Más noticias

Obama visita Centroamérica sin una agenda clara y con la chequera vacía

<p>Honduras y Nicaragua están más distanciadas de EUA, según analistas.</p>

/

Una Centroamérica estable pero no tan unida como pretende aparentar recibirá este fin de semana al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que llega al istmo sin una agenda clara y con la chequera vacía.

A cuatro días del arribo de Obama a San José no hay un eje claro de las conversaciones que mantendrá con sus homólogos del Sistema de Integración Centroamericano (SICA), que incluye también a República Dominicana.

El Gobierno costarricense ha dicho que en el plano bilateral se abordarán asuntos como desarrollo económico, seguridad ciudadana, energías limpias y fortalecimiento institucional, y que en el ámbito regional cada país presentará sus prioridades para el presidente estadounidense.

Entre los temas previsibles en dicha agenda estarán la lucha contra el narcotráfico y la inmigración centroamericana en Estados Unidos. Centroamérica intentará presentarse ante Obama con una sola voz, pero la realidad es que a lo interno hay fracturas importantes como la disputa territorial que mantiene Costa Rica y Nicaragua, y el distanciamiento entre Honduras y Nicaragua, más cercana a la izquierda bolivariana enarbolada por el fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez.

También está bajo la mesa el rechazo casi unánime de la región a la propuesta del presidente guatemalteco, Otto Pérez, de revisar la política antidrogas y evaluar la posibilidad de una legalización.

analista político Luis Guillermo Solís explicó a Efe que la visita de Obama demuestra un interés de Washington para potenciar su peso económico y político en una región donde su influencia ha sido siempre amplia, pero resaltó que "no hay claridad respecto a la agenda".

"Centroamérica pasa un mal momento en cuanto a la integración, el proceso está débil y la región se encuentra fracturada", dijo. Para Solís, el eje articulador de las conversaciones debió ser la revisión del tratado de libre comercio (TLC) que tienen vigente Centroamérica y Estados Unidos, pero la situación económica del país del norte, con una "recuperación ínfima", dificulta ese proceso.

Para el politólogo Claudio Alpízar, la reactivación de los temas comerciales, que no ha dado los resultados previstos, puede ser el interés real detrás de la visita del mandatario estadounidense.

"Al tener la chequera vacía para financiar proyectos directos, un tema posible sería el interés de Estados Unidos de unir a Centroamérica y México en un solo mercado más amplio capaz de impulsar mejor la economía", detalló.

En la misma línea se ha pronunciado la presidenta Laura Chinchilla, quien aseguró que abordar el desarrollo económico es su prioridad sobre los temas estrictos de narcotráfico, que han acaparado buena parte de las conversaciones entre Centroamérica y Washington en los últimos años.

Para Alpízar, si bien una visita de un mandatario estadounidense es siempre de gran importancia simbólica, esta cita podría tener "más ruido que nueces".

Según Solís, lo más importante del encuentro será "el contenido del diálogo político" que se logre entablar con Obama, y ninguno de los especialistas considera que esta visita genere cambios significativos en la estrategia de las relaciones entre Estados Unidos y el istmo.

Esta será la segunda visita de Obama a Centroamérica, pues en marzo del 2011 viajó a El Salvador, pero es la primera que realiza a Latinoamérica desde que inició su segundo periodo de Gobierno. Nancy De Lemos