Más noticias

Mata a su hijastra de dos años porque no lo dejaba dormir

<p>Elmer Isaí Ilías Martínez (26) fue detenido por la Policía junto con la madre de la pequeña.</p>

/
El desalmado criminal nunca se equivocó al asegurar que a su víctima se la llevó Dios, pues la Biblia dice que el reino de los cielos es para los niños.En lo que falló fue en tratar de hacer creer que su hijastra, de dos años de edad, a quien le quitó la vida y enterró en una labranza, había desaparecido misteriosamente.Elmer Isaí Ilías Martínez (26) mató a golpes a su hijastra Shelsy Vannesa Amador Varela, entre la 1:00 y las 2:00 am de ayer, supuestamente porque lloraba en la noche y no lo dejaba dormir, según su confesión. Tras consumar el crimen cargó el cuerpo en hombros a unos 600 metros de la casa, cavó con un azadón y lo sepultó a flor de tierra.El repudiable crimen ocurrió la fría madrugada de ayer en una hacienda en la aldea Las Marías, municipio de Guaimaca, Francisco Morazán, donde las autoridades competentes desenterraron el cadáver.Ilías Martínez, originario de Catacamas, Olancho, fue capturado por la Policía.También fue requerida la madre de la víctima, una joven de 17 años, para efectos de investigación.La pareja tenía apenas cuatro días de haber empezado a trabajar en el lugar, de acuerdo con el relato de un testigo.Según el dictamen preliminar, la infortunada murió de severos golpes en la cabeza. Además, una fuente policial reveló que presentaba indicios de haber sido ahorcada.Una de las versiones que conoció la Policía es que el individuo amarró a la niña del cuello con una cabuya y la llevó colgada de los hombros al sitio donde la enterró.El macabro crimenEl inspector de policía Lorbin Mejía informó que se enteraron de lo sucedido mediante una llamada anónima en la que denunciaban la desaparición de la menor. Al llegar a la hacienda interrogaron a Ilías Martínez, quien sin ocultar su nerviosismo les aseguró que su hijastra había desaparecido misteriosamente de la habitación. Por el acoso de la autoridad, el sujeto confesó su crimen y dirigió a los policías al lugar donde enterró el cadáver. “El padrastro mencionó el lugar donde había enterrado a la niña después de matarla”, expresó el oficial Mejía.El fiscal del Ministerio Público, Sendy Romero, dijo que seguirán las diligencias investigativas porque “no sabemos qué ha causado la muerte y está pendiente la autopsia”.Un equipo de la Policía de Investigación inspeccionó la habitación donde dormía la pareja en busca de evidencias que puedan ayudar a esclarecer el crimen.Desalmado padrastro: “A veces el diablo se le mete a uno” “Dios se la llevó” fue la respuesta de Elmer Isaí Ilías cuando su compañera de hogar le preguntó por la niña al amanecer porque la acongojada madre asegura que no escuchó el llanto de su hija ni se dio cuenta de que su marido la mató.Sin recuperarse del nerviosismo, el individuo declaró que había cometido el repudiable crimen y relató, sin profundizar en detalles, cómo lo hizo.Contó: “Estábamos durmiendo y ella se puso a llorar. A veces el diablo se le mete a uno y no sabe lo que hace”. Al preguntarle cómo mató a su hijastra, respondió: “La tumbé de la cama y se golpeó en el piso”.Al principio dijo que trasladó el cuerpo de la niña en los brazos al sitio donde la enterró, pero después aceptó que la llevó en el hombro, colgada con una cabuya. Aseguró que quería a su hijastra y que sintió remordimiento cuando se cayó al piso, pero “ya estaba lo más dada”.Al consultarle por qué le expresó a su compañera de hogar que Dios se había llevado a su hija, contestó: “A veces uno es mentiroso”.“Estoy arrepentido de lo que he hecho”, expresó, y agregó que abrió un hoyo con un azadón para enterrar el cadáver. El cuerpo de la niña estaba sepultado boca abajo, pero Ilías aceptó: “Yo andaba con nervios y no me fijé cómo cayó”.Aseguró que su mujer no se dio cuenta de lo que sucedió con la pequeña porque estaba dormida y al despertarse le preguntó por ella. “Le dije que se la había llevado el Señor”, concluyó.“No dijo que me la había matado”La madre de la pequeña relató que su marido le dijo a la Policía que había matado a la niña porque no lo dejaba dormir.Agregó que le resultó extraño que su hija no estuviera en la cama donde dormían los tres juntos, por lo que le preguntó a su marido dónde estaba.“Él me dijo que Dios me la había llevado. ‘Tu niña se desapareció, Dios te la llevó’. No me dijo que me la había matado”.Yo, prosiguió, le respondí que Dios no me tiene que dejar sola sin mi niña, pero él dijo que Dios tiene derecho de llevarse a los niños porque son ángeles de Él.  La muchacha reveló que tiene cinco meses de embarazo y siete de vivir con el supuesto asesino de su hija, a quien conoció en la aldea El Horizonte, Río Blanco, Catacamas, Olancho. “Le pido a la autoridad que me ayude”, exclamó sin poder contener el llanto.

