Más noticias

Ejército sirio mata a manifestantes

<p>El enviado internacional Kofi Annan llama a la comunidad internacional a aumentar la presión.</p>

/
Decenas de miles de personas se manifestaron ayer contra el presidente Bashar al Asad en toda Siria, en donde 55 personas murieron por la violencia, de los cuales 26 partidarios del régimen, en una emboscada en la provincia de Alepo, en el norte del país.En Ginebra, el enviado internacional Kofi Annan llamó a la comunidad internacional a aumentar la presión sobre las partes y deseó que Irán participe en una próxima reunión sobre la crisis en Siria, en donde murieron más de 15 mil personas desde que comenzó la revuelta en marzo de 2011, según el OSDH (Observatorio Sirio de Derechos Humanos).En Ankara, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, convocó a una reunión de crisis al jefe del Estado Mayor y a varios ministros luego de la desaparición ayer de un cazabombardero turco cerca de la frontera siria.Claman salida del régimenEn el terreno decenas de miles de personas se manifestaron ayer, principalmente en la provincia rebelde de Idleb, para reclamar de nuevo la caída del régimen, que mantiene su guerra contra la oposición y los rebeldes armados, a los que tacha de “terroristas”, según el OSDH.Nueve civiles, de los cuales un niño, murieron por disparos contra manifestantes en la región de Alepo, según el OSDH.En Darat Ezzat, en esa misma región, al menos 25 personas murieron por disparos y fueron mutiladas “por grupos terroristas armados”, según la televisión oficial, que tachó el acto de “crimen bárbaro”.El OSDH evocó por su parte 26 “partidarios del régimen” muertos en una emboscada.“Aquí los milicianos del régimen de Asad”, afirma en un video una persona que grabó la escena. La escalada de violencia, sobre todo en Homs, sigue frustrando los intentos del Cicr (Comité Internacional de la Cruz Roja) y de la Media Luna Roja siria para evacuar a los heridos y civiles de la tercera ciudad del país, de nuevo bombardeada y escenario de combates entre soldados y rebeldes.Según Abu Bilal, un militante que está allí, “el 70% de la infraestructura de Homs quedó destruida”, y casi todos los habitantes dejaron la ciudad.

Decenas de miles de personas se manifestaron ayer contra el presidente Bashar al Asad en toda Siria, en donde 55 personas murieron por la violencia, de los cuales 26 partidarios del régimen, en una emboscada en la provincia de Alepo, en el norte del país.

En Ginebra, el enviado internacional Kofi Annan llamó a la comunidad internacional a aumentar la presión sobre las partes y deseó que Irán participe en una próxima reunión sobre la crisis en Siria, en donde murieron más de 15 mil personas desde que comenzó la revuelta en marzo de 2011, según el OSDH (Observatorio Sirio de Derechos Humanos).

En Ankara, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, convocó a una reunión de crisis al jefe del Estado Mayor y a varios ministros luego de la desaparición ayer de un cazabombardero turco cerca de la frontera siria.

Claman salida del régimen

En el terreno decenas de miles de personas se manifestaron ayer, principalmente en la provincia rebelde de Idleb, para reclamar de nuevo la caída del régimen, que mantiene su guerra contra la oposición y los rebeldes armados, a los que tacha de “terroristas”, según el OSDH.

Nueve civiles, de los cuales un niño, murieron por disparos contra manifestantes en la región de Alepo, según el OSDH.

En Darat Ezzat, en esa misma región, al menos 25 personas murieron por disparos y fueron mutiladas “por grupos terroristas armados”, según la televisión oficial, que tachó el acto de “crimen bárbaro”.

El OSDH evocó por su parte 26 “partidarios del régimen” muertos en una emboscada.

“Aquí los milicianos del régimen de Asad”, afirma en un video una persona que grabó la escena. La escalada de violencia, sobre todo en Homs, sigue frustrando los intentos del Cicr (Comité Internacional de la Cruz Roja) y de la Media Luna Roja siria para evacuar a los heridos y civiles de la tercera ciudad del país, de nuevo bombardeada y escenario de combates entre soldados y rebeldes.

Según Abu Bilal, un militante que está allí, “el 70% de la infraestructura de Homs quedó destruida”, y casi todos los habitantes dejaron la ciudad.

Damasco,Honduras,Asesinato de manifestantes,Ejercito sirio,