Nueve mil personas se unen para orar por el fin de la violencia en Honduras

<p>Líderes religiosos latinoamericanos están en San Pedro Sula y dicen que unidos el país saldrá adelante.</p>

/
Más de 9,000 personas se unieron ayer en San Pedro Sula para orar por Honduras, para pedir que acabe la violencia en el país, que haya justicia, igualdad, que se extinga la corrupción y se esfume la pobreza.Pero para que Honduras pueda salir de la crisis en que está sumergida necesita líderes honestos, un pueblo decidido a contribuir con el cambio, el apego a los principios morales y el respeto a las leyes.Estos son los factores de cambio que llevarían al país a un futuro mejor, según los pastores, ministros, representantes de medios cristianos y oradores nacionales y extranjeros que visitan la ciudad.Ayer se unieron todos en una sola oración para que el país se transforme y salga adelante.Quizá muchos crean que es mucho pedir, tal vez lo ven como un sueño irrealizable, pero los presentes cerraron los ojos y creyeron que esto si era posible, con una convicción inexplicable que se llama fe.La oración por Honduras se hizo en la reunión que se llevó a cabo en el templo de la iglesia Eben Ezer, como parte de la inauguración del congreso de Coicom (Confederación Iberoamericana de Comunicadores y Medios Masivos Cristianos).Los pastores y ministros que visitan el país saben que los hondureños viven una situación difícil, que la violencia es una sombra que acecha a la población, que la corrupción es el grillete que no permite que camine el desarrollo y que el desequilibrio social es una balanza demasiado inclinada.Pero a pesar de todo esto, ven un gran potencial en el país y en su gente, una esperanza más allá de las dificultades actuales.Luis Otalora, pastor de Mapi (Ministerio de Apoyo para Pastores e Iglesias) en Bolivia, consideró que Honduras necesita verdaderos líderes para superar su conflicto social.“Hay factores críticos que hacen posible el cambio, el primero es recursos humanos. Se necesita gente con liderazgo probado, líderes saludables, porque ellos hacen familias, iglesias, instituciones y naciones saludables”.País de potencialesOtalora manifestó que le ha impactado conocer el pueblo hondureño y lo que son capaces de hacer.“Honduras es un país muy lindo y lo que más me llama la atención es la tradición que tiene el pueblo hondureño. Hay una riqueza cultural, paisajes hermosos; pero creo que el mayor privilegio que tiene este país es su gente. Tienen buenos líderes, iglesias que realmente son sorprendentes para el continente, que no hay en Perú ni Paraguay, así que Honduras es un modelo de vida especial y vale la pena estar aquí y ver lo que Dios está haciendo”. También Mario Búcaro, quien reside en Guatemala y es el director regional para Latinoamérica de la cadena de televisión cristiana CBN, habló sobre el camino que podría conducir al principio del fin de la dura actualidad que hay en el país.“El factor de cambio es un principio universal, el de poder amar a nuestros prójimos como a nosotros mismos. Constantemente tratamos de ver y pensar qué están haciendo otros por nuestro país, pero no nos cuestionamos la importancia de cambiar nosotros mismos. Primero hay que cambiar nuestra realidad personal, luego la familia, la aldea, el barrio, la ciudad hasta llegar a transformar una nación. Esta responsabilidad no es solo de un gobernante, sino de todos”.Cadena de oraciónBúcaro declaró que todos los participantes del congreso estarán orando unidos por el bienestar de Honduras.“En Coicom tendremos una serie de eventos muy importantes, entre ellos habrán varias vigilias adonde vamos a estar compartiendo y orando por la realidad de Honduras, porque este país es un faro para las naciones.No es un tema de religión, sino de unirnos en una sola realidad que es el amor a Dios, todos seguimos a Jesús más allá de nuestras nacionalidades o religiones. Es importante hacer lo que el hizo, hablar como él lo hizo y pensar como él”. Guillermo Serrano es chileno, pero vive en Chicago, Estados Unidos, adonde es miembro desde hace 21 años del ministerio de radio La Hora de la Reforma, expresó que el país podrá superar sus problemas con el esfuerzo de todos.