Honduras Honduras
31 de Octubre de 2010

Honduras: Vinculan a la Mara 18 con matanza

05:18PM   - Redacción:  redaccion@laprensa.hn

Las autoridades de Honduras tienen "indicios racionales" de que la matanza de 14 personas perpetrada el sábado en una cancha de fútbol de San Pedro Sula fue producto de disputas entre "bandas criminales".

Las autoridades de Honduras tienen "indicios racionales" de que la matanza de 14 personas perpetrada el sábado en una cancha de fútbol de San Pedro Sula fue producto de disputas entre "bandas criminales", aunque no todas las víctimas tenían vínculos delictivos, dijo hoy una fuente oficial.

El resultado de las primeras investigaciones "de inicio nos da la idea que es un enfrentamiento entre algunas bandas criminales" y que podría haber "algún negocio ilícito en medio de todo", declaró a periodistas el viceministro de Seguridad, Armando Calidonio.

"Hay indicios racionales que nos indican que miembros de la Mara 18 con un grupo de la banda de Los Tercereños son los que operaron en ese lugar (la cancha)", explicó.

La Mara 18 es una de las pandillas más violentas que operan en Honduras y otros países centroamericanos y vive en permanente disputa por control de territorios y negocios como la venta de drogas con la Mara Salvatrucha, su principal rival.

Según la Policía, unos nueve hombres con chalecos antibalas y pasamontañas llegaron en dos vehículos al campo de fútbol de la colonia Felipe Zelaya de San Pedro Sula (norte), sacaron varias armas de otro automóvil estacionado de antemano en el lugar y dispararon contra las víctimas.

Nueve personas murieron de inmediato, cuatro cuando eran llevadas a un hospital y una más en el centro asistencial.

Las autoridades recolectaron en el lugar de la masacre unos 35 casquillos de fusiles AK-47 y M-16 y de pistola nueve milímetros.

Calidonio refirió que los autores de la masacre llegaron al lugar "buscando a una persona de nombre Froylán", quien supuestamente resultó herido aunque se desconoce su paradero.

El funcionario aclaró que las investigaciones indican que "no toda la gente que murió estaba involucrada con una banda, posiblemente muchas de las personas podrían no tener nada que ver" en cuestiones delictivas, lo que se espera confirmar una vez que todas estén plenamente identificadas.

"Una situación como ésta no puede dejar de hacernos pensar en un probable ajuste de cuentas o en una enemistad fuerte de un grupo de personas" con otra, señaló el viceministro de Seguridad.

"Pero está claro", puntualizó, "que simples enemistades no producen este tipo de hechos".

Honduras: 14 muertos en la Felipe Zelaya

El campo de fútbol de la colonia Felipe Zelaya del sector Rivera Hernández fue escenario ayer del crimen de catorce personas ultimadas por un grupo de supuestos pandilleros.

En el hecho se registraron ocho heridos, de los cuales cinco fueron trasladados al hospital Mario Catarino Rivas y los otros tres a un centro médico privado.

El día que parecía tener un final con tranquilidad en la ciudad culminó con un nuevo baño de sangre en la referida colonia.

En esa misma zona, en marzo del presente año, perecieron violentamente cinco hombres dentro de una residencia cerca del campo de fútbol donde se produjo ayer el múltiple crimen.

La alarma se desató por todo el sector minutos después de lo acontecido y horas más tarde fue noticia internacional.

Algunos vecinos se refugiaron en sus viviendas al escuchar la balacera que habría durado al menos unos cinco minutos, según los comentarios de los residentes de la colonia. Momentos después del intenso tiroteo, los moradores empezaron a llegar a la escena de la brutal matanza en el campo deportivo.

Las primeras versiones que salieron de las pláticas de los vecinos de la zona se referían a que un pleito de grupos delictivos, como pandillas y bandas de sicarios, sería el motivo del hecho.

Una de las tesis más destacadas es la venganza por la forma de operar de los hechores.

Salieron del bordo
Según testigos del múltiple asesinato, cuatro sujetos dejaron uno de los automóviles pick up en la parte baja del bordo del río El Sauce, que colinda con la cancha de fútbol, para trasladarse a pie unos metros más adelante e interceptar a las víctimas.

Los otros cuatro llegaron por la calle a orillas del predio en una camioneta Ford Explorer de la que nadie dio características detalladas. Los desconocidos se bajaron del automotor mientras, llegaban sus compinches caminando.

La muerte se acercaba rápidamente a los hoy fallecidos, quienes no tuvieron otra alternativa que obedecer las órdenes de los maleantes fuertemente armados. Aparentemente, los malhechores obligaron a sus víctimas a acostarse sobre la grama en el mismo lugar donde se encontraban platicando.

