Más noticias

Policía decomisa monigotes alusivos a la corrupción policial

<p>Monigotes para despedir el año viejo fueron decomisados esta mañana por la Policía Nacional.</p>

/

La Policía Nacional decomisó ayer varios monigotes que son elaborados para despedir el año viejo porque según ellos violentan la dignidad del cuerpo uniformado.

Muchos ciudadanos han retratado la corrupción policial y los han plasmado en los tradicionales ‘pichingos’ que serían quemados anoche, con la sorpresa que les han sido decomisados por fuerzas del orden, manifestando su intolerancia a la crítica que hace la población en general.

Debido a estas situaciones, el jefe de la Policía Nacional, José Ricardo Ramírez del Cid, hizo un llamado a todos sus subalternos para que permitan la crítica y desautorizó para que se retengan estos monigotes.

“El pueblo tiene derecho a manifestarse. Hago un llamado a todos los policías y se trata más que todo de una orden, tienen que dejar que las personas se manifiesten. Nosotros no tenemos por qué ofendernos y estamos sujetos a críticas. Si hemos cometido errores vamos a tratar de enmendarlos”, señaló Ramírez del Cid.

Vecinos de la colonia Kennedy, este de la capital, elaboraron cuidadosamente la representación de un policía al que prenderán fuego en señal de protesta por el involucramiento de autoridades en el crimen organizado.

Tony Araujo, de 58 años, hará arder la figura de “sicario” en monigote que puso al pie del llamado “Árbol de los Pobres”, una estructura de varillas de hierro forrado con hojas de roble y faroles de colores que levantó en la zona de Guacerique. “Ese es sicario, hay que matarlo para que no siga matando más gente”, afirmó Araujo señalando con el índice al muñeco sentado al pie de árbol, sosteniendo un fusil AK-47 en sus brazos.

Los dueños de un taller de tapicería de El Tizatillo, a 10 kilómetros al sur de la capital, sentaron los monigotes de un hombre y a una mujer transportándose en una motocicleta.

“Lo de la moto es por lo de la prohibición” que decretó el Gobierno, por la que dos hombres no pueden viajar en un vehículo de dos ruedas porque éste es el sistema utilizado por sicarios, explicó uno de los trabajadores del negocio, Francisco Sandoval.

Así por toda la capital y pueblos del interior aparecen personajes fabricados con pantalones y camisas viejas, rellenos de hierba, papel periódico y cualquier material que pueda servir para darle la forma de un humano en forma jocosa.

Ver más noticias relacionadas