“Hay una solución a través del encuentro de cada persona con Dios. La sociedad puede cambiar cuando se comienzan a valorar estas cosas, las toman en serio y entienden que realmente Dios tiene mandamientos que no se pueden transgredir como por ejemplo el “no matarás”. Honduras está haciendo a través de las iglesias lo que debe hacer, que es predicar el mensaje de Dios. El tiempo que vivimos no es distinto de los tiempos que la biblia menciona donde hubo violencia, crímenes y robos, así que si puede haber un cambio para Honduras”.Eddie Soto es un pastor hondureño que reside en Jacksonville, Florida, Estados Unidos y es miembro del equipo pastoral del Faithful Ministry Honduras (Ministerio Fiel de Honduras).“Cristo es la respuesta que hay que llevar a cada comunidad y hogar para que Honduras sea mejor y transformada por el Espíritu Santo de Dios y de esa manera tener mejores políticos, mejores personas, padres, estudiantes y amigos. Jesucristo es la respuesta. Jesús es el modelo de vida”.Roy Santos, vicepresidente de la Confraternidad Evangélica de Honduras, aseguró que los gobernantes del país no han seguido la ruta correcta para que el país mejore. “Lamentablemente hemos tenido que sufrir el fruto de malas decisiones.Está bien el sistema democrático en el que podemos elegir presidentes, diputados y alcaldes, pero al final estas personas no han enfocado un plan de nación que traiga desarrollo al país”.El pastor Raúl Paz, presidente de la Asociación de pastores y ministros evangélicos de San Pedro Sula, instó a los hondureños a confiar en un mañana en el que todo sea mejor.  “Nuestro pueblo debe ampararse en Dios. Nuestras oraciones tienen poder y juntos vamos a cambiar a Honduras”, dijo con tono de convicción.“Toda la desigualdad social viene del pecado”: Carlos JiménezCarlos Alberto Jiménez tiene ocho años de ser pastor, nació en República Dominicana, pero vive en Nueva York, adonde es parte del Ministerio Edificadores de Naciones.En su juventud fue rebelde, llegó incluso a pertenecer a una pandilla, pero alguien “se atrevió” a hablarle de las enseñanzas de Jesús y eso cambió su vida para siempre.Luego de pasar esa etapa, Carlos logró obtener una maestría en Divinidad en la Universidad de Regent en Virginia Beach, Estados Unidos, y luego se convirtió en pastor.Jiménez, quien visita Honduras para participar en el congreso de Coicom, habló sobre las causas que conllevan a la difícil situación que se vive en el país y Latinoamérica.“Toda la desigualdad social viene como consecuencia del pecado y de apartarse de las leyes divinas. Dios estableció en su palabra los principios por los cuales una sociedad, una ciudad, una nación se debe de regir. Cuando nos salimos de los parámetros de Dios vemos las manifestaciones de problemas. Tenemos que arrepentirnos, buscar a Dios, decirle que nos perdone. Cuando nos apegamos a su palabra, cambios extraordinarios empiezan a suceder”.“Dios está trayendo luz y verdad a las naciones”: José GonzalesJosé Gonzales es de Uruguay, pero vive en Virginia, Estados Unidos, desde hace 33 años, y es fundador y dirige el ministerio llamado Semilla, que trabaja con líderes cristianos latinoamericanos.Nació en 1946 y se crio en un hogar católico. De pequeño soñaba con ser sacerdote, pero la situación que había en su país lo llevó a convertirse en un militante activista político de izquierda en su adolescencia, por lo que sus padres decidieron enviarlo al extranjero para evitar que siguiera en ese camino.En 1965 llegó a Estados Unidos y a los 33 años “Cristo lo llamó”, junto a su esposa, según relató el religioso, quien enseña la Palabra de Dios aplicada a la gestión de gobierno civil.  