Más noticias

Las rutas de la droga pasan por Occidente hondureño

<p>Varios municipios de Copán se encuentran bajo la lupa de la Policía.</p>

VER MÁS FOTOS
Varios municipios de este departamento se encuentran bajo la lupa de la Policía. El territorio se vuelve un punto estratégico para operar por su ubicación geográfica y su conexión con las fronteras con Guatemala y El Salvador.La apertura de las carreteras en las montañas en perfectas condiciones contribuye a que ésta sea la zona de paso para el tráfico de drogas. Constantemente los operativos que implementa la policía en el sector han generado el decomiso de cantidades considerables de droga y dólares que se ubican en compartimientos falsos de los vehículos que circulan por la zona, pero esos decomisos apenas representan un bajo porcentaje de todo lo que se calcula que se mueve en todo este corredor.Realidad Es un secreto a voces que nadie se atreve a admitir, pero todo el corredor norte del departamento de Copán se encuentra en la mira. Municipios como Nueva Arcadia, Florida, Copán Ruinas, El Paraíso, Santa Rita, San Nicolás y Cabañas forman parte de la franja bajo sospecha. Son sitios que sirven de refugio, conectan con puntos fronterizos y tienen caminos de tierra en perfectas condiciones que les facilitan el tránsito.En el recorrido que durante cuatro días realizó LA PRENSA se observó que constantemente la zona es sobrevolada por helicópteros. La policía no maneja ninguna información sobre este tipo de aeronaves y ante la falta de control, el ingreso de las mismas en el espacio aéreo pasa desapercibido para la autoridad.En cada municipio existen varias carreteras de tierra que facilitan tanto el ingreso como la salida de vehículos. Desde lo alto de las montañas se pueden observar las vías que han sido construídas. Los vecinos en estos puntos afirman que es frecuente que carros de Guatemala y Honduras circulen por la zona.“A diario pasan carros de doble, de día y de noche circulan. Algunos vendrán por negocios, otros quizá huyen y se internan en estas montañas, aquí como no hay policía no se sabe. Nosotros sólo vemos cuando circulan pero no sabemos más”, dijo uno de los vecinos de la comunidad de El Guayabo en Florida, comunidad que se ubica a un kilómetro de la comunidad de Mojanales en Guatemala. Hay tramos exclusivos que unen haciendas y conectan directamente con los puntos ciegos.El comandante de la Segunda Brigada de Infantería de Guatemala dijo, en febrero pasado, que se tienen identificados nueve puntos ciegos en la frontera de Honduras con el vecino país. En esta zona son conocidos algunos puntos como: Siete Cuchillas, San Antonio Techín, Los Caribes, San José de la Frontera y El Guayabo en Florida; La Playona y El Zompopero en El Paraíso; Los Jutes, La Hacienda y La Pista en Copán Ruinas y desde Cabañas el acceso es libre para llegar a San Fernando Ocotepeque y desde allí transitar por los puntos ciegos que se ubican en Ocotepeque.La conexión de este tramo de la muerte se inicia en Las Islas de la Bahía hasta que se llega a esta zona clave que funciona como el punto estratégico que une con el resto de países centroamericanos y México. A este paso se le denomina el cártel del Atlántico que utiliza las vías aérea, terrestre y marítima para el trasiego de la cocaína que va hacia Estados Unidos proveniente de Suramérica.Su corredor comprende los departamentos de Gracias a Dios, Islas de la Bahía, Colón, Atlántida, Cortés y Copán.  La Dirección General de Servicios Especiales de Investigación ha instalado en Copán dos retenes para investigar y contrarrestar el tráfico de drogas, ubicando en la posta de Tepemechín y en la frontera El Florido, agentes que a diario hacen revisiones en los vehículos que circulan por la zona. Algunas de sus acciones han dado resultados porque han logrado detectar compartimientos falsos en los tanques de combustible, se han hecho decomisos de droga, dólares y pastillas con pseudoefedrina.Copán no cuenta con presencia de elementos de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico ni del Grupo Especial Antinarcóticos, por lo que sólo las acciones que implementa las policías de Investigación y acciones de la Preventiva son las que pueden generar algún resultado en el sector.“Nos convertimos en auxiliares de las operaciones que ejecuta Antinarcóticos, pero sólo en casos de infragancia podemos participar en la detención de los sospechosos y los ponemos a la orden del Ministerio Público”, dijo Héctor Iván Mejía, vocero del Ministerio de Seguridad. Esta situación preocupa a los fiscales asignados a la zona porque no logran tener los procesos investigativos que les lleven a deducir responsabilidades a los implicados en estos hechos. “No hay una investigación profunda, los policías de Investigación no quieren trabajar y por eso los casos quedan en la impunidad, a esto le sumamos la fuga de información que se genera en los casos”.La zona está descuidada por los elementos de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico; a ellos sólo les preocupa la zona de La Mosquitia y no envían personal para investigar en esta zona”, señaló el fiscal René álvarez del Ministerio Público. El togado afirmó que aquí se ha constituído un bloque donde personas involucradas de los municipios de San Antonio, Florida y El Paraíso se han unido para tener el control en el corredor del departamento de Copán.Pistas Ante la falta de investigación, los únicos indicios que tiene la policía para determinar si las muertes violentas que se registran en esta zona están relacionadas con el narcotráfico son el uso de armas de fuego de grueso calibre, ensañamiento de los sicarios con los cuerpos de las víctimas y el uso de carros lujosos que no justifican la procedencia.No hay robo pero sí múltiples disparos y los ejecutados no tienen un trabajo ni residencia estable. Y mientras recrudece la violencia en una zona conocida por su belleza y cultura, los pobladores siguen esperando el Plan de Seguridad prometido por el Gobierno y que no ha llegado ni a Copán ni a ninguna zona del país.  Sico una tierra apetecida por los narcos

