Más noticias

“Ley Orgánica de las ciudades modelos es inconstitucional”

<p>La abogada y analista Maribel Espinoza consideró que las Zede les restan autoridad a los poderes del Estado y crearán desigualdad.</p>

/

La aprobación en el Congreso Nacional de la Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico continúa causando controversia, pues varios sectores consideran que el proyecto deja muchas dudas.

Hace dos semanas, la mayoría de diputados de la cámara legislativa hondureña aprobaron la Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (Zede), llamadas popularmente ciudades modelos.

La abogada y analista Maribel Espinoza manifestó que esta nueva ley sin duda les restará autoridad a los poderes del Estado de Honduras.

-¿Cómo cree que afecta al país la aprobación de esta Ley Orgánica para las Zede?

Con esa nueva Ley Orgánica de Zonas de Empleo y Desarrollo Económico se atomiza el país en zonas autónomas con personalidad jurídica propia, que serán habitadas por quienes determinen las autoridades de cada zona, sobre las cuales no tendrán autoridad el Poder Ejecutivo ni el Judicial de Honduras y el Legislativo, parcialmente.

Tendrán su propia justicia porque la Corte Suprema de Justicia de Honduras solo tendrá la facultad de nombrar jueces para tribunales totalmente autónomos propuestos por un comité de adopción de mejores prácticas, pero la Corte Suprema no conocerá o revisará sus sentencias. Se aprobarán y aplicarán otras leyes, como las anglosajonas, que se emitan en esas zonas y serán distintas a las adoptadas en nuestro derecho. Sus autoridades podrán dictar leyes que restrinjan incluso el ingreso de hondureños a dichas zonas.

-¿Se viola la Constitución?

Tanto la reforma constitucional como la ley orgánica que se acaba de aprobar son inconstitucionales y violentan tratados internacionales como la Carta de las Naciones, pactos internacionales de derechos humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que nos garantizan el derecho de los pueblos a la libre autodeterminación. No se pueden hacer actos como los que está haciendo el Congreso Nacional para restringir el derecho de libre determinación de la nación que constituimos todos los hondureños. Nuestra Constitución proclama que nos gobernamos a nosotros mismo mediante la elección de nuestros gobernantes locales y nacionales con el voto popular y directo, pero ahora, en esas zonas, conforme sus artículos 11 y 12, los gobernantes se llamarán secretarios técnicos y serán electos por un comité para la adopción de mejores prácticas. Este comité es elegido por una sola vez
por el presidente de la República.

-¿Quién elegirá a las autoridades para estas zonas?

Lo que el pueblo hondureño debe tener muy claro es que esas autoridades para esas regiones o zonas no serán electas por el pueblo mediante el voto popular porque quien nombrará a los miembros del comité para la adopción de mejoras prácticas será el presidente de la República a su discreción. Tampoco se dice el período de su nombramiento, por lo que desde los primeros nombramientos que se hagan se perderá automáticamente el control de las decisiones en esas regiones porque la ley no establece ningún período para su elección, vulnerando, entre otros, los artículos 1, 4 y 5 de la Constitución de Honduras.

-¿Cómo afecta a las municipalidades?

¿Qué pasará con las autoridades municipales? ¿El comité para la adopción de mejores prácticas y los secretarios técnicos en esas zonas serán gobiernos paralelos o suplantarán definitivamente a las autoridades municipales elegidas mediante el voto? Así como esa inquietud, surgen muchas más de esa ley.

-¿Qué otros aspectos de la ley la preocupan?

Me preocupa todo el contenido de esa ley y para demostrar la contradicción de las acciones de algunos diputados basta indicar que algunos en este Congreso, para ganar el apoyo popular, han criticado duramente las exoneraciones o los incentivos fiscales de que han gozado algunas empresas en actividades comerciales, industriales o agrícolas, de las que el propio Congreso ha abusado porque tiene la responsabilidad de aprobar las leyes y luego, en esta Ley Orgánica de las Zede, adoptaron para esas regiones un amplio sistema de exoneraciones fiscales.

Lo más grave es que cuando las empresas que operen en dichas zonas nos vendan sus productos al resto del país vamos a tener que pagar los aranceles o impuestos que establezca el Congreso como si las mercancías vinieran de otro país, creando una repugnante desigualdad y discriminación entre los hondureños.

Eso solo es hipocresía política porque en principio se han valido de las exoneraciones para generar confrontación, hacer política.

Al crear dichas zonas restablecen las exoneraciones en mayores dimensiones y con graves consecuencias por la desigualdad que van a generar para el resto de los ciudadanos de Honduras que se encuentren fuera de esas regiones.

-Los defensores de las Zede dicen que quien se opone a ellas se opone al desarrollo. ¿Qué opina de eso?

Un numeroso grupo de hondureños indicamos que ningún hondureño puede estar en contra del desarrollo económico, pero no se puede vender el país en pedazos escudándose en que se hace para erradicar el hambre y que esa es la única salida, como dicen algunos políticos, porque ese argumento solo demuestra que esos líderes no tienen talento o capacidad para sacar adelante a la nación como lo hacen otros líderes del mundo. Los buenos líderes son aquellos que frente a la adversidad han logrado el desarrollo de sus naciones sin necesidad de vender sus países.

-¿Se compromete la zona de frontera con esta ley?

Está claro que con esas zonas se provoca discriminación y desigualdad con el resto de los hondureños porque, conforme el artículo 29 de la citada ley, a sus habitantes se les establecen impuestos muy inferiores a los que pagamos los demás hondureños.

Poseerán una política monetaria propia, que puede ser distinta al resto del país. Tendrán su propio presupuesto, el derecho de recaudar y administrar sus propios tributos y el Estado no podrá intervenir en ello conforme se establece en el artículo 4 de dicha ley. Me preocupa especialmente que en el artículo 38 de esa ley orgánica se declaran sujetas a dicho régimen zonas ubicadas en los departamentos contiguos al Golfo de Fonseca y el mar Caribe, con lo cual ya están disponiendo de nuestras zonas limítrofes con el Atlántico y el Pacífico, que son las zonas de desarrollo para el comercio marítimo de Honduras.

-¿Qué le diría a la población sobre las Zede?

Hago un llamado a todos los hondureños para que despierten y actuemos prontamente antes de que sea demasiado tarde y dentro de las leyes nacionales e internacionales porque sin duda intereses oscuros y perversos nos están distrayendo de otros problemas nacionales que también son muy graves y serios, pero este tema de las regiones o zonas es fundamental porque tiene que ver con la existencia misma de nuestra Honduras como nación.