Más noticias

Miles acuden a Washington para investidura de Obama

<p>Las autoridades crearon vallas metálicas un área de cerca de dos kilómetros.</p>

/
Cientos de miles de personas se dieron cita hoy en las inmediaciones del Congreso de Estados Unidos para vivir una segunda jornada histórica con la jura del presidente Barack Obama para un nuevo mandato.Los controles de seguridad de acceso al Mall, el parque que se extiende entre la Casa Blanca y el Congreso, se abrieron a las siete de la mañana (12.00 horas GMT). Las autoridades han cercado con vallas metálicas un área de cerca de dos kilómetros y sólo tienen acceso las personas acreditadas. Pero horas antes de que se abriesen los controles de seguridad había ya personas haciendo fila alrededor de los accesos, abrigadas con ropa gruesa e incluso mantas.Desafiando al frío de enero, Alisha Debence, una joven afroamericana de 19 años, acudió con su madre y su hermana desde Alabama. "Ha sido un viaje largo pero merece la pena".Con unas grandes gafas de plástico, un vistoso sombrero y chapas de Obama contó a Efe que votó por primera vez en las pasadas elecciones, celebradas en noviembre, y lo hizo por Obama, así que no quiere perderse su discurso de investidura."Es un momento único en la historia y nunca sabes si se va a volver a repetir de nuevo", aseguró Debence. Su madre Anngereld, enfermera, destacó que gracias a la reforma de salud promovida por el presidente Obama su hija, que padece diabetes del tipo 1, tendrá asistencia sanitaria."Hemos venido preparadas, con guantes gruesos, calentadores de manos... estamos listas para celebrar", exclamó. El mismo entusiasmo muestra la familia Foster, que se ha desplazado a Washington desde Orlando (Florida) casi al completo. Latisha Foster acudió con sus hijos Eddy, de 11 años; Justin, 9, y Dylan, 4."Es tal momento histórico que quiero que mis hijos tengan la experiencia de vivir este momento, que cuando crezcan puedan decir que estuvieron aquí para la investidura de Barack Obama", dijo Foster a Efe."Nos hemos levantado a las cinco de la mañana", exclamó Eddy algo encogido por el frío aunque aseguró que no le importa porque está "muy emocionado". "Este es un momento histórico, cuando mire atrás podré decir que estuve aquí", dijo ante la mirada de sus hermanos.Su madre asegura que siente que durante su primer mandato Obama "ha trabajado por los estadounidenses, por todos" y por eso se siente feliz de que haya sido reelegido "para que pueda continuar por ese camino".Carrie Nelson, del estado de Virginia, contiguo a la capital, y quien fue voluntaria del Partido Demócrata en las elecciones legislativas de hace dos años, trajo a su hija Ariel a este "gran evento", que además coincide con el octavo cumpleaños de la niña.Ivette Sanchez, de 52 años, se desplazó a la capital estadounidense desde San Antonio (Texas), junto con su hermano menor, Alberto, y sus dos hijos. Sánchez es la quinta generación de estadounidenses de su familia, con ancestros españoles y mexicanos. "Voté por Obama y quería venir", aseguró a Efe.El servicio de metro abrió sus puertas a las cuatro de la mañana (09.00 GMT) y no las cerrará hasta las dos de la madrugada del martes (07.00 GMT). La banda de la Marina estadounidense fue la encargada de dar comienzo a los actos de la ceremonia pública de investidura de Obama frente el Capitolio ante la multitud congregada en el centro de la capital.El senador demócrata Charles E. Schumer dio el discurso de apertura antes del juramento del vicepresidente, Joseph Biden. A continuación Obama subirá al estrado para renovar el juramento para un segundo mandato y pronunciará el esperado discurso de investidura a mediodía.El presidente y el vicepresidente se retirarán junto con sus familias a un almuerzo privado y a las 14.35 (19.35 GMT) cuando comenzará el desfile que durante dos horas y media recorrerá la principal avenida de Washington y finalizará en la Casa Blanca.Los Obama presidirán el desfile que acabará justo a tiempo para cambiarse para la ronda de bailes a la que acudirán, comenzando por el baile del comandante en jefe, que ofrecen las Fuerzas Armadas.

