Más noticias

Reacciones al golpe técnico a la Corte Suprema de Honduras

<p>Analistas y diputados</br>aseguran que lo hecho por el Congreso Nacional la madrugada de ayer está causando un perjuicio al país y dañando</br>su imagen en</br>el ámbito</br>internacional</br></p>

VER MÁS FOTOS

Analistas y diputados aseguran que lo hecho por el Congreso Nacional la madrugada de ayer está causando un perjuicio al país y dañando
su imagen en el ámbito internacional.

La destitución de cuatro de los cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional del Supremo de
Honduras, aprobada hoy por el Parlamento,
ha sido tildada como un "golpe técnico"
por la oposición y como una decisión ilegal por analistas locales.

Los magistrados fueron destituidos a iniciativa del gobernante Partido Nacional por haber declarado ilegales, el pasado 27 de noviembre, unas medidas aplicadas por decisión del Ejecutivo en la Policía Nacional en el marco de un proceso de depuración de la institución, que ha sido infiltrada por el crimen.

El analista y exdiputado del Partido Nacional Raúl Pineda dijo a Efe que lo resuelto esta madrugada por el Parlamento ha sido "totalmente incorrecto", con el argumento de que la ley vigente "no autoriza a los diputados a destituir a los magistrados".

Según la Constitución hondureña, los magistrados solo pueden dejar su cargo por renuncia, enfermedad o muerte.
Los cuatro magistrados destituidos por el Parlamento calificaron esa medida como "ilegítima, ilegal e injusta".

La decisión del Legislativo "trastoca los principios constitucionales que nos amparan, y obedece evidentemente a razones políticas, no jurídicas, ya que los suscritos han emitido sus fallos de manera razonada e independiente, sin sujeción a ningún tipo de presión", expresaron los magistrados en un comunicado.

Los magistrados destituidos son Rosalinda Cruz, José Francisco Ruiz, José Antonio Navas y Gustavo Enrique Bustillo, quienes fallaron en contra de unas pruebas de confianza que a iniciativa del Ejecutivo se han venido practicando en la Policía Nacional, para sanear esa institución que ha sido infiltrada por el crimen.

Los destituidos consideran que les han violentado sus "derechos constitucionales, como el debido proceso, el derecho a la defensa, el derecho a ser oído y otros derechos fundamentales, reconocidos en el ámbito jurídico nacional como internacional".

El expresidente del Supremo Miguel Ángel Rivera dijo que la ley no faculta a los diputados para destituir magistrados, quienes, en todo caso y si habían incurrido en algún error, "tenían que haber sido escuchados para darles por lo menos, ese elemental derecho constitucional".

Germán Leitzelar, diputado por el minoritario Partido Innovación y Unidad-Socialdemócrata, dijo a los periodistas que lo ocurrido esta madrugada es "un golpe entre poderes", mientras que el diario capitalino El Heraldo tituló "Conspiración contra la democracia. Congreso fraguó golpe técnico al poder judicial".

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) y la Unión Cívica Democrática (UCD), entre otros sectores, se pronunciaron hoy en contra de la destitución de los cuatro magistrados, por considerar que el Parlamento no tiene atribuciones para hacerlo.

Los diputados hondureños, según la UCD, se han convertido en un "juzgado y en una institución de investigación utilizado como instrumento de perversidad".

El fiscal general del Estado, Luis Rubí, dijo en rueda de prensa que ha solicitado al Parlamento el informe y el decreto utilizado por el Legislativo para destituir a los cuatro magistrados, para analizar su contenido, las atribuciones y las conclusiones que utilizaron para ejecutar esa acción.

Hecha la investigación, se dará a conocer la posición de la Fiscalía, añadió.
Por su parte, el subsecretario de las Naciones Unidas, Heraldo Muñoz, dijo hoy en El Salvador que espera que la "crisis" por la destitución de los magistrados se resuelva por la vía constitucional y del diálogo.

La destitución de los jueces del Supremo ha contado con el respaldo del presidente hondureño, Porfirio Lobo, quien expresó públicamente su malestar porque declararon la inconstitucionalidad de las pruebas de confianza, e incluso les llegó a preguntar si "estaban del lado de los delincuentes".

Esta mañana, Juan Hernández, presidente del Parlamento y candidato presidencial del Partido Nacional en las elecciones de noviembre próximo, juramentó a los cuatro nuevos miembros de la Sala de lo Constitucional.

