Honduras Tegucigalpa
21 de Febrero de 2013

Ramírez del Cid culpa a Policía y FF AA de muerte de su hijo

02:15PM   - Redacción:  redaccion@laprensa.hn

El exdirector de la Policía pide la renuncia de Pompeyo Bonilla y Juan Carlos Bonilla.

En medio del dolor y el luto que embarga a su familia, el comisionado Ricardo Ramírez del Cid rompió ayer el silencio para culpar directamente a las Fuerzas Armadas de Honduras y a la Policía Nacional, del asesinato de su hijo Óscar Roberto Ramírez Umaña (17).

“Lo más duro de esto, y quiero que el pueblo hondureño lo sepa, lo más duro de esto es que desde las instituciones de seguridad es que me han hecho este daño, de las dos instituciones de seguridad, tanto de las Fuerzas Armadas como de la Policía Nacional; siempre lo esperé de parte de la criminalidad, pero nunca esperé que desde adentro se me hiciera este daño”, declaró el exdirector de la Policía Nacional en entrevista a la emisora capitalina Radio América.

El pasado domingo, el joven Óscar Roberto Ramírez Umaña regresaba de un encuentro deportivo de unas canchas ubicadas entre la colonia Las Hadas y América, cuando fue asesinado junto a sus dos guardaespaldas Abraham Gúnera y Carlos Armando Lira Turcios mientras compraban comida en un negocio de la colonia Altos de Toncontín, al sur de la capital.

Era un secuestro

“Todo está en manos de las autoridades fiscales, no tienen que dejarse confundir, yo sé todo, le prometí a mi esposa junto al cadáver de mi hijo que lo dejaría a la justicia terrenal, y si la justicia terrenal no hace justicia, de la justicia divina, no van a tener perdón”.

“Sé que la intención no era el asalto, de boca del testigo lo sé todo, la intención era secuestrarlo. Yo trabajo con realidades y no con hipótesis”, dijo Ramírez del Cid. “Yo sé que la intención no era el asalto, para ir a hacer el asalto no van a ir 15 o más personas a hacer el asalto, de boca de testigos sé todo, sé que la intención era llevárselo, era secuestrarlo; yo admiro, yo siento que nadie menciona a Gúnera, a Lira (guardaespaldas), son los que han estado conmigo, son parte de la familia, han estado conmigo”, añadió en referencia a los dos efectivos Cobras que perecieron también en el hecho sangriento. El exjefe policial dijo desconocer cuál era el objetivo de secuestrar
a su hijo.

Relató que el crimen le trae mucha confusión, tribulación y desesperación. “Siempre decía que no quería estar en los zapatos de una persona que haya sufrido este tipo de incidente; me he considerado una persona de carácter fuerte, como policía estaba acostumbrado a ver este tipo de situaciones a diario, pero cuando pasa con un hijo la cosa es diferente”, remarcó.
“Desde que tuve conocimiento del hecho busqué personas amigas que conocen el trabajo policial para saber qué es lo que había detrás de todo esto y buscar proteger a mis demás hijos porque sé que pueden seguir con la misma intención de hacer daño”.

Que renuncien

Ramírez del Cid pidió a Pompeyo Bonilla, ministro de Seguridad, y a Juan Carlos Bonilla, actual director de la Policía,
que tengan la caballerosidad de poner su renuncia al presidente Porfirio Lobo, ya que “ambos saben que no han hecho bien su trabajo ni están comprometidos con la seguridad de Honduras”.

“Señor Pompeyo renuncie, usted sabe que no ha hecho nada, yo lo sé, siempre se lo manifesté y también va extensivo al director de la Policía (Juan Carlos Bonilla) porque no está haciendo lo mejor y está manchando personas honestas y eso no es correcto”, demandó Ramírez del Cid. “Pompeyo Bonilla renuncie y déle espacio al señor Presidente de poder nombrar a una persona que conozca del tema,
yo lo he dicho, que se venga el mundo encima, pero allí debe haber un policía comprometido con toda su gente, así como un director comprometido, para sacar adelante los problemas de seguridad ”.

“Tengan la caballerosidad de ponerle la renuncia al señor Presidente para que él (Porfirio Lobo) pueda hacer lo correspondiente en este sentido. Reconozco que gobernar así como está el país es bien difícil, también él (Lobo) tiene familia y tiene hijos, es muy complicado, no es cobardía, yo sé que es complicado”, enfatizó el exdirector de la Policía.