Cientos de miles de personas se dieron cita hoy en las inmediaciones del Congreso de Estados Unidos para vivir una segunda jornada histórica con la jura del presidente Barack Obama para un nuevo mandato.

Los controles de seguridad de acceso al Mall, el parque que se extiende entre la Casa Blanca y el Congreso, se abrieron a las siete de la mañana (12.00 horas GMT).
Las autoridades han cercado con vallas metálicas un área de cerca de dos kilómetros y sólo tienen acceso las personas acreditadas. Pero horas antes de que se abriesen los controles de seguridad había ya personas haciendo fila alrededor de los accesos, abrigadas con ropa gruesa e incluso mantas.

Desafiando al frío de enero, Alisha Debence, una joven afroamericana de 19 años, acudió con su madre y su hermana desde Alabama. "Ha sido un viaje largo pero merece la pena".

Con unas grandes gafas de plástico, un vistoso sombrero y chapas de Obama contó a Efe que votó por primera vez en las pasadas elecciones, celebradas en noviembre, y lo hizo por Obama, así que no quiere perderse su discurso de investidura.

"Es un momento único en la historia y nunca sabes si se va a volver a repetir de nuevo", aseguró Debence.
Su madre Anngereld, enfermera, destacó que gracias a la reforma de salud promovida por el presidente Obama su hija, que padece diabetes del tipo 1, tendrá asistencia sanitaria.

"Hemos venido preparadas, con guantes gruesos, calentadores de manos... estamos listas para celebrar", exclamó.
El mismo entusiasmo muestra la familia Foster, que se ha desplazado a Washington desde Orlando (Florida) casi al completo. Latisha Foster acudió con sus hijos Eddy, de 11 años; Justin, 9, y Dylan, 4.

"Es tal momento histórico que quiero que mis hijos tengan la experiencia de vivir este momento, que cuando crezcan puedan decir que estuvieron aquí para la investidura de Barack Obama", dijo Foster a Efe.

"Nos hemos levantado a las cinco de la mañana", exclamó Eddy algo encogido por el frío aunque aseguró que no le importa porque está "muy emocionado".
"Este es un momento histórico, cuando mire atrás podré decir que estuve aquí", dijo ante la mirada de sus hermanos.

Su madre asegura que siente que durante su primer mandato Obama "ha trabajado por los estadounidenses, por todos" y por eso se siente feliz de que haya sido reelegido "para que pueda continuar por ese camino".

Carrie Nelson, del estado de Virginia, contiguo a la capital, y quien fue voluntaria del Partido Demócrata en las elecciones legislativas de hace dos años, trajo a su hija Ariel a este "gran evento", que además coincide con el octavo cumpleaños de la niña.

Ivette Sanchez, de 52 años, se desplazó a la capital estadounidense desde San Antonio (Texas), junto con su hermano menor, Alberto, y sus dos hijos.
Sánchez es la quinta generación de estadounidenses de su familia, con ancestros españoles y mexicanos. "Voté por Obama y quería venir", aseguró a Efe.

El servicio de metro abrió sus puertas a las cuatro de la mañana (09.00 GMT) y no las cerrará hasta las dos de la madrugada del martes (07.00 GMT). La banda de la Marina estadounidense fue la encargada de dar comienzo a los actos de la ceremonia pública de investidura de Obama frente el Capitolio ante la multitud congregada en el centro de la capital.

El senador demócrata Charles E. Schumer dio el discurso de apertura antes del juramento del vicepresidente, Joseph Biden. A continuación Obama subirá al estrado para renovar el juramento para un segundo mandato y pronunciará el esperado discurso de investidura a mediodía.

El presidente y el vicepresidente se retirarán junto con sus familias a un almuerzo privado y a las 14.35 (19.35 GMT) cuando comenzará el desfile que durante dos horas y media recorrerá la principal avenida de Washington y finalizará en la Casa Blanca.

Los Obama presidirán el desfile que acabará justo a tiempo para cambiarse para la ronda de bailes a la que acudirán, comenzando por el baile del comandante en jefe, que ofrecen las Fuerzas Armadas.

Barack Obama,Estados Unidos,Obama asume segundo mandato en acto público ante m,