Más noticias

Prostitución a la vista de todos en el parque de San Pedro Sula

<p>Las bombas que dan vida a las fuentes de agua se dañaron hace un año.</p>

/

La mujer en falda corta y blusa escotada le lanza un beso a un hombre de unos 40 años, luego le levanta la ceja y sigue el coqueteo.

El hombre la mira serio, pero ella insiste: ¡Venite, vamos!, lo invita, pero no tiene suerte. El cuarentón que permanece sentado en una jardinera del parque central le dice secamente que no, “porque hace mucho calor”.


El
todo el parque
, sus sandalias se quedan atrapadas entre los ladrillos sueltos del piso. Son las 10:30 de la mañana y la muchacha de 26 años se une a un grupo de mujeres que se dedican a lo mismo que ella: la prostitución.

Su conversación se centra en que ha sido un día malo porque no han conseguido clientes. “Está difícil”, dicen.

Las ventas de perros calientes y pasteles despiden un olor agradable que invita a los peatones a degustarlos, no hay control en las ventas que hay en el parque; pero esa aroma desaparece en algunas ocasiones por la fetidez de los orines de personas que no usan los baños públicos y, lo peor, las lluvias rebalsaron una alcantarilla y la pestilencia hasta marea.

Un fotógrafo de los que utilizan el parque como su fotoestudio dice que el problema es que los sanitarios públicos los abren cuando quieren, el sábado y domingo están cerrados.
“La gente se hace donde puede porque no tienen a donde ir”, dice César Zelaya.

La arquitectura del palacio municipal, en su fachada frontal, de estilo clásico contemporáneo, es el telón de fondo de toda Ver más noticias sobre Honduras