Son mareros de la 18

Al consultarle si el crimen fue planificado desde la Penitenciaría Nacional, respondió que él no trabaja con hipótesis, “trabajo con realidades y yo sé que los hechores materiales son mareros de la 18”.

Informó que hay al menos tres reos identificados, con alias de el chele, el colombiano y el paisa, que habrían sido contratados por los autores intelectuales para cometer el hecho.

“Quiero que se haga justicia, no por venganza, sino para que se llegue a los autores intelectuales que yo sé quiénes son”, indicó. Según Ramírez del Cid, él tiene suficiente información de los autores materiales e intelectuales del hecho. “Yo sé quiénes son, yo lo sé”, dijo durante la entrevista con Radio América.

Manifestó que desde el domingo, cuando su hijo estaba agonizando, ahí supo que lo estaban vigilando y él y sus amigos montaron vigilancia.

“Ahí estaba muerto uno de los involucrados y otro estaba herido, pero la autoridad policial brillaba por su ausencia en el hospital”.

Para el caso, dijo que uno de los implicados se llama José Leonardo Oseguera, alias “caballito”, quien pertenece a la clica 7 de la colonia Monterrey.

“Cuando se habla de la PN
(Penitenciaría Nacional) todas las instrucciones salen de la PN, eso lo sabemos, yo lo sé, pero no es porque los mareros quisieran hacerle daño a él (su hijo), es porque son inducidos por autoridades”. Insistió que los autores intelectuales hicieron los contactos en la Penitenciaría Nacional para que, desde ahí, se contratara a los jóvenes que intentarían atentar contra la vida de su hijo.

“Yo pido al fiscal general que instruya a sus fiscales, para que no se dejen confundir”, dijo Ramírez del Cid.

“No voy a mancharme las manos”

El ex alto funcionario de la Policía relató que: “escuché de boca del detenido José Leonardo Oseguera, alias Caballito, enfrente de su abuela lo escuché que tiene temor que lo asesinen. Yo no voy a mancharme las manos ni voy a hacer que alguien lo haga, no es mi pensar en ningún momento”.

Enseguida manifestó: “escuché de ciertas personas que en su momento iban a haber vendettas, eso es mentira, no es así, las personas se conocen por su entorno, aquí denigran a cualquiera y hacen creer a la población que son monstruos”.

Añadió que le advirtió al ministro Pompeyo Bonilla que había que controlar a la Policía, pero no corriéndolos. “Somos un país con limitados recursos, lo que sucede es que no son bien empleados, yo le manifestaba a mi comisionado Muñoz Licona (José Luis) que todas las culpas nos iban a caer a nosotros, es cierto que somos los responsables, pero no los culpables por no hablar en su momento”, expresó.

¿Por qué no se fue del país?

Ramírez del Cid afirmó que no abandonó el país tras su destitución de la Policía porque no contaba con los recursos económicos para hacerlo. “No cuento con los recursos, siempre he pensado en mis hijos y tengo otra hija becada, hay que trabajar para pagarle su estadía y alimentación”.

Relató que “tenía pensado preparar a Óscar Roberto para que fuera una persona de bien y pudiera servir a la sociedad. Me había manifestado que quería estudiar ingeniería civil y le estábamos buscando opciones afuera del país. Yo no podía abandonar el país y hablé con Pompeyo, me dijo que sí, me ofreció Taiwán, Chile, México, yo quería un lugar más cercano y le dije que mejor me quedaría en el país porque tenía que trabajar, es complicado para uno, no estaba preparado económicamente para trasladar a mi familia”.

Cortinas de humo

Ramírez declaró que el momento que pasa tras la pérdida de su hijo es complicado. “Uno tiende a confundirse, abandonar el país sería lo correcto pensando de manera inteligente, pero también me duele mi hijo, que la sangre de mi hijo no se manche, que sirva su sacrificio para hacer un cambio en este país”, apuntó.

Aceptó que tras el crimen contra su vástago, el Estado le ha redoblado su seguridad, al tiempo que demandó que se investigue su muerte y que la verdad salga a la luz pública.

Sobre los cambios policiales en los mandos intermedios a nivel nacional efectuados el miércoles, expresó que “son puras cortinas de humo, eso no es prudente en este momento, lo importante es investigar y no permitir que a los hechores materiales (del asesinato de su hijo) les vaya a pasar algo, simplemente hay que aplicar la ley”.