Se trata de Silvia Trinidad Santos, German Vicente García, José Elmer Lizardo y Víctor Manuel Lozano, quienes fueron escogidos de una lista de 45 nominados en 2009 para integrar la Corte Suprema de Justicia.

El fallo judicial que provocó la destitución de los magistrados se produjo dos días después de que había caducado el decreto que prevé las pruebas de confianza (exámenes antidrogas, de polígrafo y psicológico a los agentes).

“Lo que ha ocurrido no es el respeto de la Carta del Estado”:
Oswaldo ramos soto
Diputado nacionalista

El constitucionalista Oswaldo Ramos Soto, diputado de la corriente de Juan Orlando Hernández, dijo que el procedimiento para destituir a los magistrados del Poder Judicial es ilegal.El Congreso Nacional no tiene atribuciones para despedir a los funcionarios judiciales, dijo el congresista.

Denunció que en el voto electrónico del Congreso Nacional él aparece como que votó a favor de la destitución cuando todo mundo sabe que él se retiró de la Cámara molesto porque no le cortaron la palabra cuando alegaba que la destitución era inconstitucional.


“El procedimiento, respetando el criterio de los demás -yo soy un estudioso de la ciencia constitucional- me parece que no es el adecuado”, dijo el ex-rector universitario y catedrático de derecho constitucional.“Lo que ha ocurrido no es el respeto de la Carta Fundamental del Estado. De los procedimientos establecidos, yo nunca he estado de acuerdo con esto, ni menos cuando el epicentro de la tormenta gira en derredor de una sentencia”.

Ramos Soto explicó que el Pleno de la Corte Suprema de Justicia se pronunciará sobre lo resuelto por la Sala de lo Constitucional en virtud de que su resolución, respecto al tema de la depuración
de la policía, no fue por unanimidad de votos.

“La Constitución señala que el presidente del Pleno, debe convocar en el término de diez días a los quince magistrados para que conozcan y resuelvan”.Recordó con nostalgia cuando, en 1991, él fue despedido ilegalmente como presidente de la Corte Suprema de Justicia solo porque aspiraba a la candidatura presidencial del Partido Nacional que al final logró y fue derrotado por el liberal Carlos Roberto Reina. “Me destituyeron así ilegalmente, sin andar con mucha papada”, afirmó.


“Fui destituido en el año 1991, se comenzaron a mencionar candidatos presidenciales para suceder a (Rafael) Callejas y la gente decía en las encuestas que me iban a apoyar a mí, entonces empezaron los celos del presidente del Congreso, ‘Fito’ Irías, y toda la gente a molestar y me sacaron”. “A mí me sacaron por cuestiones políticas de mi mismo partido”, añadió. Dice que el liberal Jorge Arturo Reina le confirmó que lo habían sacado por cuestiones políticas.

“Estas
personas están
causándole
un perjuicio grave al país”:
Olban Valladares Analista político

El analista político y excandidato presidencial pinuista Olban Valladares expresó sentir mucho pesar como hondureño al ver desquebrajada la institucionalidad del país en los últimos tiempos.

Dijo que pareciera que hay un espíritu maligno que está detrás de las cosas.
“Y no sabemos a dónde nos está llevando, pero obviamente provoca temor profundo entre los hondureños sensatos.

Nos lleva a pensar que si no nos unimos todos para sacar al país del espiral descendente, sino hay respeto a las leyes, sino nos aferramos a lo que la Constitución dice, Honduras no tiene esperanzas de salir del atraso”.

Señaló que todas las personas que razonan y “que se llenan la boca y se rasgan el pecho” diciendo que están actuando en nombre del pueblo hondureño son los que están provocando un clima de tranquilidad en el país y no el sosiego que debe imperar para tener la esperanza de salir de la profunda crisis que están viviendo los hondureños.
Valladares dijo que solo unas autoridades que tienen el atrevimiento de defender en público lo que está pasando son las personas que tienen aparentemente un velo sobre los ojos y que no ven la realidad ni escuchan un pueblo desesperado que no sabe qué hacer.

“Esas personas son las que están causándole un perjuicio grave al país”.
El analista dijo no explicarse desde el punto de vista político cómo alguien en afán de quedar bien con la jerarquía partidaria cree que le está haciendo un bien a un candidato violentando la ley.


