Más noticias

Primer ministro sirio se suma a la rebelión

<p>Se trata de la deserción de mayor rango de un dirigente en Damasco, tras 17 meses de movilización contra el presidente Asad.</p>

/
El primer ministro sirio, Riad Hijab, se sumó ayer a la rebelión y acusó al presidente Bashar al Asad de “genocidio”, en uno de los mayores golpes que sufre el régimen tras casi 17 meses de insurrección.El Ejército sirio bombardeó ayer los barrios rebeldes de Alepo y también se registraron combates entre tropas leales y rebeldes en otras regiones del país. En total murieron 137 personas, de los cuales 82 civiles, 39 soldados y 16 rebeldes, según el OSDH (Observatorio Sirio de Derechos Humanos).El primer ministro tomó su decisión debido a los “crímenes de guerra y el genocidio” cometidos por el régimen de Asad, afirmó su portavoz Mohamed Otri.Hijab, que desertó en la madrugada de ayer en Jordania, partirá pronto de este país rumbo a Catar, indicó Otri.“Hijab irá a Doha, en donde están basados los medios internacionales. Viajará mañana, pasado mañana o en pocos días”, declaró Otri, sin dar más detalles.El jefe del Consejo Nacional Sirio, la principal coalición de la oposición, fundada en Estambul, calificó la deserción de signo de “descomposición” del régimen. La deserción del primer ministro muestra que Asad ha perdido el control de su país, y que su pueblo cree que sus días en el Gobierno están contados, declaró por su parte un portavoz del Gobierno estadounidense.El ministro de Información sirio reconoció implícitamente que Hijab había abandonado el país, al indicar que “las defecciones de personalidades, sea cual sea su jerarquía, no modifican en lo más mínimo la política del Estado”. La televisión del Estado había indicado que Hijab había sido “destituido de su cargo” y que Omar Ghalawanji, viceprimer ministro y ministro de la administración local, había sido designado para “despachar temporalmente los asuntos corrientes”.Se trata de la deserción de mayor rango de un dirigente sirio tras casi 17 meses de movilización contra el régimen de Asad, que ha dejado más de 21 mil muertos, según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña. AFPVer más noticias sobre Honduras

El primer ministro sirio, Riad Hijab, se sumó ayer a la rebelión y acusó al presidente Bashar al Asad de “genocidio”, en uno de los mayores golpes que sufre el régimen tras casi 17 meses de insurrección.

El Ejército sirio bombardeó ayer los barrios rebeldes de Alepo y también se registraron combates entre tropas leales y rebeldes en otras regiones del país. En total murieron 137 personas, de los cuales 82 civiles, 39 soldados y 16 rebeldes, según el OSDH (Observatorio Sirio de Derechos Humanos).

El primer ministro tomó su decisión debido a los “crímenes de guerra y el genocidio” cometidos por el régimen de Asad, afirmó su portavoz Mohamed Otri.

Hijab, que desertó en la madrugada de ayer en Jordania, partirá pronto de este país rumbo a Catar, indicó Otri.

“Hijab irá a Doha, en donde están basados los medios internacionales. Viajará mañana, pasado mañana o en pocos días”, declaró Otri, sin dar más detalles.

El jefe del Consejo Nacional Sirio, la principal coalición de la oposición, fundada en Estambul, calificó la deserción de signo de “descomposición” del régimen. La deserción del primer ministro muestra que Asad ha perdido el control de su país, y que su pueblo cree que sus días en el Gobierno están contados, declaró por su parte un portavoz del Gobierno estadounidense.

El ministro de Información sirio reconoció implícitamente que Hijab había abandonado el país, al indicar que “las defecciones de personalidades, sea cual sea su jerarquía, no modifican en lo más mínimo la política del Estado”. La televisión del Estado había indicado que Hijab había sido “destituido de su cargo” y que Omar Ghalawanji, viceprimer ministro y ministro de la administración local, había sido designado para “despachar temporalmente los asuntos corrientes”.

Se trata de la deserción de mayor rango de un dirigente sirio tras casi 17 meses de movilización contra el régimen de Asad, que ha dejado más de 21 mil muertos, según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña. AFP

Ver más noticias sobre Honduras

Honduras,Tegucigalpa,laprensa.hn,San Pedro Sula,Noticias de Honduras,Diario La Prensa,La Prensa de Honduras,Régimen Sirio,presidente Bashar al Asad,