”, dijo el padre.El pasado miércoles se ordenó la detención de los policías Denis Alfonso Peña Duarte, William Alexander Ramírez González, Héctor Orlando Díaz Dubón y Juan Carlos Lorenzo Sánchez, quienes se conducían en la patrulla la noche del doble crimen.Los cuatro estuvieron en prisión preventiva en el centro penal de Ocotepeque. El martes tres de los cuatro uniformados quedaron libres luego de la audiencia inicial que duró más de siete horas. Solo a Alfonso Peña Duarte se le dictó auto de prisión con prisión preventiva.En 60 días será llevado a comparecer a la audiencia preliminar para determinar si el caso va a juicio oral y público.

“La noche del domingo regresábamos a San Marcos cuando divisamos un pick up al que se le hizo la señal de parada. Como el conductor no se detuvo, el agente Denis Alfonso Peña Duarte desenfundó su arma y disparó contra el automotor.

Uno de los disparos impactó en la llanta delantera, el otro en la llanta trasera y el tercero en la cabina.

El carro se detuvo unos 500 metros adelante del sitio donde comenzó a disparar el agente. Cuando la unidad se detuvo, se bajó el conductor del carro y gritó ‘mataron a mi amigo, chepos mal nacidos, lo mataron’.

Nos acercamos y comenzamos a discutir con el conductor mientras mirábamos cómo se desangraba el muchacho en el asiento del carro. Se murió casi de inmediato.

Los reclamos del conductor del carro enfurecieron a Denis Alfonso Peña Duarte, quien ordenó que regresáramos a la patrulla. Al estar dentro de la unidad solo escuchamos tres detonaciones. Luego el agente Peña regresó y nadie habló más del caso. Nos fuimos a San Marcos y no reportamos lo ocurrido”.

Lo anterior es parte de la declaración dele dictó auto de prisión con prisión preventiva al agente Peña Duarte por asesinato y abuso de autoridad y se le envió al penal en Ocotepeque.

A los agentes Ramírez González, Díaz Dubón y Lorenzo Sánchez, la jueza les decretó auto de prisión por los delitos de encubrimiento y abuso de autoridad, pero les decretó medidas sustitutivas porque actuaron como testigos para resolver el caso.

Origen humilde

César Humberto y César Aroldo, ambos jóvenes dedicados a la agricultura, salieron de sus viviendas la tarde del domingo con rumbo al municipio de La Labor, ya que irían a la celebración de un cumpleaños.

“Recuerdo bien cuando vinieron los dos muchachos a decirme que iban a La Labor a dar una vuelta, que vendrían rápido del baile. Si no se hubieran entretenido allá, nada les hubiera pasado”, lamentó Salvador Mejía, padre de uno de los jóvenes asesinados.

Según relatos de familiares, amigos y conocidos, los dos jóvenes eran amigos inseparables desde niños. “Comían del mismo plato, siempre estaban juntos y hace más año empezaron a trabajar la tierra de un terrenito que tengo allá abajo”, dijo el padre.

El pasado miércoles se ordenó la detención de los policías Denis Alfonso Peña Duarte, William Alexander Ramírez González, Héctor Orlando Díaz Dubón y Juan Carlos Lorenzo Sánchez, quienes se conducían en la patrulla la noche del doble crimen.

Los cuatro estuvieron en prisión preventiva en el centro penal de Ocotepeque. El martes tres de los cuatro uniformados quedaron libres luego de la audiencia inicial que duró más de siete horas. Solo a Alfonso Peña Duarte se le dictó auto de prisión con prisión preventiva.

En 60 días será llevado a comparecer a la audiencia preliminar para determinar si el caso va a juicio oral y público.

San Pedro Sula,Tegucigalpa,Honduras,laprensa.hn,La Prensa de Honduras,Noticias de Honduras,Diario La Prensa,Noticias de hoy en Honduras,Policías confiesan crimen de jóvenes en Ocotepeque,