Más noticias

Marcha del Día del Trabajo fue politizada por zelayistas

<p>Al menos 11 ciudades de Honduras los trabajadores marcharán hoy exigiendo demandas.</p>

/
Pese a la llovizna persistente que se registró dujrante la mañana del 1 de mayo en Tegucigalpa, Día Internacional del Trabajo. Los capitalinos se instalaron desde tempranas horas sobre el bulevar Comunidad Económica Europea para participar de la actividad.Vestidos de rojo, amarillo, azul y verde, los trabajadores afiliados a las tres centrales obreras del país iniciaron la movilización que se desplazó hasta el centro de Tegucigalpa.Durante el recorrido se exigió al Gobierno reducir el costo de vida y mejorar las condiciones de seguridad que viven los empleados. El aumento al precio de los carburantes y energía eléctrica ocuparon parte especial de la agenda.Además, cada sindicato realizó peticiones particulares a las instituciones que los agrupan.En al menos 11 ciudades de Honduras los trabajadores hicieron los mismos reclamos. En la marcha participó la candidata presidencial por el movimiento Libre, Xiomara Castro, mientras que su esposo, el ex presidnete José Manuel Zelaya, lo hizo en la marcha de San Pedro Sula.Las participaciones fueron criticadas por algunos sectores que ven cómo un día de celebración para los trabajadores de Honduras, tomó tintes políticos al intentar ser politizado.En Tegucigalpa también se tenía previsto otra marcha desde la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán en el bulevar Centroamérica, para culminar también en el Centro de Tegucigalpa.La DNT, Dirección Nacional de Tránsito, programó el cierre de calles por cuadra, para habilitar el paso de forma inmediata una vez que los manifestantes avancen en su recorrido.Se estima que 1,200 policías participan en los operativos de seguridad en las calles de Tegucigalpa y Comayagüela.Capital industrial y La CeibaEn San Pedro Sula, la marcha inició varios minutos después de iniciada la de Tegucigalpa, desde el puente a desnivle conocido como Megaplaza hacia el parque central, en donde se efectuó la ya acostumbrada lectura de las peticiones.Durante las marchas se evidenció una menor participación de trabajadores en comparación con los años anteriores y en San Pedro Sula predominó la participación de seguidores de Zelaya. También forman parte de la marcha los alumnos de la Normal Mixta de San Pedro Sula que exigieron la no privatización de la educación.Los empleados municipales no se perdieron este día para hacer escuchar sus voces. Portando pancartas demostraron a sus autoridades que no están de acuerdo con la posible privatización de peajes y aprovecharon para demostrar su descontento con las funciones que ejercen algunos regidores de la comuna.En La Ceiba, por su parte, organizaciones magisteriales de esta ciudad salieron hoy a las calles para reclamar sus derechos. Consignas como "Más empleo, menos crimen"; y "Prefiero morir de pie que vivir arrodillado", fueron als seleccionadas por los trabajadores que partieron desde la Fuente Luminosa hacia la avenida La República.En las marchas se tuvo la participación de bandas de guerra del institutos educativos y de organizaciones sociales como la Asociación Garífuna de La Ceiba.CentroaméricaLas marchas en Honduras se repitieron en Centroamérica donde los trabajadores demandaron empleos y salarios dignos, castigo contra la corrupción y menores cargas tributarias.En Guatemala, el veterano dirigente sindical José Pinzón dijo que "los problemas (laborales) siguen siendo los mismos desde hace 136 años, por lo que nuestra lucha no puede claudicar". Los manifestantes, unos 8.000, expresaron además su rechazo a la explotación minera a cielo abierto en Guatemala y a un anunciado aumento en las tarifas eléctricas de entre el 6% y el 15%.En El Salvador, unas 4.000 personas protestaron por la falta de empleos, el alto costo de la vida y los bajos salarios y criticaron la cercanía del gobierno de Mauricio Funes con Estados Unidos. "Los trabajadores estamos convencidos que este gobierno de izquierda es más derechista que la derecha", dijo a la AFP el secretario general de la Asociación General de Empleados Públicos y Municipales, William Huezo. "Ellos se han enriquecido mientras que el pueblo está muriéndose de hambre, el dinero no alcanza, los impuestos suben, los salarios no se incrementan y eso debe acabar", denunció Huezo.En Costa Rica, los sindicatos enfilaron sus baterías a la defensa de la Caja del Seguro Social, CCSS, que atraviesa una crisis financiera sin precedentes. Unos 7.000 manifestantes, entre los cuales los educadores tuvieron fuerte presencia, recorrieron unas 15 cuadras y se plantaron ante la sede de la CCSS, en el corazón de San José, para lanzar consignas contra el gobierno."Hago un vehemente llamado a los costarricenses para que solucionemos la crisis de la Caja, que está secuestrada por grupos de políticos, de empresarios y cooperativas", manifestó Albino Vargas, secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP).Los sindicalistas pidieron al gobierno desechar un Plan B para atraer impuestos, tras el fracaso de un proyecto fiscal con el que las autoridades pretendían recaudar entre 800 y 900 millones de dólares al año y paliar el déficit fiscal que en 2011 rondó el 5% del PIB, el mayor de América Latina.En Nicaragua, el gobierno suspendió las marchas para que los trabajadores visitaran el lugaqr donde están siendo velados los restos de Tomás Borge, el último de los fundadores del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) que hasta ahora permanecía vivo y que murió el lunes a los 81 años.Sin embargo, opositores marcharon en el sector este de Managua para demandar al gobierno más empleos, control de precios de productos de la canasta básica, estabilidad laboral y salario justo.