“Me imagino las sonrisas de beneplácito entre los que participaron en esta trama, esas sonrisas pueden durar muy poco. Estas crisis todos conocen como comienzan pero nadie como terminan, yo escucho con mucho pesar que esto nos puede llevar a instancias internacionales, solo me imagino la vergüenza nuevamente que un tribunal internacional a la luz de la realidad, de los hechos y la constitucionalidad hondureña declare al Congreso en desacato o en violación de las mismas leyes que el Congreso aprueba. Me da pesar volver a la vitrina internacional como un país atrasado, anárquico donde las autoridades no solo irrespetan al pueblo sino también entre ellas mismas”, dijo Valladares.

“Acá hay un montaje
político que deteriora al país”:
Eamón Custodio Comisionado de DDHH

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, dijo que se pretende encubrir con una crisis política los verdaderos problemas que enfrenta el pueblo hondureño.
Indicó que la depuración policial no va a depender de una decisión del Poder Judicial ya que la misma está teniendo lugar.

“Realmente se trata de someter al Poder Judicial o de seguir favoreciendo a los malos policías
corruptos”, se preguntó. Dijo que se le tiene que dar un tratamiento más profundo de qué es lo que está detrás de toda esta crisis.

“Acá hay un montaje político que ha venido trabajando y deteriorando la imagen del país continuamente”, consideró. Calificó como “mal uso de la fuerza militar” el permitir que los militares rodearan el Congreso Nacional en plena sesión, mientras se tomaba la decisión de separar a los magistrados de la Sala de lo Constitucional. “El mensaje es como que si los militares estuvieran apoyando eso”.

Sobre cómo se verá a Honduras en el exterior, Custodio respondió que a nivel internacional se quiere siempre el sometimiento de los países pequeños a los países grandes.
Según Custodio para que Honduras salga del subdesarrollo necesita trabajo, buena educación, salud de calidad y un pueblo bien alimentado, pero nada de eso se tiene. “Todo esto es un hecho tras otro” y señaló que primero fue la denuncia del Presidente de la República, Porfirio Lobo, que se estaba conspirando para su derrocamiento.

Añadió que, en ese caso, lo correcto hubiera sido que el Presidente presentara las pruebas, si es que las tiene, ante la autoridad competente.
Otro punto que de acuerdo al defensor de los derechos humanos motivó esta crisis, fue cuando se empezaron a discutir los resultados de las elecciones primarias por parte de los movimientos que participaron en dicha contienda.Declaró que cuanto más se analizan los hechos ocurridos en esas elecciones, más le preocupa la falta de transparencia del proceso electoral.

Analistas y diputados aseguran que lo hecho por el Congreso Nacional la madrugada de ayer está causando un perjuicio al país y dañando
su imagen en el ámbito internacional.

La destitución de cuatro de los cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional del Supremo de
Honduras, aprobada hoy por el Parlamento,
ha sido tildada como un "golpe técnico"
por la oposición y como una decisión ilegal por analistas locales.

Los magistrados fueron destituidos a iniciativa del gobernante Partido Nacional por haber declarado ilegales, el pasado 27 de noviembre, unas medidas aplicadas por decisión del Ejecutivo en la Policía Nacional en el marco de un proceso de depuración de la institución, que ha sido infiltrada por el crimen.

El analista y exdiputado del Partido Nacional Raúl Pineda dijo a Efe que lo resuelto esta madrugada por el Parlamento ha sido "totalmente incorrecto", con el argumento de que la ley vigente "no autoriza a los diputados a destituir a los magistrados".

Según la Constitución hondureña, los magistrados solo pueden dejar su cargo por renuncia, enfermedad o muerte.
Los cuatro magistrados destituidos por el Parlamento calificaron esa medida como "ilegítima, ilegal e injusta".

La decisión del Legislativo "trastoca los principios constitucionales que nos amparan, y obedece evidentemente a razones políticas, no jurídicas, ya que los suscritos han emitido sus fallos de manera razonada e independiente, sin sujeción a ningún tipo de presión", expresaron los magistrados en un comunicado.

Los magistrados destituidos son Rosalinda Cruz, José Francisco Ruiz, José Antonio Navas y Gustavo Enrique Bustillo, quienes fallaron en contra de unas pruebas de confianza que a iniciativa del Ejecutivo se han venido practicando en la Policía Nacional, para sanear esa institución que ha sido infiltrada por el crimen.

