Más noticias

Descartan aumento a servicio de transporte

<p>Transportistas siguen exigiendo seguridad ante extorsiones.</p>

/


El nuevo trancazo al bolsillo de los sampedranos por el servicio de transporte está descartado, al menos en los próximos dos meses. El alza depende de los precios de los combustibles.

Transportistas aseguran que no pueden mantener los gastos de operación y el pago por extorsiones que se ven obligados a hacer por la delincuencia.

Según Carlos Andonie, presidente de la Asociación de Motoristas Profesionales de Honduras (Asomoproh), presupuestarán como gastos de operación los pagos por extorsiones. “Le hemos solicitado al Gobierno que en los gastos de operación debe ir lo de las extorsiones”, reiteró.

Otro de los dirigentes del transporte, que pidió no ser identificado por seguridad, aseguró que todos los transportistas están pagando el impuesto de guerra, que temen por la vida de sus familias porque los amenazan de muerte a ellos o con hacerles daño a sus familiares.

“El 60% de los transportistas les están pagando a los dos bandos. Estamos pagando. Si no pagamos, nos matan a nosotros y a los motoristas”, agregó.

El comisario Lincol Pacheco, jefe regional de la Dirección Nacional de Investigación Criminal, aseguró que existe un seguimiento de las denuncias de los transportistas.
Carburantes y bono

El jefe regional de Transporte, Francisco Alvarado, aseguró que no está contemplado un aumento al precio de la tarifa del transporte público este mes.

“Si sigue la tendencia al alza del galón del diésel, puede que haya un incremento a finales de abril, pero habrá una reunión para ver cuánto es el aumento. De lo contrario, no”.

El límite para hablar del incremento es que el galón de combustible llegue a 95 lempiras. Ayer se anunció otra alza.

Blas Ramos, director nacional de Transporte, se reunió con los transportistas y llegaron a un acuerdo en el pago del bono de los taxistas.

La Secretaría de Finanzas hará efectivo el pago de 16 millones de lempiras de 2011 y 2012.


El nuevo trancazo al bolsillo de los sampedranos por el servicio de transporte está descartado, al menos en los próximos dos meses. El alza depende de los precios de los combustibles.

Transportistas aseguran que no pueden mantener los gastos de operación y el pago por extorsiones que se ven obligados a hacer por la delincuencia.

Según Carlos Andonie, presidente de la Asociación de Motoristas Profesionales de Honduras (Asomoproh), presupuestarán como gastos de operación los pagos por extorsiones. “Le hemos solicitado al Gobierno que en los gastos de operación debe ir lo de las extorsiones”, reiteró.

Otro de los dirigentes del transporte, que pidió no ser identificado por seguridad, aseguró que todos los transportistas están pagando el impuesto de guerra, que temen por la vida de sus familias porque los amenazan de muerte a ellos o con hacerles daño a sus familiares.

“El 60% de los transportistas les están pagando a los dos bandos. Estamos pagando. Si no pagamos, nos matan a nosotros y a los motoristas”, agregó.

El comisario Lincol Pacheco, jefe regional de la Dirección Nacional de Investigación Criminal, aseguró que existe un seguimiento de las denuncias de los transportistas.
Carburantes y bono

El jefe regional de Transporte, Francisco Alvarado, aseguró que no está contemplado un aumento al precio de la tarifa del transporte público este mes.

“Si sigue la tendencia al alza del galón del diésel, puede que haya un incremento a finales de abril, pero habrá una reunión para ver cuánto es el aumento. De lo contrario, no”.

El límite para hablar del incremento es que el galón de combustible llegue a 95 lempiras. Ayer se anunció otra alza.

Blas Ramos, director nacional de Transporte, se reunió con los transportistas y llegaron a un acuerdo en el pago del bono de los taxistas.

La Secretaría de Finanzas hará efectivo el pago de 16 millones de lempiras de 2011 y 2012.

San Pedro Sula,Tegucigalpa,Honduras,laprensa.hn,La Prensa de Honduras,Noticias de Honduras,Diario La Prensa,Noticias de hoy en Honduras,Aumento a servicio de transporte en San Pedro Sula,