Pese a la llovizna persistente que se registró dujrante la mañana del 1 de mayo en Tegucigalpa, Día Internacional del Trabajo. Los capitalinos se instalaron desde tempranas horas sobre el bulevar Comunidad Económica Europea para participar de la actividad.

Vestidos de rojo, amarillo, azul y verde, los trabajadores afiliados a las tres centrales obreras del país iniciaron la movilización que se desplazó hasta el centro de Tegucigalpa.

Durante el recorrido se exigió al Gobierno reducir el costo de vida y mejorar las condiciones de seguridad que viven los empleados. El aumento al precio de los carburantes y energía eléctrica ocuparon parte especial de la agenda.Además, cada sindicato realizó peticiones particulares a las instituciones que los agrupan.

En al menos 11 ciudades de Honduras los trabajadores hicieron los mismos reclamos. En la marcha participó la candidata presidencial por el movimiento Libre, Xiomara Castro, mientras que su esposo, el ex presidnete José Manuel Zelaya, lo hizo en la marcha de San Pedro Sula.

Las participaciones fueron criticadas por algunos sectores que ven cómo un día de celebración para los trabajadores de Honduras, tomó tintes políticos al intentar ser politizado.

En Tegucigalpa también se tenía previsto otra marcha desde la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán en el bulevar Centroamérica, para culminar también en el Centro de Tegucigalpa.

La DNT, Dirección Nacional de Tránsito, programó el cierre de calles por cuadra, para habilitar el paso de forma inmediata una vez que los manifestantes avancen en su recorrido.

Se estima que 1,200 policías participan en los operativos de seguridad en las calles de Tegucigalpa y Comayagüela.

Capital industrial y La Ceiba

En San Pedro Sula, la marcha inició varios minutos después de iniciada la de Tegucigalpa, desde el puente a desnivle conocido como Megaplaza hacia el parque central, en donde se efectuó la ya acostumbrada lectura de las peticiones.

Durante las marchas se evidenció una menor participación de trabajadores en comparación con los años anteriores y en San Pedro Sula predominó la participación de seguidores de Zelaya. También forman parte de la marcha los alumnos de la Normal Mixta de San Pedro Sula que exigieron la no privatización de la educación.

Los empleados municipales no se perdieron este día para hacer escuchar sus voces. Portando pancartas demostraron a sus autoridades que no están de acuerdo con la posible privatización de peajes y aprovecharon para demostrar su descontento con las funciones que ejercen algunos regidores de la comuna.

En La Ceiba, por su parte, organizaciones magisteriales de esta ciudad salieron hoy a las calles para reclamar sus derechos. Consignas como "Más empleo, menos crimen"; y "Prefiero morir de pie que vivir arrodillado", fueron als seleccionadas por los trabajadores que partieron desde la Fuente Luminosa hacia la avenida La República.

En las marchas se tuvo la participación de bandas de guerra del institutos educativos y de organizaciones sociales como la Asociación Garífuna de La Ceiba.

Centroamérica

Las marchas en Honduras se repitieron en Centroamérica donde los trabajadores demandaron empleos y salarios dignos, castigo contra la corrupción y menores cargas tributarias.

En Guatemala, el veterano dirigente sindical José Pinzón dijo que "los problemas (laborales) siguen siendo los mismos desde hace 136 años, por lo que nuestra lucha no puede claudicar". Los manifestantes, unos 8.000, expresaron además su rechazo a la explotación minera a cielo abierto en Guatemala y a un anunciado aumento en las tarifas eléctricas de entre el 6% y el 15%.

En El Salvador, unas 4.000 personas protestaron por la falta de empleos, el alto costo de la vida y los bajos salarios y criticaron la cercanía del gobierno de Mauricio Funes con Estados Unidos. "Los trabajadores estamos convencidos que este gobierno de izquierda es más derechista que la derecha", dijo a la AFP el secretario general de la Asociación General de Empleados Públicos y Municipales, William Huezo. "Ellos se han enriquecido mientras que el pueblo está muriéndose de hambre, el dinero no alcanza, los impuestos suben, los salarios no se incrementan y eso debe acabar", denunció Huezo.

En Costa Rica, los sindicatos enfilaron sus baterías a la defensa de la Caja del Seguro Social, CCSS, que atraviesa una crisis financiera sin precedentes. Unos 7.000 manifestantes, entre los cuales los educadores tuvieron fuerte presencia, recorrieron unas 15 cuadras y se plantaron ante la sede de la CCSS, en el corazón de San José, para lanzar consignas contra el gobierno.

"Hago un vehemente llamado a los costarricenses para que solucionemos la crisis de la Caja, que está secuestrada por grupos de políticos, de empresarios y cooperativas", manifestó Albino Vargas, secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP).

Los sindicalistas pidieron al gobierno desechar un Plan B para atraer impuestos, tras el fracaso de un proyecto fiscal con el que las autoridades pretendían recaudar entre 800 y 900 millones de dólares al año y paliar el déficit fiscal que en 2011 rondó el 5% del PIB, el mayor de América Latina.

En Nicaragua, el gobierno suspendió las marchas para que los trabajadores visitaran el lugaqr donde están siendo velados los restos de Tomás Borge, el último de los fundadores del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) que hasta ahora permanecía vivo y que murió el lunes a los 81 años.

Sin embargo, opositores marcharon en el sector este de Managua para demandar al gobierno más empleos, control de precios de productos de la canasta básica, estabilidad laboral y salario justo.

Honduras,Tegucigalpa,Trabajadores,Día del Trabajo,Día Internacional del Trabajador,Marcha de Trabajadores,