Gonzales está en el país para ser parte de Coicom, y consideró que a pesar de las dificultades, un gran futuro espera al pueblo hondureño.“Dios está trayendo luz y verdad a nuestras naciones, a través de un pueblo nuevo. El amor es lo único que transforma. Honduras es un pueblo dulce, servicial y trabajador, estas son virtudes raras, que no se encuentran en muchas partes. En nuestros países ha habido malos líderes y malos pueblos, pero Dios está cambiando todo”.“Los líderes deben buscar el verdadero bien de todos”: Sigrid EnnsSigrid Enns es una pastora y profesora de música de Paraguay y ha servido para Coicom por casi 13 años, viajando por diferentes países de América en esta misión.Desde el año 2000, junto a su esposo, inició su labor abriendo la oficina de Coicom en Miami, y en el año 2003 fueron a Bolivia para fortalecer ese ministerio.Además ha participado en la organización de los eventos de Coicom en Panamá, Perú, Colombia, Argentina, Ecuador, Paraguay y ahora en Honduras.La pastora explicó que para comenzar a cambiar el rumbo de un país, los gobernantes y el pueblo deben apegarse a Dios. “No solo para Honduras, sino para todos los países latinoamericanos la única forma de parar la violencia es amar, solo a través de las enseñanzas de Jesucristo podemos recibir y dar amor. Solo amparados en el amor de Cristo podemos lograr cambiar y así parar la violencia, la desigualdad, la corrupción. Los líderes deben buscar el verdadero bien de todos. Amar a su país y no pensar de manera egoísta.El pueblo debe tener esperanza y trabajar, los niños y jóvenes seguir estudiando y usar el talento de cada persona para levantar a un país”.“Oraré por Honduras como si fuera mi país”: Jorge SeminarioJorge Seminario es de Perú, pero ahora vive en San Antonio, Texas, adonde es líder del ministerio Remanzo de Paz, el cual da soporte espiritual y de oración a pastores.A su llegada al país expresó que entiende el problema de violencia que hay en Honduras, pues en Perú se vivieron etapas similares.“Mi país también sufrió mucha violencia, hubo dos grupos muy fuertes de terroristas, el MRTA (Movimiento Revolucionario Túpac Amaru) y el Sendero Luminoso. Vivimos tiempos terribles, pero Dios puede cambiar cualquier cosa”.El ministro afirmó que el poder de la oración no tiene límites y que hará una red internacional de oración por Honduras. “Yo oro y clamo por Paraguay, por Bolivia, y yo voy a ir a orar y a clamar por Honduras, como si fuera mi país.El amor viene por medio de Jesucristo, y él permite lograr cambios trascendentales. Solo con la oración intercesora las cosas pueden cambiar y se puede romper cualquier maldición sobre nuestras naciones. Hay que llevar el conocimiento de Jesús a nuestros líderes, pues para que una nación crezca, se desarrolle y cambie su futuro necesita estar ligada a Dios.“Solo unidos podremos sacar este país adelante”: Venancio mejía cartagenaVenancio Mejía Cartagena es el coordinador nacional del congreso de Coicom (Confederación Iberoamericana de Comunicadores y Medios Masivos Cristianos), que comenzó ayer en el país, y además es el gerente general de la radioemisora La Voz Evangélica de Honduras.Cartagena expresó que el factor determinante para mejorar la realidad con la que conviven día a día los hondureños es seguir las enseñanzas de Dios. “Solo podremos cambiar nuestro país con temor a Dios, respeto a las leyes del país y respeto al prójimo”.El coordinador de Coicom en Honduras envió un mensaje a la población que sufre los efectos de la injusticia, pobreza o violencia.“Tenemos que aprender a confiar en Dios y a tomar las decisiones más sabias para salir de esta situación que agobia a tantas personas”.Cartagena declaró que los líderes gubernamentales del país deben ser íntegros y honestos en todo lo que hacen y aseguró que cambiar Honduras es una misión de todos. “Solo unidos podemos sacar este país adelante. Si todos trabajamos con integridad y honestidad, no habrá nada imposible”.Ver más noticias sobre Honduras