“Le prometí a mi mujer que no me mancharía mis manos por la sangre de mi hijo. Sé la persona que Dios me prestó por 17 años y eso me llena de orgullo”, dijo Ramírez del Cid.

“El gobierno nunca fracasa”, reacciona Lobo

El presidente Porfirio Lobo le pidió ayer a Ricardo Ramírez del Cid, exdirector de la Policía Nacional, tomar con serenidad lo ocurrido a su hijo y esperar los resultados de las investigaciones.

“Yo entiendo al general Ramírez del Cid, todos los que somos padres sabemos cómo se quieren los hijos y estas cosas son dolorosas, pero hay que tomarlas con serenidad y que se hagan las investigaciones correspondientes y ver qué es lo que corresponde. Lamento mucho lo sucedido, sobre todo con el hijo que no tiene nada que ver con otras cosas y por eso estamos insistiendo en que estas cosas tienen que aclararse”.

Lobo rechazó que su gobierno haya fracasado en materia de seguridad.

“El Gobierno nunca fracasa, lo que tiene que hacer es seguir trabajando y buscando rutas para darle al pueblo a lo que tiene derecho; hay que reconocer que la situación es complicada; sin embargo, debemos reconocer el mejoramiento de la actividad de la Policía Nacional y la colaboración permanente de las Fuerzas Armadas”, acotó.

“Si lo compara con los últimos años, de 2006 a 2007 para acá, había venido aumentando 21% anualmente. En 2012 se detuvo ese crecimiento y ahora debemos empujar para que baje”, señaló. “Los expertos chilenos y de Colombia me decían que los procesos (de depuración) pueden tomar hasta 13 años”, justificó.

Ataque a joven iba dirigido

Investigadores consultados revelaron que los asaltos a restaurantes de clase media no suelen ser perpetrados por 10 o más sujetos.

Este tipo de asaltos, en los que los negocios son resguardados por uno o por ningún guardia de seguridad, suelen ser cometidos por dos o tres sujetos, los que suelen transportarse en carros modestos con reporte de robo o andan a pie.

Además, este tipo de asaltos son cometidos por facinerosos que portan armas, como pistolas, revólveres o chimbas.

Por su ubicación, estos negocios suelen tener entre 10,000 o 15,000 lempiras como flujo en efectivo, una cifra que no es atractiva para bandas de asaltantes, consideran.


“En ese sentido, resultaría absurdo pensar que una cifra de esas fuera repartida entre 10 o 15 sujetos”.

Otro aspecto que casi de inmediato hizo descartar la hipótesis del asalto es que el ataque fue dirigido a Óscar Roberto y a sus escoltas, quienes repelieron el ataque.

Las tres víctimas murieron por impactos de bala en la cabeza, es decir, por trauma encefalocraneal. En en el caso del joven Óscar Roberto, este murió producto de cuatro balazos en la cabeza.

Eso significa, según expertos en seguridad, que los sujetos tenían identificadas a sus víctimas, por lo que al ingresar al negocio, de inmediato colocaron sus armas en la cabeza del joven y la de sus escoltas.

Según Ricardo Ramírez del Cid, exdirector de la Policía, los guardaespaldas que cuidaban al joven se enfrentaron con los pandilleros, que habían sido contratados por otros superiores en la Penitenciaría Nacional.

Al repeler el ataque, uno de los pandilleros, de nombre Elvin Palma, recibió 10 balazos y murió en el Hospital Escuela.

“Luego aparecieron muertos tirados en el anillo, que son de la mara también, que andaban en el hecho; y así de esa manera hicimos una investigación rápida para que esto no quede en la impunidad”, reveló el padre del joven óscar Roberto.

Ver más noticias sobre Honduras

Normas de uso: Esta es la opinión de los internautas, no de LAPRENSA.HN. No está permitido publicar comentarios ni enlaces difamatorios, injuriantes, insultos, los de contenido obsceno o pornográfico o los contrarios a las leyes de Honduras. No aceptamos comentarios fuera de tema y los que no aportan al debate, porque este espacio es para enriquecer los contenidos con las opiniones de los usuarios, coincidan o no con el criterio del editor. Los comentarios que son aceptados tratamos de publicarlos en el menor tiempo posible, pero no siempre lo conseguimos.