Varios municipios de este departamento se encuentran bajo la lupa de la Policía. El territorio se vuelve un punto estratégico para operar por su ubicación geográfica y su conexión con las fronteras con Guatemala y El Salvador.

La apertura de las carreteras en las montañas en perfectas condiciones contribuye a que ésta sea la zona de paso para el tráfico de drogas. Constantemente los operativos que implementa la policía en el sector han generado el decomiso de cantidades considerables de droga y dólares que se ubican en compartimientos falsos de los vehículos que circulan por la zona, pero esos decomisos apenas representan un bajo porcentaje de todo lo que se calcula que se mueve en todo este corredor.

Realidad
Es un secreto a voces que nadie se atreve a admitir, pero todo el corredor norte del departamento de Copán se encuentra en la mira. Municipios como Nueva Arcadia, Florida, Copán Ruinas, El Paraíso, Santa Rita, San Nicolás y Cabañas forman parte de la franja bajo sospecha. Son sitios que sirven de refugio, conectan con puntos fronterizos y tienen caminos de tierra en perfectas condiciones que les facilitan el tránsito.

En el recorrido que durante cuatro días realizó LA PRENSA se observó que constantemente la zona es sobrevolada por helicópteros. La policía no maneja ninguna información sobre este tipo de aeronaves y ante la falta de control, el ingreso de las mismas en el espacio aéreo pasa desapercibido para la autoridad.

En cada municipio existen varias carreteras de tierra que facilitan tanto el ingreso como la salida de vehículos. Desde lo alto de las montañas se pueden observar las vías que han sido construídas. Los vecinos en estos puntos afirman que es frecuente que carros de Guatemala y Honduras circulen por la zona.

