Honduras San Pedro Sula
19 de Septiembre de 2012

Tiene 44 años y su sueño es ser licenciada en Contaduría

11:42AM   - Redacción:  redaccion@laprensa.hn

Donatila Santos Quintanilla ingresó a la Unah-vs hace dos años, trabaja como asistente de administración financiera en la universidad.

Cada vez que Donatila Santos Quintanilla regresaba a su casa todas las noches, tras recibir clases de su carrera de bachiller en ciencias y letras, su marido la insultaba.

Bastaban las palabras para humillarla y hacerle creer que su esfuerzo por superarse era insignificante y que a su edad lo único que podía hacer era lavar platos, barrer y atender a sus tres hijas.

Los insultos no detuvieron a la mujer que en ese entonces tenía 39 años. Continuó estudiando hasta conseguir su bachillerato y abrir una brecha a una preparación universitaria que a la fecha va viento en popa.

Han pasado seis años desde que decidió estudiar el bachillerato. Recuerda, al relatar todo lo que la motivó a superarse, lo que le ha costado construir el camino de su educación.

Respira profundo, cierra los ojos y sonríe agradecida con la vida por el tiempo que ha sabido invertir estudiando tres carreras de secundaria (secretariado comercial, ciencias y letras y perito mercantil) y tener en proceso la licenciatura en Contaduría.

Su pasión

Aunque su primer profesión es el secretariado comercial, sentía que la Pedagogía era su verdadera pasión.

En 2010, a sus 42 años y después de haberse divorciado de su marido, llegó con el título en mano a la Unah-vs (Universidad
Nacional Autónoma del Valle de Sula). Se inscribió y entregó toda la documentación necesaria. Se presentó a hacer la prueba de aptitud y la pasó, y se matriculó en la carrera de Pedagogía.

Meses después, su cambio de cargo de secretaria a asistente de administración financiera de la Unah-vs le abrió el campo a los números y contabilidad.

Sin titubear, al siguiente semestre decidió cambiarse de carrera y eligió la Contaduría.

En la actualidad estudia simultáneamente para obtener el título de perito mercantil, cuya carrera está por finalizar.

En todo este proceso, Donatila ha tenido momentos memorables, como haber estudiado un año de comercio con Gabriela, una de sus hijas.

Gabriela habla del éxito de su madre: “La experiencia de compartir tareas y estudiar para exámenes con ella fue gratificante”. Cuenta con orgullo cómo sus compañeros del instituto Renovación la congratulan por el ejemplo de su madre.

“Me siento orgullosa de ella. Es impresionante cómo combina su trabajo, que es extenuante, con los estudios que no son nada fáciles. Espero llegar a la mitad del éxito que ella ha llegado”, agrega con emoción la menor sentada en la silla junto a la computadora de su madre, con la que ahora hace su práctica profesional.

El espíritu aguerrido de esta mujer no solo ha impactado la vida de sus hijas. Sus compañeros de trabajo ven con satisfacción la fuerza de voluntad con la que ella emprende desafíos, que para un hombre pueden resultar imposibles de lograr sin ayuda de alguien.

Mario Iván Flores, su jefe, confiesa su admiración. Considera un gran aporte para el desarrollo del país a personas como Donatila, a quienes considera “dignas de todo elogio”.

Su estudio

Por la Unah-vs han pasado muchas personas mayores de 40 años que deciden empezar a estudiar una carrera.

Todos los días de semana, cuando el reloj marca las 5:00 pm, Donatila se alista para cambiar su oficina por las aulas de clases, que se han convertido en sus mejores compañías y que lo seguirán siendo hasta que su sueño de ser una contadora sea realidad.

De 7:00 pm a 9:00 pm recibe sus clases, entre ellas Método III. Sus compañeros no reparan en su edad, es una universitaria más.
“Sí se puede lograr y estoy segura que así como yo hay muchas mujeres deseando estudiar, pero por el machismo que abunda en el país no lo hacen. Quizá no solo mujeres,
también hombres, pero por su miedo a ser marginados por los estudiantes jóvenes no se atreven. Yo puedo decirles que la vida es un aprendizaje constante que confiando en Dios todo se puede lograr”.

Donatila ha llevado adelante los proyectos más difíciles de la vida. “Ahora que soy madre soltera y puedo decir con satisfacción que he mejorado mi vida y la de mis hijas. Todo es cuestión de mirar hacia el frente y creer que se puede lograr y que tenemos la capacidad para hacerlo realidad”.

Normas de uso: Esta es la opinión de los internautas, no de LAPRENSA.HN. No está permitido publicar comentarios ni enlaces difamatorios, injuriantes, insultos, los de contenido obsceno o pornográfico o los contrarios a las leyes de Honduras. No aceptamos comentarios fuera de tema y los que no aportan al debate, porque este espacio es para enriquecer los contenidos con las opiniones de los usuarios, coincidan o no con el criterio del editor. Los comentarios que son aceptados tratamos de publicarlos en el menor tiempo posible, pero no siempre lo conseguimos.