Los destituidos consideran que les han violentado sus "derechos constitucionales, como el debido proceso, el derecho a la defensa, el derecho a ser oído y otros derechos fundamentales, reconocidos en el ámbito jurídico nacional como internacional".

El expresidente del Supremo Miguel Ángel Rivera dijo que la ley no faculta a los diputados para destituir magistrados, quienes, en todo caso y si habían incurrido en algún error, "tenían que haber sido escuchados para darles por lo menos, ese elemental derecho constitucional".

Germán Leitzelar, diputado por el minoritario Partido Innovación y Unidad-Socialdemócrata, dijo a los periodistas que lo ocurrido esta madrugada es "un golpe entre poderes", mientras que el diario capitalino El Heraldo tituló "Conspiración contra la democracia. Congreso fraguó golpe técnico al poder judicial".

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) y la Unión Cívica Democrática (UCD), entre otros sectores, se pronunciaron hoy en contra de la destitución de los cuatro magistrados, por considerar que el Parlamento no tiene atribuciones para hacerlo.

Los diputados hondureños, según la UCD, se han convertido en un "juzgado y en una institución de investigación utilizado como instrumento de perversidad".

El fiscal general del Estado, Luis Rubí, dijo en rueda de prensa que ha solicitado al Parlamento el informe y el decreto utilizado por el Legislativo para destituir a los cuatro magistrados, para analizar su contenido, las atribuciones y las conclusiones que utilizaron para ejecutar esa acción.

Hecha la investigación, se dará a conocer la posición de la Fiscalía, añadió.
Por su parte, el subsecretario de las Naciones Unidas, Heraldo Muñoz, dijo hoy en El Salvador que espera que la "crisis" por la destitución de los magistrados se resuelva por la vía constitucional y del diálogo.

La destitución de los jueces del Supremo ha contado con el respaldo del presidente hondureño, Porfirio Lobo, quien expresó públicamente su malestar porque declararon la inconstitucionalidad de las pruebas de confianza, e incluso les llegó a preguntar si "estaban del lado de los delincuentes".

Esta mañana, Juan Hernández, presidente del Parlamento y candidato presidencial del Partido Nacional en las elecciones de noviembre próximo, juramentó a los cuatro nuevos miembros de la Sala de lo Constitucional.

Se trata de Silvia Trinidad Santos, German Vicente García, José Elmer Lizardo y Víctor Manuel Lozano, quienes fueron escogidos de una lista de 45 nominados en 2009 para integrar la Corte Suprema de Justicia.

El fallo judicial que provocó la destitución de los magistrados se produjo dos días después de que había caducado el decreto que prevé las pruebas de confianza (exámenes antidrogas, de polígrafo y psicológico a los agentes).

“Lo que ha ocurrido no es el respeto de la Carta del Estado”:
Oswaldo ramos soto
Diputado nacionalista

El constitucionalista Oswaldo Ramos Soto, diputado de la corriente de Juan Orlando Hernández, dijo que el procedimiento para destituir a los magistrados del Poder Judicial es ilegal.El Congreso Nacional no tiene atribuciones para despedir a los funcionarios judiciales, dijo el congresista.

Denunció que en el voto electrónico del Congreso Nacional él aparece como que votó a favor de la destitución cuando todo mundo sabe que él se retiró de la Cámara molesto porque no le cortaron la palabra cuando alegaba que la destitución era inconstitucional.


“El procedimiento, respetando el criterio de los demás -yo soy un estudioso de la ciencia constitucional- me parece que no es el adecuado”, dijo el ex-rector universitario y catedrático de derecho constitucional.“Lo que ha ocurrido no es el respeto de la Carta Fundamental del Estado. De los procedimientos establecidos, yo nunca he estado de acuerdo con esto, ni menos cuando el epicentro de la tormenta gira en derredor de una sentencia”.

Ramos Soto explicó que el Pleno de la Corte Suprema de Justicia se pronunciará sobre lo resuelto por la Sala de lo Constitucional en virtud de que su resolución, respecto al tema de la depuración
de la policía, no fue por unanimidad de votos.