Más de 9,000 personas se unieron ayer en San Pedro Sula para orar por Honduras, para pedir que acabe la violencia en el país, que haya justicia, igualdad, que se extinga la corrupción y se esfume la pobreza.

Pero para que Honduras pueda salir de la crisis en que está sumergida necesita líderes honestos, un pueblo decidido a contribuir con el cambio, el apego a los principios morales y el respeto a las leyes.

Estos son los factores de cambio que llevarían al país a un futuro mejor, según los pastores, ministros, representantes de medios cristianos y oradores nacionales y extranjeros que visitan la ciudad.

Ayer se unieron todos en una sola oración para que el país se transforme y salga adelante.

Quizá muchos crean que es mucho pedir, tal vez lo ven como un sueño irrealizable, pero los presentes cerraron los ojos y creyeron que esto si era posible, con una convicción inexplicable que se llama fe.

La oración por Honduras se hizo en la reunión que se llevó a cabo en el templo de la iglesia Eben Ezer, como parte de la inauguración del congreso de Coicom (Confederación Iberoamericana de Comunicadores y Medios Masivos Cristianos).

Los pastores y ministros que visitan el país saben que los hondureños viven una situación difícil, que la violencia es una sombra que acecha a la población, que la corrupción es el grillete que no permite que camine el desarrollo y que el desequilibrio social es una balanza demasiado inclinada.

Pero a pesar de todo esto, ven un gran potencial en el país y en su gente, una esperanza más allá de las dificultades actuales.

Luis Otalora, pastor de Mapi (Ministerio de Apoyo para Pastores e Iglesias) en Bolivia, consideró que Honduras necesita verdaderos líderes para superar su conflicto social.

“Hay factores críticos que hacen posible el cambio, el primero es recursos humanos. Se necesita gente con liderazgo probado, líderes saludables, porque ellos hacen familias, iglesias, instituciones y naciones saludables”.

País de potenciales

Otalora manifestó que le ha impactado conocer el pueblo hondureño y lo que son capaces de hacer.

“Honduras es un país muy lindo y lo que más me llama la atención es la tradición que tiene el pueblo hondureño. Hay una riqueza cultural, paisajes hermosos; pero creo que el mayor privilegio que tiene este país es su gente. Tienen buenos líderes, iglesias que realmente son sorprendentes para el continente, que no hay en Perú ni Paraguay, así que Honduras es un modelo de vida especial y vale la pena estar aquí y ver lo que Dios está haciendo”. También Mario Búcaro, quien reside en Guatemala y es el director regional para Latinoamérica de la cadena de televisión cristiana CBN, habló sobre el camino que podría conducir al principio del fin de la dura actualidad que hay en el país.

“El factor de cambio es un principio universal, el de poder amar a nuestros prójimos como a nosotros mismos. Constantemente tratamos de ver y pensar qué están haciendo otros por nuestro país, pero no nos cuestionamos la importancia de cambiar nosotros mismos. Primero hay que cambiar nuestra realidad personal, luego la familia, la aldea, el barrio, la ciudad hasta llegar a transformar una nación. Esta responsabilidad no es solo de un gobernante, sino de todos”.

Cadena de oración

Búcaro declaró que todos los participantes del congreso estarán orando unidos por el bienestar de Honduras.

“En Coicom tendremos una serie de eventos muy importantes, entre ellos habrán varias vigilias adonde vamos a estar compartiendo y orando por la realidad de Honduras, porque este país es un faro para las naciones.

No es un tema de religión, sino de unirnos en una sola realidad que es el amor a Dios, todos seguimos a Jesús más allá de nuestras nacionalidades o religiones. Es importante hacer lo que el hizo, hablar como él lo hizo y pensar como él”. Guillermo Serrano es chileno, pero vive en Chicago, Estados Unidos, adonde es miembro desde hace 21 años del ministerio de radio La Hora de la Reforma, expresó que el país podrá superar sus problemas con el esfuerzo de todos.

