Más noticias

En las zonas sur y occidente de Honduras, la moringa se cultiva con éxito

<p>El llamado el “árbol de la vida” es capaz de contribuir al alivio de enfermedades crónicas y dar aporte de multivitaminas.</p>

/
Enormes beneficios y un análisis nutricional muy alto se le reconocen a la planta de la moringa oleífera, la que contiene mayores cantidades de nutrientes importantes, incluso más que los alimentos comunes. Así lo describió el ingeniero agrónomo hondureño Óscar Martínez, quien se ha dedicado a estudiar la planta en los últimos años.“Las hojas de la moringa son muy nutritivas, tienen vitamina C que combate una serie de enfermedades, incluyendo resfriados y la gripe; vitamina A, que actúa como un escudo contra la enfermedad ocular, enfermedades de la piel, del corazón, diarrea, y muchas otras enfermedades; calcio, que fortalece los huesos y los dientes y ayuda a prevenir la osteoporosis; de potasio, que es esencial para el funcionamiento del cerebro y los nervios, y las proteínas, los bloques de construcción básicos de todas las células del cuerpo”, manifestó Martínez.Aunque en los medios de comunicación el fenómeno de la moringa es nuevo, varios agrónomos consultados dijeron a LA PRENSA que desde hace años existe en el país y que es muy reconocida y se cultiva en la zona sur y ahora en occidente.“Es un género de plantas con numerosas especies distribuidas por zonas áridas y semiáridas de Asia, África y Madagascar. La especie más conocida es la moringa oleífera y su principal utilidad es de complemento alimenticio”, según la información proporcionada por la SAG (Secretaría de Agricultura y Ganadería).UtilidadesPara muchos hondureños, la moringa se está convirtiendo en parte de sus alimentos por sus altos niveles nutritivos. “Los beneficios de las hojas de la moringa son enormes, tienes siete veces más la vitamina C de las naranjas, cuatro veces más la vitamina A de las zanahorias, cuatro veces más el calcio de la leche, tres veces más el potasio de los bananos y dos veces más las proteínas de un yogurt”, argumentó Martínez.No tan lejos de lo que promueve la SAG, todas las partes de la moringa son comestibles.“El contenido de proteínas, vitaminas y minerales es sobresaliente. El sabor es agradable y las diversas partes se pueden consumir crudas, especialmente las hojas y flores o cocinadas de diversas maneras. También es muy útil para proteger otros cultivos en sistemas agroforestales. Las semillas son de mucha utilidad como uno de los mejores floculantes naturales conocidos y se emplean ampliamente en la depuración y purificación de aguas fluviales y aguas turbias. También se emplea en la clarificación de miel y del jugo de la caña de azúcar”, especifica la SAG.Entre otras cosas, desde la Secretaría se explica que la semilla de la moringa contiene un 35% de aceite de muy alta calidad, poco viscoso y dulce y con un 73% de ácido oleico.“Tiene un 25% de proteínas como el huevo y cantidades considerables de hierro y fósforo. Los frutos o vainas verdes son comestibles verdes o maduros. El sabor es parecido al de los garbanzos. No sólo es importante tener en cuenta el valor de la moringa como alimento, sino también el hecho de que puede ser uno de los escasos vegetales disponible durante los periodos secos”, advirtió la SAG.Historia de la plantaMartínez recordó que según sus investigaciones, el árbol de la moringa se originó en el norte de India y los registros muestran que se utiliza medicinalmente desde hace 5,000 años.Se han desarrollado 13 especies de moringa: la oleífera, arbórea, borziana, concanensis, drouhardii, hildebrandtii, longituba, ovalifolia, peregrina, pygmaea, rivae, ruspoliana y la stenopetala.

Enormes beneficios y un análisis nutricional muy alto se le reconocen a la planta de la moringa oleífera, la que contiene mayores cantidades de nutrientes importantes, incluso más que los alimentos comunes. Así lo describió el ingeniero agrónomo hondureño Óscar Martínez, quien se ha dedicado a estudiar la planta en los últimos años.

“Las hojas de la moringa son muy nutritivas, tienen vitamina C que combate una serie de enfermedades, incluyendo resfriados y la gripe; vitamina A, que actúa como un escudo contra la enfermedad ocular, enfermedades de la piel, del corazón, diarrea, y muchas otras enfermedades; calcio, que fortalece los huesos y los dientes y ayuda a prevenir la osteoporosis; de potasio, que es esencial para el funcionamiento del cerebro y los nervios, y las proteínas, los bloques de construcción básicos de todas las células del cuerpo”, manifestó Martínez.

Aunque en los medios de comunicación el fenómeno de la moringa es nuevo, varios agrónomos consultados dijeron a LA PRENSA que desde hace años existe en el país y que es muy reconocida y se cultiva en la zona sur y ahora en occidente.

“Es un género de plantas con numerosas especies distribuidas por zonas áridas y semiáridas de Asia, África y Madagascar. La especie más conocida es la moringa oleífera y su principal utilidad es de complemento alimenticio”, según la información proporcionada por la SAG (Secretaría de Agricultura y Ganadería).

Utilidades

Para muchos hondureños, la moringa se está convirtiendo en parte de sus alimentos por sus altos niveles nutritivos. “Los beneficios de las hojas de la moringa son enormes, tienes siete veces más la vitamina C de las naranjas, cuatro veces más la vitamina A de las zanahorias, cuatro veces más el calcio de la leche, tres veces más el potasio de los bananos y dos veces más las proteínas de un yogurt”, argumentó Martínez.

No tan lejos de lo que promueve la SAG, todas las partes de la moringa son comestibles.

“El contenido de proteínas, vitaminas y minerales es sobresaliente. El sabor es agradable y las diversas partes se pueden consumir crudas, especialmente las hojas y flores o cocinadas de diversas maneras. También es muy útil para proteger otros cultivos en sistemas agroforestales. Las semillas son de mucha utilidad como uno de los mejores floculantes naturales conocidos y se emplean ampliamente en la depuración y purificación de aguas fluviales y aguas turbias. También se emplea en la clarificación de miel y del jugo de la caña de azúcar”, especifica la SAG.

Entre otras cosas, desde la Secretaría se explica que la semilla de la moringa contiene un 35% de aceite de muy alta calidad, poco viscoso y dulce y con un 73% de ácido oleico.

“Tiene un 25% de proteínas como el huevo y cantidades considerables de hierro y fósforo. Los frutos o vainas verdes son comestibles verdes o maduros. El sabor es parecido al de los garbanzos. No sólo es importante tener en cuenta el valor de la moringa como alimento, sino también el hecho de que puede ser uno de los escasos vegetales disponible durante los periodos secos”, advirtió la SAG.

Historia de la planta

Martínez recordó que según sus investigaciones, el árbol de la moringa se originó en el norte de India y los registros muestran que se utiliza medicinalmente desde hace 5,000 años.

Se han desarrollado 13 especies de moringa: la oleífera, arbórea, borziana, concanensis, drouhardii, hildebrandtii, longituba, ovalifolia, peregrina, pygmaea, rivae, ruspoliana y la stenopetala.

Diarios de Honduras,San Pedro Sula,Tegucigalpa,La Prensa de Honduras,Noticias de Honduras,laprensa.hn,Diario La Prensa,Honduras,Frutos en Honduras,Moringa,