Los homicidas actuaron con tanta frialdad que se dieron a la tarea de revisar si los hombres que habían matado tenían tatuajes o armas. Uno a uno los acribillaron.

El escándalo que se escuchó en varias colonias cercanas era el aviso de una nueva masacre en esta ciudad. Diez de los hombres murieron instantáneamente.

Traslado de heridos
Varios vecinos, alrededor de las 3.30 de la tarde, unos quince minutos después del hecho, llegaron para auxiliar a ocho personas que se encontraban todavía con vida, pero con heridas de bala en partes vitales del cuerpo.

Cinco de los heridos fueron trasladados al hospital Mario Catarino Rivas y los otros tres a centros asistenciales privados.

Las personas que fallecieron en el camino eran José Adonis López Vega, 29, Héctor Antonio Murillo, 60, Santos Casimiro Cano Rivera, 48, quien era tío de otra de las víctimas, y el joven Jonathan López Vargas, 22.

Los nombres brindados por familiares de los ultimados y los cuerpos de investigación concuerdan en que los fallecidos en el lugar de los hechos eran Franklin Jonathan López, directivo de uno de los equipos de fútbol que tenían un encuentro deportivo antes de la masacre, José Acosta, 24, Rafael Edilberto Valdez Córdoba, 42, y Óscar Mauricio Cano Rivera, 39, sobrino de Casimiro Cano, fallecido cuando era llevado al hospital Rivas.

Entre los fallecidos también están Ignacio Maradiaga, Edilberto Adonay Díaz Cáceres, 28, José Danilo Zelaya, Juan José Rodríguez, José Luis Sagastume, 22, y Heriberto Murcia, 44, propietario de un taller de enderezado y pintura de vehículos en la colonia.

También fallecieron Nahún Majano, uno conocido sólo por el nombre de Jairo y otro identificado como Johnny “El Barbero”, que se dedicaba a ese trabajo en la colonia Rivera Hernández.

La mayoría de los acribillados trabajaban en la albañilería, comentaron los curiosos que llegaron a la escena del crimen.

Se conoció que entre las víctimas mortales están dos de los tres árbitros que estaban impartiendo justicia en el partido de fútbol.

El otro árbitro hasta anoche todavía estaba en el quirófano del hospital Mario Rivas, luchando contra la muerte en estado delicado y de pronóstico reservado, según los médicos.

Raptan a otros
Una versión de los hechos relatada por un testigo señala que luego del crimen los supuestos pandilleros se llevaron raptadas a varias personas con rumbo desconocido.

No se precisó el número de ciudadanos privados de libertad por los presuntos pandilleros, pero la Policía Nacional Preventiva no confirmó el dato.

Agentes de la Dirección Nacional de Investigación Criminal, DNIC, iniciaron de inmediato los trabajos de peritaje y adquisición de versiones para el desarrollo de las indagaciones.

Viceministro llega al lugar
El viceministro de Seguridad, Armando Calidonio, se trasladó a la escena donde se produjo la matanza para conocer el hecho e informar de lo acontecido.

El funcionario manifestó que está apesarado por lo sucedido y aseguró que con las investigaciones se logrará dar con el paradero de los asesinos.

“Es una lástima lo que ocurrió en esta colonia. Sentimos el compromiso de esclarecer este hecho con las indagaciones que los detectives hagan desde este momento”, señaló Calidonio.

El viceministro agregó que la causa que preliminarmente se maneja es que el crimen podría ser producto de la rivalidad entre dos bandas delictivas que operan en el sector Rivera Hernández, de las cuales hay una amplia lista de antecedentes.

“Por el modo en que se dieron los hechos podríamos presumir que esto se trata de una especie de venganza, pero los trabajos de campo de la DNIC confirmarán la hipótesis preliminar”, explicó.

Después de la matanza, las autoridades policiales activaron intensos operativos en toda la ciudad para tratar de capturar a los delincuentes que asesinaron a los catorce ciudadanos.

Normas de uso: Esta es la opinión de los internautas, no de LAPRENSA.HN. No está permitido publicar comentarios ni enlaces difamatorios, injuriantes, insultos, los de contenido obsceno o pornográfico o los contrarios a las leyes de Honduras. No aceptamos comentarios fuera de tema y los que no aportan al debate, porque este espacio es para enriquecer los contenidos con las opiniones de los usuarios, coincidan o no con el criterio del editor. Los comentarios que son aceptados tratamos de publicarlos en el menor tiempo posible, pero no siempre lo conseguimos.
Especiales ver todos Niños migrantes de Honduras Niños migrantes de Honduras... El flujo de menores de Honduras hacia Estados Unidos se ha disparado y genera una emergencia humanitaria. #Hondurasconlosniños Canonizan a dos Papas Muere Gabriel García Márquez
Ránking de notas