Más noticias

Obama y Romney empatados en sondeos a 100 días de elecciones

<p>La última encuesta de Gallup les dio a ambos el 46% de intención de voto.</p>

/
Varias encuestas que refrendan el empate entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su oponente Mitt Romney han sido publicadas en los últimos días.El último sondeo de Gallup dio a ambos un 46% de intención de voto y otro de la cadena NBC y The Wall Street Journal apuntó que el republicano genera más confianza en materia económica, pero el Presidente lleva ventaja en estados que serán decisivos como Ohio.A cien días de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el demócrata Obama y su virtual rival republicano Romney aparecen empatados mientras sus campañas se tornan más agresivas con ataques y nuevos anuncio.Atención mediáticaAntes de los comicios del 6 de noviembre, la atención mediática se centrará en el compañero de fórmula que elegirá Romney, en las convenciones que republicanos y demócratas celebrarán entre finales de agosto y comienzos de septiembre, y en los tres debates televisados entre ambos candidatos en octubre.Pero para las campañas es un “hito psicológico”, en palabras del principal estratega político de Obama, David Axelrod, y comienza una nueva fase en la que cada día cuenta para sumar votantes y conquistar sobre todo a los indecisos.El republicano sí lleva ventaja en recaudación para su carrera a la Presidencia y en junio superó por segundo mes consecutivo a Obama al embolsarse 106 millones de dólares, algo que preocupa a la campaña demócrata, que ya ha alertado a sus donantes para que no bajen la guardia y aumenten sus contribuciones.La existencia de comités de acción política independientes, que en la práctica son una extensión de las campañas oficiales y pueden recaudar fondos ilimitados, ha generado en parte un aluvión de mensajes y anuncios críticos de ambos lados.Se atacanLos ataques demócratas se han centrado en desacreditar a Romney como hombre de negocios, una de las facetas de la cual precisamente presume, acusándolo de haber invertido en compañías especializadas en trasladar puestos de trabajo fuera de Estados Unidos y en otras que quebraron cuando dirigía la firma Bain Capital.La campaña de Obama lanzó un anuncio de televisión sobre los ataques relacionados con Bain Capital en el que ridiculiza a Romney, a quien se escucha cantar America the beautiful, una canción patriótica que entonó en público con poco acierto a comienzos de año en Florida.Por su parte, los republicanos han pintado a Obama como a un Presidente que “ataca a los que tienen éxito”, estrangula con excesivas regulaciones a los empresarios y no ha sabido enderezar la situación económica del país tras la crisis de 2008.La economía sigue siendo la mayor preocupación de los votantes y los últimos indicadores juegan en contra de Obama. El viernes se conoció que el PIB (producto interno bruto) creció entre abril y junio un 1.5%, a un ritmo menor que en el trimestre anterior (2%).Mientras, a Romney le pueden pasar factura varios deslices verbales cometidos en Londres, entre ellos un comentario crítico con la organización de los Juegos Olímpicos, en el marco de su primera gira internacional y con la que pretende fijar sus prioridades en política exterior de cara a los votantes.La cercanía de las elecciones ha llevado a ambos a eludir el debate sobre el derecho a la posesión de armas en Estado Unidos, siempre latente y que resurge con tiroteos como el ocurrido la semana pasada en un cine de Aurora, Colorado, con un saldo de 12 muertos y 58 heridos.

Varias encuestas que refrendan el empate entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su oponente Mitt Romney han sido publicadas en los últimos días.

El último sondeo de Gallup dio a ambos un 46% de intención de voto y otro de la cadena NBC y The Wall Street Journal apuntó que el republicano genera más confianza en materia económica, pero el Presidente lleva ventaja en estados que serán decisivos como Ohio.

A cien días de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el demócrata Obama y su virtual rival republicano Romney aparecen empatados mientras sus campañas se tornan más agresivas con ataques y nuevos anuncio.

Atención mediática

Antes de los comicios del 6 de noviembre, la atención mediática se centrará en el compañero de fórmula que elegirá Romney, en las convenciones que republicanos y demócratas celebrarán entre finales de agosto y comienzos de septiembre, y en los tres debates televisados entre ambos candidatos en octubre.

Pero para las campañas es un “hito psicológico”, en palabras del principal estratega político de Obama, David Axelrod, y comienza una nueva fase en la que cada día cuenta para sumar votantes y conquistar sobre todo a los indecisos.

El republicano sí lleva ventaja en recaudación para su carrera a la Presidencia y en junio superó por segundo mes consecutivo a Obama al embolsarse 106 millones de dólares, algo que preocupa a la campaña demócrata, que ya ha alertado a sus donantes para que no bajen la guardia y aumenten sus contribuciones.

La existencia de comités de acción política independientes, que en la práctica son una extensión de las campañas oficiales y pueden recaudar fondos ilimitados, ha generado en parte un aluvión de mensajes y anuncios críticos de ambos lados.

Se atacan

Los ataques demócratas se han centrado en desacreditar a Romney como hombre de negocios, una de las facetas de la cual precisamente presume, acusándolo de haber invertido en compañías especializadas en trasladar puestos de trabajo fuera de Estados Unidos y en otras que quebraron cuando dirigía la firma Bain Capital.

La campaña de Obama lanzó un anuncio de televisión sobre los ataques relacionados con Bain Capital en el que ridiculiza a Romney, a quien se escucha cantar America the beautiful, una canción patriótica que entonó en público con poco acierto a comienzos de año en Florida.

Por su parte, los republicanos han pintado a Obama como a un Presidente que “ataca a los que tienen éxito”, estrangula con excesivas regulaciones a los empresarios y no ha sabido enderezar la situación económica del país tras la crisis de 2008.

La economía sigue siendo la mayor preocupación de los votantes y los últimos indicadores juegan en contra de Obama. El viernes se conoció que el PIB (producto interno bruto) creció entre abril y junio un 1.5%, a un ritmo menor que en el trimestre anterior (2%).

Mientras, a Romney le pueden pasar factura varios deslices verbales cometidos en Londres, entre ellos un comentario crítico con la organización de los Juegos Olímpicos, en el marco de su primera gira internacional y con la que pretende fijar sus prioridades en política exterior de cara a los votantes.

La cercanía de las elecciones ha llevado a ambos a eludir el debate sobre el derecho a la posesión de armas en Estado Unidos, siempre latente y que resurge con tiroteos como el ocurrido la semana pasada en un cine de Aurora, Colorado, con un saldo de 12 muertos y 58 heridos.

Mitt Rommey,Elecciones en EUA,