“Hay una solución a través del encuentro de cada persona con Dios. La sociedad puede cambiar cuando se comienzan a valorar estas cosas, las toman en serio y entienden que realmente Dios tiene mandamientos que no se pueden transgredir como por ejemplo el “no matarás”. Honduras está haciendo a través de las iglesias lo que debe hacer, que es predicar el mensaje de Dios. El tiempo que vivimos no es distinto de los tiempos que la biblia menciona donde hubo violencia, crímenes y robos, así que si puede haber un cambio para Honduras”.

Eddie Soto es un pastor hondureño que reside en Jacksonville, Florida, Estados Unidos y es miembro del equipo pastoral del Faithful Ministry Honduras (Ministerio Fiel de Honduras).

“Cristo es la respuesta que hay que llevar a cada comunidad y hogar para que Honduras sea mejor y transformada por el Espíritu Santo de Dios y de esa manera tener mejores políticos, mejores personas, padres, estudiantes y amigos. Jesucristo es la respuesta. Jesús es el modelo de vida”.

Roy Santos, vicepresidente de la Confraternidad Evangélica de Honduras, aseguró que los gobernantes del país no han seguido la ruta correcta para que el país mejore. “Lamentablemente hemos tenido que sufrir el fruto de malas decisiones.

Está bien el sistema democrático en el que podemos elegir presidentes, diputados y alcaldes, pero al final estas personas no han enfocado un plan de nación que traiga desarrollo al país”.

El pastor Raúl Paz, presidente de la Asociación de pastores y ministros evangélicos de San Pedro Sula, instó a los hondureños a confiar en un mañana en el que todo sea mejor.
“Nuestro pueblo debe ampararse en Dios. Nuestras oraciones tienen poder y juntos vamos a cambiar a Honduras”, dijo con tono de convicción.

“Toda la desigualdad social viene del pecado”: Carlos Jiménez

Carlos Alberto Jiménez tiene ocho años de ser pastor, nació en República Dominicana, pero vive en Nueva York, adonde es parte del Ministerio Edificadores de Naciones.

En su juventud fue rebelde, llegó incluso a pertenecer a una pandilla, pero alguien “se atrevió” a hablarle de las enseñanzas de Jesús y eso cambió su vida para siempre.

Luego de pasar esa etapa, Carlos logró obtener una maestría en Divinidad en la Universidad de Regent en Virginia Beach, Estados Unidos, y luego se convirtió en pastor.

Jiménez, quien visita Honduras para participar en el congreso de Coicom, habló sobre las causas que conllevan a la difícil situación que se vive en el país y Latinoamérica.

“Toda la desigualdad social viene como consecuencia del pecado y de apartarse de las leyes divinas. Dios estableció en su palabra los principios por los cuales una sociedad, una ciudad, una nación se debe de regir. Cuando nos salimos de los parámetros de Dios vemos las manifestaciones de problemas. Tenemos que arrepentirnos, buscar a Dios, decirle que nos perdone. Cuando nos apegamos a su palabra, cambios extraordinarios empiezan a suceder”.

“Dios está trayendo luz y verdad a las naciones”: José Gonzales

José Gonzales es de Uruguay, pero vive en Virginia, Estados Unidos, desde hace 33 años, y es fundador y dirige el ministerio llamado Semilla, que trabaja con líderes cristianos latinoamericanos.

Nació en 1946 y se crio en un hogar católico. De pequeño soñaba con ser sacerdote, pero la situación que había en su país lo llevó a convertirse en un militante activista político de izquierda en su adolescencia, por lo que sus padres decidieron enviarlo al extranjero para evitar que siguiera en ese camino.

En 1965 llegó a Estados Unidos y a los 33 años “Cristo lo llamó”, junto a su esposa, según relató el religioso, quien enseña la Palabra de Dios aplicada a la gestión de gobierno civil.
Gonzales está en el país para ser parte de Coicom, y consideró que a pesar de las dificultades, un gran futuro espera al pueblo hondureño.

“Dios está trayendo luz y verdad a nuestras naciones, a través de un pueblo nuevo. El amor es lo único que transforma. Honduras es un pueblo dulce, servicial y trabajador, estas son virtudes raras, que no se encuentran en muchas partes. En nuestros países ha habido malos líderes y malos pueblos, pero Dios está cambiando todo”.

