La Prensa Honduras

ÚLTIMA HORA

Aspirantes a la presidencia de Honduras:


Mujeres, violencia y crimen
Otros títulos de esta sección
Sep 6, 2013

Entrenan a mujeres para asesinar y dirigir bandas delictivas

02:54PM  

El 20% de los integrantes de las maras o pandillas en Honduras son féminas.

Dejaron de ser “objetos sexuales” de los delito de homicidio o asesinato; sin embargo, sus compañeros de mara aseguraron que había participado en la muerte de varias personas.

“Fue una de las más temidas en la mara, era una muñeca. Anduvo en varios penales del país y desde allí seguía controlando la pandilla. Junto a ella figuraron La Spiki, Little Baby, La Muñeca, La Bule, que fue asesinada y se calcula que sólo ella mató a 25. Ellas casi no se dedicaban a lo que nosotros hacíamos, era diferente. Ellas mataban, pero existían reglas diferentes”, dijo un pandillero inactivo que las vio actuar.

Mujeres asaltantes
La participación de la mujer en la ejecución de delitos va en aumento. En el 2012 la escalada de detenciones de mujeres en diversos puntos del país muestra una alza.

En San Pedro Sula la semana anterior fue capturada una banda de mujeres asaltantes que se hacían pasar por visitadoras del Ministerio de Salud. La detención se realizó cuando el vehículo que habían robado en la colonia Montefresco de esta ciudad, volcó.

Eran dos mujeres que se identificaron como Leila Rosmery Figueroa Pavón (19) y Vivian Carolina Fúnez Velásquez (24), se transportaban como pasajeras en una camioneta Nissan Runner, gris, con placas PCF9748, que era conducida por un hombre que no fue identificado.

Cuando se conducían en la 33 calle a la altura de la colonia Miguel Ángel Pavón, fueron sorprendidos por un operativo policial. El motorista aceleró y pasó por en medio del retén, rozando con el vehículo a uno de los agentes que realizaban el operativo.

El conductor perdió el control de la camioneta y volcó en una hondonada a orillas de la carretera. Rápidamente, dos de los tripulantes escaparon corriendo del lugar entre una zacatera, pero Figueroa Pavón fue detenida por los agentes de policía cuando buscaba refugiarse en una vivienda del sector.

La camioneta había sido robada en la colonia Montefresco, además de otros objetos como computadoras, ropa y equipos de sonido. En la vivienda fue encontrada por los agentes, atada de pies y manos la empleada doméstica.

Tras realizar investigaciones los policías hicieron un allanamiento en una vivienda en la colonia Planeta y encontraron a Fúnez Velásquez quien se presume venía en el vehículo que volcó, en compañía de Veira Yarisma Perdomo Yacob (20), ambas aseguran que no tenían nada que ver en el caso.

“No tuve más remedio que enterrarlo en el patio”

Lilian Suyapa Melgar Juárez (46), asegura que está arrepentida ahora que ya han transcurrido nueve años desde que planificó el asesinato del abogado Edilberto Pérez Banegas y lo enterró en el patio de su casa.

La desesperación ante el acoso del abogado que le cobraba una deuda pendiente con una institución financiera la llevó a tomar una decisión equivocada por la que hoy paga una pena de 15 años.

“Debía mucho dinero, me sentía acorralada y a pesar que pedía tiempo para saldar los compromisos que tenía, fue imposible llegar a un acuerdo y no tuve más remedio que hacer caso a los malos consejos que me daban y planifiqué la muerte del abogado.

Iban a ir a sacar todo de mi casa, a mí, a mis hijos. La casa estaba hipotecada, el crédito era mío. Unos pandilleros me apoyaron, pensaba que sólo la muerte era la solución, que me libraría de todas las presiones y por eso lo mataron. Con el cadáver del abogado no tuve más remedio que enterrarlo en el patio de la casa. Hoy me arrepiento, pero es tarde, la depresión que vivía me hizo cometer el peor error de mi vida”, dijo Melgar.

El cuerpo fue encontrado el 29 de julio del año 2003 semi-enterrado bajo un árbol de mango en la vivienda de la mujer que hoy pide perdón por el delito que cometió.

“Estar presa me ha hecho reflexionar en muchas cosas. No han sido fáciles estos años y pido perdón por ese error que cometí y el daño que causé, no sólo a la familia del abogado, sino también a mi familia. Yo sabía que venía presa y sabía que era por mucho tiempo. Lloré por mis hijos, yo sabía lo que había hecho”, expresó la mujer.


En los nueve años que Lilian tiene de guardar prisión, parte de su pena la ha pagado en Támara y en el penal de El Progreso.

Cada noche medita sobre lo ocurrido, revive cada instante y pide a Dios el reencuentro con sus hijos para pedirles perdón y recuperar los años perdidos. La desesperación asegura fue su peor enemiga que la llevó a cometer un delito por el que de por vida se arrepentirá.

Ver más noticias sobre Honduras

Normas de uso: Esta es la opinión de los internautas, no de LAPRENSA.HN. No está permitido publicar comentarios ni enlaces difamatorios, injuriantes, insultos, los de contenido obsceno o pornográfico o los contrarios a las leyes de Honduras. No aceptamos comentarios fuera de tema y los que no aportan al debate, porque este espacio es para enriquecer los contenidos con las opiniones de los usuarios, coincidan o no con el criterio del editor. Los comentarios que son aceptados tratamos de publicarlos en el menor tiempo posible, pero no siempre lo conseguimos.