Más noticias

La aplanadora azul aprueba amnistía politíca

El Congreso Nacional de Honduras aprobó hoy una amnistía general por delitos políticos y comunes conexos para los involucrados en la crisis derivada del 28 de en junio de 2009.

El Congreso Nacional de Honduras aprobó hoy una amnistía general por delitos políticos y comunes conexos para los involucrados en la crisis derivada del 28 de en junio de 2009.

La amnistía fue aprobada por el voto mayoritario del gobernante Partido Nacional, que suma 71 diputados, más uno de la Democracia Cristiana y uno del Partido Liberal, en la primera sesión de trabajo del Congreso, de 128 escaños, que quedó constituido ayer, lunes, para un período de cuatro años.

Según el decreto, la amnistía abarca los delitos de "traición a la patria, delitos contra la forma de gobierno, terrorismo, sedición, (todos del Código Penal), calificados como delitos políticos", y varios "delitos comunes conexos".

Estos últimos son usurpación de funciones, delitos cometidos por los particulares contra el ejercicio de los derechos garantizados por la Constitución, desobediencia, abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios.

Se excluyen de la amnistía "todas aquellas acciones constitutivas de delitos relacionados a actos de corrupción como malversación de caudales públicos, enriquecimiento ilícito, cohecho y otros tipificados en la legislación penal, al igual que los delitos de lesa humanidad y violación de los derechos humanos", añade el texto.

La resolución parlamentaria, que no precisa los nombres de las personas que serán beneficiadas por la amnistía, solamente los delitos que abarca, entrará en vigor 20 días después de su publicación en el diario oficial "La Gaceta".

La aprobación de la amnistía se produce un día antes de la investidura de Porfirio Lobo como presidente de Honduras y de que el depuesto Manuel Zelaya abandone la Embajada de Brasil, donde ha permanecido encerrado los últimos cuatro meses tras regresar al país de manera clandestina.

El decreto de la amnistía señala que "los órganos jurisdiccionales competentes deberán, de oficio o a petición de parte, sobreseer toda causa que estén conociendo y que esté comprendida en este beneficio".

También establece que las investigaciones y "demás diligencias que a la fecha se encuentren en proceso en las oficinas del Ministerio Público, deberá procederse por este órgano contralor del Estado a su archivo administrativo".

Las acciones que se consideren constitutivas de delito de conformidad al criterio de la Comisión de la Verdad, que será creada como consecuencia del acuerdo suscrito el 30 de octubre de 2009 por comisiones de Zelaya y del presidente de interino, Roberto Mocheletti, "quedarán amparadas siempre y cuando se subsuman a lo establecido en el presente decreto", agrega.

Votaron en contra los cuatro diputados del Unificación Democrática, de izquierda; cuatro de la Democracia Cristiana y un liberal.
La mayor parte de la bancada liberal, 43 diputados (de 45), se abstuvo, al igual que los tres diputados del Innovación y Unidad-Socialdemócrata.

El proyecto fue presentado por el diputado Mario Pérez, del Partido Nacional, quien en su exposición de motivos reseñó las acciones que Zelaya ejecutó al impulsar una consulta popular que promovía para reformar la Constitución el mismo día en que fue derrocado.

Esas acciones, según Pérez, "llevaban la intención clara, y por ello manifiesta, de modificar la forma de gobierno que impone el texto constitucional hondureño, que no es otro que el republicano, democrático y representativo" y la alternancia en el poder.

Pérez recordó que el proyecto de Zelaya no se logró "por los hechos ocurridos el 28 de junio de 2009 con la oportuna intervención de las Fuerzas Armadas, en cumplimiento del deber constitucional".

Los militares derrocaron a Zelaya ese día y lo expulsaron del país y el Congreso tapó designó como gobernante a Micheletti, hasta entonces jefe del Legislativo.

Dos sesiones

Para aprobar la amnistía fue necesario que el Congreso sesionara en dos oportunidades. Los diputados votaron a las 10.20 de la noche.
Hoy en la sesión de las seis de la mañana se ratificará la aprobación del decreto antes de desplazarse al estadio Nacional a la asunción del nuevo Presidente.

La intención es que Porfirio Lobo Sosa, luego de que jure hoy como Presidente de la República, sancione este decreto junto con el Plan de Nación.

Perdones de la amnistía

En la presentación del decreto, aclararon algunas dudas los expertos en el tema German Leitzelar, que además es diputado pinuista, y Juan Arnaldo Hernández; amparados en la legislación nacional e internacional, aseguraron que esta figura, convertida en derecho interno, adquiere carácter internacional.

Entre los aspectos claros de este decreto aprobado anoche está que sólo se perdonan los delitos políticos, y los comunes conexos, es decir, sólo los que cometieron funcionarios del gobierno de Manuel Zelaya.

Entretanto, se excluyen los delitos de corrupción. Entre los delitos políticos que se perdonan en la amnistía están terrorismo, sedición, traición a la patria y delitos contra la forma de gobierno; mientras que entre los delitos comunes conexos están la usurpación de funciones, violación de los deberes de los funcionarios, desobediencia y abuso de autoridad.

Se excluyen de la amnistía los delitos de corrupción como el enriquecimiento ilícito y la malversación de caudales públicos.

Acalorado debate

A las 800 pm inició la segunda sesión, mediante la cual se introdujo el dictamen. Tomó la palabra Rodolfo Zelaya para solicitar la dispensa de dos debates para aprobarlo en el primero y único.

Posteriormente pidió la palabra Augusto Cruz Ascencio, quien dijo que de manera personal se busca el interés del país y la amnistía no traerá verdadera paz; por ello votó en contra.

Por el Partido Liberal, Alfredo Saavedra dijo que su bancada se abstenía de votar porque faltó socialización y que primero debe formarse una comisión de la verdad para conocer a los posibles favorecidos, porque hasta ahora los involucrados han dicho que no la necesitan y se busca la reconciliación.

Luego tomó la palabra el ex presidente de la Corte Suprema de Justicia y diputado oficialista Oswaldo Ramos Soto, quien se estrenó con un moderado discurso para decir que se avergonzaba de algunos aspectos del dictamen, por su redacción y su contenido jurídico.

Introdujo una moción para modificar el penúltimo párrafo del dictamen.

Luego Sergio Castellanos, jefe de bancada de UD, él y sus compañeros se oponen a la amnistía porque no se puede olvidar “un golpe de Estado”. Luego, German Leitzelar, del Pinu, también declaró que su bancada no aprobaba la amnistía.