“Los líderes deben buscar el verdadero bien de todos”: Sigrid Enns

Sigrid Enns es una pastora y profesora de música de Paraguay y ha servido para Coicom por casi 13 años, viajando por diferentes países de América en esta misión.

Desde el año 2000, junto a su esposo, inició su labor abriendo la oficina de Coicom en Miami, y en el año 2003 fueron a Bolivia para fortalecer ese ministerio.

Además ha participado en la organización de los eventos de Coicom en Panamá, Perú, Colombia, Argentina, Ecuador, Paraguay y ahora en Honduras.

La pastora explicó que para comenzar a cambiar el rumbo de un país, los gobernantes y el pueblo deben apegarse a Dios. “No solo para Honduras, sino para todos los países latinoamericanos la única forma de parar la violencia es amar, solo a través de las enseñanzas de Jesucristo podemos recibir y dar amor. Solo amparados en el amor de Cristo podemos lograr cambiar y así parar la violencia, la desigualdad, la corrupción. Los líderes deben buscar el verdadero bien de todos. Amar a su país y no pensar de manera egoísta.

El pueblo debe tener esperanza y trabajar, los niños y jóvenes seguir estudiando y usar el talento de cada persona para levantar a un país”.

“Oraré por Honduras como si fuera mi país”: Jorge Seminario

Jorge Seminario es de Perú, pero ahora vive en San Antonio, Texas, adonde es líder del ministerio Remanzo de Paz, el cual da soporte espiritual y de oración a pastores.

A su llegada al país expresó que entiende el problema de violencia que hay en Honduras, pues en Perú se vivieron etapas similares.

“Mi país también sufrió mucha violencia, hubo dos grupos muy fuertes de terroristas, el MRTA (Movimiento Revolucionario Túpac Amaru) y el Sendero Luminoso. Vivimos tiempos terribles, pero Dios puede cambiar cualquier cosa”.

El ministro afirmó que el poder de la oración no tiene límites y que hará una red internacional de oración por Honduras. “Yo oro y clamo por Paraguay, por Bolivia, y yo voy a ir a orar y a clamar por Honduras, como si fuera mi país.

El amor viene por medio de Jesucristo, y él permite lograr cambios trascendentales. Solo con la oración intercesora las cosas pueden cambiar y se puede romper cualquier maldición sobre nuestras naciones. Hay que llevar el conocimiento de Jesús a nuestros líderes, pues para que una nación crezca, se desarrolle y cambie su futuro necesita estar ligada a Dios.

“Solo unidos podremos sacar este país adelante”: Venancio mejía cartagena

Venancio Mejía Cartagena es el coordinador nacional del congreso de Coicom (Confederación Iberoamericana de Comunicadores y Medios Masivos Cristianos), que comenzó ayer en el país, y además es el gerente general de la radioemisora La Voz Evangélica de Honduras.

Cartagena expresó que el factor determinante para mejorar la realidad con la que conviven día a día los hondureños es seguir las enseñanzas de Dios. “Solo podremos cambiar nuestro país con temor a Dios, respeto a las leyes del país y respeto al prójimo”.

El coordinador de Coicom en Honduras envió un mensaje a la población que sufre los efectos de la injusticia, pobreza o violencia.

“Tenemos que aprender a confiar en Dios y a tomar las decisiones más sabias para salir de esta situación que agobia a tantas personas”.

Cartagena declaró que los líderes gubernamentales del país deben ser íntegros y honestos en todo lo que hacen y aseguró que cambiar Honduras es una misión de todos.
“Solo unidos podemos sacar este país adelante. Si todos trabajamos con integridad y honestidad, no habrá nada imposible”.

Ver más noticias sobre Honduras

San Pedro Sula,Tegucigalpa,Honduras,laprensa.hn,La Prensa de Honduras,Noticias de Honduras,Diario La Prensa,Noticias de hoy en Honduras,oración por Honduras,Cadena de oración por Honduras,Oran por Honduras,