Más noticias

Profesores vuelven a fallarle a sus alumnos

Pocos escolares fueron afortunados ayer en esta ciudad al recibir clases ante el llamado de incumplimiento de su deber que hizo la dirigencia magisterial a los docentes, mientras tanto los centros de secundaria permanecieron cerrados.

Pocos escolares fueron afortunados ayer en esta ciudad al recibir clases ante el llamado de incumplimiento de su deber que hizo la dirigencia magisterial a los docentes, mientras tanto los centros de secundaria permanecieron cerrados.

Los niños de la escuela Miguel Paz Barahona del barrio de ese mismo nombre, y los alumnos de cuarto y sexto grado de la escuela José Trinidad Cabañas del barrio Guamilito, se sienten orgullosos de tener maestros comprometidos que se preocupan por su educación, pues decidieron no irse a las manifestaciones a la frontera de Honduras y Nicaragua junto al depuesto presidente Manuel Zelaya o quedarse en sus casas bajo esa excusa evadiendo sus responsabilidad.

“Yo no temo impartir clases, es mi trabajo y si los niños vienen a la escuela se deben atender”, expresó la docente Maura Alvarado.
Los padres de familia se quedaron apostados en las escuelas en mención para defender a los educadores y a sus hijos ante la amenaza de dirigentes magisteriales y también de algunos padres que apoyan la medida de presión de los profesores en apoyo a Zelaya.

En la escuela Cabañas elementos de la Policía Preventiva se quedan resguardando a los maestros y alumnos para que puedan cumplir con su jornada académica.

En la mayoría de escuelas de esta ciudad, los docentes que llegaron a cumplir con su labor y los padres de familia que llevaron a sus hijos, tuvieron que regresarse a sus casas, pues los directores de las mismas cerraron con candados las instalaciones explicándoles que hay que apoyar la lucha del ex presidente.

Padres de familia han denunciado que los pocos días que los docentes llegan a las aulas, dedican más de una hora a explicarles a sus hijos, según su visión, la situación política del país.

“Lo hacen a su manera, les explican cómo sacaron a Zelaya tratando de lavarles el cerebro a los niños. No puede ser que en vez de aprovechar el tiempo y darles las clases, los estén confundiendo”, dijo una madre de la escuela José Trinidad Cabañas.

La subdirectora de ese centro educativo, Mercedes Cruz, manifestó que no le negarán el ingreso a los docentes que decidan impartir clases.
“Así como no se les prohíbe que vayan a protestar, no se les puede prohibir que den clases. ésta es una situación ajena a los niños y da pena que los compañeros adopten esa posición”, indicó la docente.

En asambleas informativas los maestros decidieron que deberán hacer conciencia en los alumnos y padres sobre la destitución de Mel. Los de secundaria parecen haber acatado muy bien las lecciones de sus docentes.

Alumnos del José Trinidad Reyes, Intae y Técnico Alemán andaban ayer en el parque central junto a miembros del Bloque Popular pidiendo colaboración con víveres para llevarles a los manifestantes que están en la frontera con Nicaragua. La situación es crítica en los colegios públicos, pues se han perdido más de dos meses de clases.

La directora de Educación de Cortés, Sulay Garay, lamentó la acción de los docentes. “Yo esperaba que esta semana todo se normalizara”.
Se desconoce si los profesores retornarán hoy a impartir el pan del saber.

Paralizadas clases en la capital
En la capital de Honduras la mayoría de docentes acataron el llamado de irse a las calles y no llegaron a los centros educativos.

Los maestros protestaron ayer en los bulevares Fuerzas Armadas y Centroamérica, los cuales permanecieron bloqueados por ellos y algunos alumnos y campesinos.

Por los medios radiales los padres de familia se quejaron porque los maestros también imparten clases para poner en contra a los estudiantes del actual Gobierno.

El dirigente magisterial Eulogio Chávez reiteró el llamado para que los maestros no impartan clases y, en su lugar, marchen para pedir que Zelaya sea restituido en el poder.

En el colegio más grande de la capital, el Central Vicente Cáceres, los padres de familia denunciaron que la semana pasada sólo hubo clases el lunes. El compromiso de los docentes era ir lunes, martes y miércoles a las aulas y jueves y viernes protestarían.