“A diario pasan carros de doble, de día y de noche circulan. Algunos vendrán por negocios, otros quizá huyen y se internan en estas montañas, aquí como no hay policía no se sabe. Nosotros sólo vemos cuando circulan pero no sabemos más”, dijo uno de los vecinos de la comunidad de El Guayabo en Florida, comunidad que se ubica a un kilómetro de la comunidad de Mojanales en Guatemala.
Hay tramos exclusivos que unen haciendas y conectan directamente con los puntos ciegos.

El comandante de la Segunda Brigada de Infantería de Guatemala dijo, en febrero pasado, que se tienen identificados nueve puntos ciegos en la frontera de Honduras con el vecino país. En esta zona son conocidos algunos puntos como: Siete Cuchillas, San Antonio Techín, Los Caribes, San José de la Frontera y El Guayabo en Florida; La Playona y El Zompopero en El Paraíso; Los Jutes, La Hacienda y La Pista en Copán Ruinas y desde Cabañas el acceso es libre para llegar a San Fernando Ocotepeque y desde allí transitar por los puntos ciegos que se ubican en Ocotepeque.

La conexión de este tramo de la muerte se inicia en Las Islas de la Bahía hasta que se llega a esta zona clave que funciona como el punto estratégico que une con el resto de países centroamericanos y México. A este paso se le denomina el cártel del Atlántico que utiliza las vías aérea, terrestre y marítima para el trasiego de la cocaína que va hacia Estados Unidos proveniente de Suramérica.

Su corredor comprende los departamentos de Gracias a Dios, Islas de la Bahía, Colón, Atlántida, Cortés y Copán.
La Dirección General de Servicios Especiales de Investigación ha instalado en Copán dos retenes para investigar y contrarrestar el tráfico de drogas, ubicando en la posta de Tepemechín y en la frontera El Florido, agentes que a diario hacen revisiones en los vehículos que circulan por la zona. Algunas de sus acciones han dado resultados porque han logrado detectar compartimientos falsos en los tanques de combustible, se han hecho decomisos de droga, dólares y pastillas con pseudoefedrina.

Copán no cuenta con presencia de elementos de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico ni del Grupo Especial Antinarcóticos, por lo que sólo las acciones que implementa las policías de Investigación y acciones de la Preventiva son las que pueden generar algún resultado en el sector.

“Nos convertimos en auxiliares de las operaciones que ejecuta Antinarcóticos, pero sólo en casos de infragancia podemos participar en la detención de los sospechosos y los ponemos a la orden del Ministerio Público”, dijo Héctor Iván Mejía, vocero del Ministerio de Seguridad.
Esta situación preocupa a los fiscales asignados a la zona porque no logran tener los procesos investigativos que les lleven a deducir responsabilidades a los implicados en estos hechos. “No hay una investigación profunda, los policías de Investigación no quieren trabajar y por eso los casos quedan en la impunidad, a esto le sumamos la fuga de información que se genera en los casos”.

La zona está descuidada por los elementos de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico; a ellos sólo les preocupa la zona de La Mosquitia y no envían personal para investigar en esta zona”, señaló el fiscal René álvarez del Ministerio Público. El togado afirmó que aquí se ha constituído un bloque donde personas involucradas de los municipios de San Antonio, Florida y El Paraíso se han unido para tener el control en el corredor del departamento de Copán.

Pistas
Ante la falta de investigación, los únicos indicios que tiene la policía para determinar si las muertes violentas que se registran en esta zona están relacionadas con el narcotráfico son el uso de armas de fuego de grueso calibre, ensañamiento de los sicarios con los cuerpos de las víctimas y el uso de carros lujosos que no justifican la procedencia.

No hay robo pero sí múltiples disparos y los ejecutados no tienen un trabajo ni residencia estable. Y mientras recrudece la violencia en una zona conocida por su belleza y cultura, los pobladores siguen esperando el Plan de Seguridad prometido por el Gobierno y que no ha llegado ni a Copán ni a ninguna zona del país.
Sico una tierra apetecida por los narcos

Honduras,Copán,occidente,