Más noticias

Castilla clama por fuentes de empleo

<p>Pobladores piden la atención de las autoridades por el crecimiento desordenado de la zona.</p>

/
El hacinamiento, la falta de empleo y la insalubridad son los principales problemas de los pobladores de la comunidad de Castilla, en la bahía de Trujillo.En esta postergada zona del país, las fuentes de trabajo desaparecieron después del huracán Mitch y la vida para los lugareños se hace cada día difícil ante la indiferencia de sus autoridades.La pesca es la única forma de subsistencia en este lugar, pero también este oficio va en decadencia. “Ya no es lo mismo. Ahora tenemos que salir a los bancos de pesca con el riesgo de no traer nada”, se quejó Carlos Ramos, pescador artesanal de esta comunidad.Con el cambio climático, las condiciones marinas se vuelven un obstáculo para los pescadores. “Los peces ahora se van a lo profundo y las nuevas especies que ha aparecido están ahuyentado a las crías, por lo que la pesca se ha vuelto muy difícil y, sin más fuentes de trabajo, nuestro futuro es incierto”, se lamentó Ramos. Los problemas no son solo en el mar. En tierra firme, el hacinamiento y el crecimiento desordenado preocupan a los pobladores del sector. “Las casas están muy pegadas, no tenemos adonde extendernos y lo peor es que siguen dando permisos de construcción”, informó Lisandro Chavarría, dirigente de Castilla.El sistema de aguas negras que hace más de seis años fue donado por el Gobierno de Estados Unidos ya está presentando problemas. “El proyecto quedó inconcluso y ahora ya no soportamos la fetidez producida por los desechos. Lamentamos que las autoridades no pongan su grano de arena para solucionar nuestra situación”, señaló Chavarría.Los habitantes de esta zona en varias ocasiones se han tomado las carreteras exigiendo respuestas de las autoridades, pero su lucha ha sido en vano.

El hacinamiento, la falta de empleo y la insalubridad son los principales problemas de los pobladores de la comunidad de Castilla, en la bahía de Trujillo.

En esta postergada zona del país, las fuentes de trabajo desaparecieron después del huracán Mitch y la vida para los lugareños se hace cada día difícil ante la indiferencia de sus autoridades.

La pesca es la única forma de subsistencia en este lugar, pero también este oficio va en decadencia. “Ya no es lo mismo. Ahora tenemos que salir a los bancos de pesca con el riesgo de no traer nada”, se quejó Carlos Ramos, pescador artesanal de esta comunidad.

Con el cambio climático, las condiciones marinas se vuelven un obstáculo para los pescadores. “Los peces ahora se van a lo profundo y las nuevas especies que ha aparecido están ahuyentado a las crías, por lo que la pesca se ha vuelto muy difícil y, sin más fuentes de trabajo, nuestro futuro es incierto”, se lamentó Ramos.

Los problemas no son solo en el mar. En tierra firme, el hacinamiento y el crecimiento desordenado preocupan a los pobladores del sector. “Las casas están muy pegadas, no tenemos adonde extendernos y lo peor es que siguen dando permisos de construcción”, informó Lisandro Chavarría, dirigente de Castilla.

El sistema de aguas negras que hace más de seis años fue donado por el Gobierno de Estados Unidos ya está presentando problemas. “El proyecto quedó inconcluso y ahora ya no soportamos la fetidez producida por los desechos. Lamentamos que las autoridades no pongan su grano de arena para solucionar nuestra situación”, señaló Chavarría.

Los habitantes de esta zona en varias ocasiones se han tomado las carreteras exigiendo respuestas de las autoridades, pero su lucha ha sido en vano.

Empleo en Honduras,Trujillo,Honduras,Castilla,