El desalmado criminal nunca se equivocó al asegurar que a su víctima se la llevó Dios, pues la Biblia dice que el reino de los cielos es para los niños.

En lo que falló fue en tratar de hacer creer que su hijastra, de dos años de edad, a quien le quitó la vida y enterró en una labranza, había desaparecido misteriosamente.

Elmer Isaí Ilías Martínez (26) mató a golpes a su hijastra Shelsy Vannesa Amador Varela, entre la 1:00 y las 2:00 am de ayer, supuestamente porque lloraba en la noche y no lo dejaba dormir, según su confesión. Tras consumar el crimen cargó el cuerpo en hombros a unos 600 metros de la casa, cavó con un azadón y lo sepultó a flor de tierra.

El repudiable crimen ocurrió la fría madrugada de ayer en una hacienda en la aldea Las Marías, municipio de Guaimaca, Francisco Morazán, donde las autoridades competentes desenterraron el cadáver.

Ilías Martínez, originario de Catacamas, Olancho, fue capturado por la Policía.

También fue requerida la madre de la víctima, una joven de 17 años, para efectos de investigación.

La pareja tenía apenas cuatro días de haber empezado a trabajar en el lugar, de acuerdo con el relato de un testigo.

Según el dictamen preliminar, la infortunada murió de severos golpes en la cabeza. Además, una fuente policial reveló que presentaba indicios de haber sido ahorcada.

Una de las versiones que conoció la Policía es que el individuo amarró a la niña del cuello con una cabuya y la llevó colgada de los hombros al sitio donde la enterró.

El macabro crimen

El inspector de policía Lorbin Mejía informó que se enteraron de lo sucedido mediante una llamada anónima en la que denunciaban la desaparición de la menor. Al llegar a la hacienda interrogaron a Ilías Martínez, quien sin ocultar su nerviosismo les aseguró que su hijastra había desaparecido misteriosamente de la habitación. Por el acoso de la autoridad, el sujeto confesó su crimen y dirigió a los policías al lugar donde enterró el cadáver. “El padrastro mencionó el lugar donde había enterrado a la niña después de matarla”, expresó el oficial Mejía.

El fiscal del Ministerio Público, Sendy Romero, dijo que seguirán las diligencias investigativas porque “no sabemos qué ha causado la muerte y está pendiente la autopsia”.

Un equipo de la Policía de Investigación inspeccionó la habitación donde dormía la pareja en busca de evidencias que puedan ayudar a esclarecer el crimen.

Desalmado padrastro: “A veces el diablo se le mete a uno”

“Dios se la llevó” fue la respuesta de Elmer Isaí Ilías cuando su compañera de hogar le preguntó por la niña al amanecer porque la acongojada madre asegura que no escuchó el llanto de su hija ni se dio cuenta de que su marido la mató.

Sin recuperarse del nerviosismo, el individuo declaró que había cometido el repudiable crimen y relató, sin profundizar en detalles, cómo lo hizo.

Contó: “Estábamos durmiendo y ella se puso a llorar. A veces el diablo se le mete a uno y no sabe lo que hace”. Al preguntarle cómo mató a su hijastra, respondió: “La tumbé de la cama y se golpeó en el piso”.

Al principio dijo que trasladó el cuerpo de la niña en los brazos al sitio donde la enterró, pero después aceptó que la llevó en el hombro, colgada con una cabuya. Aseguró que quería a su hijastra y que sintió remordimiento cuando se cayó al piso, pero “ya estaba lo más dada”.

Al consultarle por qué le expresó a su compañera de hogar que Dios se había llevado a su hija, contestó: “A veces uno es mentiroso”.

“Estoy arrepentido de lo que he hecho”, expresó, y agregó que abrió un hoyo con un azadón para enterrar el cadáver. El cuerpo de la niña estaba sepultado boca abajo, pero Ilías aceptó: “Yo andaba con nervios y no me fijé cómo cayó”.

Aseguró que su mujer no se dio cuenta de lo que sucedió con la pequeña porque estaba dormida y al despertarse le preguntó por ella.
“Le dije que se la había llevado el Señor”, concluyó.

“No dijo que me la había matado”

La madre de la pequeña relató que su marido le dijo a la Policía que había matado a la niña porque no lo dejaba dormir.

Agregó que le resultó extraño que su hija no estuviera en la cama donde dormían los tres juntos, por lo que le preguntó a su marido dónde estaba.

“Él me dijo que Dios me la había llevado. ‘Tu niña se desapareció, Dios te la llevó’. No me dijo que me la había matado”.

Yo, prosiguió, le respondí que Dios no me tiene que dejar sola sin mi niña, pero él dijo que Dios tiene derecho de llevarse a los niños porque son ángeles de Él.
La muchacha reveló que tiene cinco meses de embarazo y siete de vivir con el supuesto asesino de su hija, a quien conoció en la aldea El Horizonte, Río Blanco, Catacamas, Olancho. “Le pido a la autoridad que me ayude”, exclamó sin poder contener el llanto.

asesinato,noticias,diarios de Honduras,diario La Prensa de Honduras,noticias de Honduras,Honduras,asesina a pequeña de dos años,asesina a su hijastra,violencia familiar en Honduras,