“La Constitución señala que el presidente del Pleno, debe convocar en el término de diez días a los quince magistrados para que conozcan y resuelvan”.Recordó con nostalgia cuando, en 1991, él fue despedido ilegalmente como presidente de la Corte Suprema de Justicia solo porque aspiraba a la candidatura presidencial del Partido Nacional que al final logró y fue derrotado por el liberal Carlos Roberto Reina. “Me destituyeron así ilegalmente, sin andar con mucha papada”, afirmó.


“Fui destituido en el año 1991, se comenzaron a mencionar candidatos presidenciales para suceder a (Rafael) Callejas y la gente decía en las encuestas que me iban a apoyar a mí, entonces empezaron los celos del presidente del Congreso, ‘Fito’ Irías, y toda la gente a molestar y me sacaron”. “A mí me sacaron por cuestiones políticas de mi mismo partido”, añadió. Dice que el liberal Jorge Arturo Reina le confirmó que lo habían sacado por cuestiones políticas.

“Estas
personas están
causándole
un perjuicio grave al país”:
Olban Valladares Analista político

El analista político y excandidato presidencial pinuista Olban Valladares expresó sentir mucho pesar como hondureño al ver desquebrajada la institucionalidad del país en los últimos tiempos.

Dijo que pareciera que hay un espíritu maligno que está detrás de las cosas.
“Y no sabemos a dónde nos está llevando, pero obviamente provoca temor profundo entre los hondureños sensatos.

Nos lleva a pensar que si no nos unimos todos para sacar al país del espiral descendente, sino hay respeto a las leyes, sino nos aferramos a lo que la Constitución dice, Honduras no tiene esperanzas de salir del atraso”.

Señaló que todas las personas que razonan y “que se llenan la boca y se rasgan el pecho” diciendo que están actuando en nombre del pueblo hondureño son los que están provocando un clima de tranquilidad en el país y no el sosiego que debe imperar para tener la esperanza de salir de la profunda crisis que están viviendo los hondureños.
Valladares dijo que solo unas autoridades que tienen el atrevimiento de defender en público lo que está pasando son las personas que tienen aparentemente un velo sobre los ojos y que no ven la realidad ni escuchan un pueblo desesperado que no sabe qué hacer.

“Esas personas son las que están causándole un perjuicio grave al país”.
El analista dijo no explicarse desde el punto de vista político cómo alguien en afán de quedar bien con la jerarquía partidaria cree que le está haciendo un bien a un candidato violentando la ley.


“Me imagino las sonrisas de beneplácito entre los que participaron en esta trama, esas sonrisas pueden durar muy poco. Estas crisis todos conocen como comienzan pero nadie como terminan, yo escucho con mucho pesar que esto nos puede llevar a instancias internacionales, solo me imagino la vergüenza nuevamente que un tribunal internacional a la luz de la realidad, de los hechos y la constitucionalidad hondureña declare al Congreso en desacato o en violación de las mismas leyes que el Congreso aprueba. Me da pesar volver a la vitrina internacional como un país atrasado, anárquico donde las autoridades no solo irrespetan al pueblo sino también entre ellas mismas”, dijo Valladares.

“Acá hay un montaje
político que deteriora al país”:
Eamón Custodio Comisionado de DDHH

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, dijo que se pretende encubrir con una crisis política los verdaderos problemas que enfrenta el pueblo hondureño.
Indicó que la depuración policial no va a depender de una decisión del Poder Judicial ya que la misma está teniendo lugar.

“Realmente se trata de someter al Poder Judicial o de seguir favoreciendo a los malos policías
corruptos”, se preguntó. Dijo que se le tiene que dar un tratamiento más profundo de qué es lo que está detrás de toda esta crisis.

“Acá hay un montaje político que ha venido trabajando y deteriorando la imagen del país continuamente”, consideró. Calificó como “mal uso de la fuerza militar” el permitir que los militares rodearan el Congreso Nacional en plena sesión, mientras se tomaba la decisión de separar a los magistrados de la Sala de lo Constitucional. “El mensaje es como que si los militares estuvieran apoyando eso”.

Sobre cómo se verá a Honduras en el exterior, Custodio respondió que a nivel internacional se quiere siempre el sometimiento de los países pequeños a los países grandes.
Según Custodio para que Honduras salga del subdesarrollo necesita trabajo, buena educación, salud de calidad y un pueblo bien alimentado, pero nada de eso se tiene. “Todo esto es un hecho tras otro” y señaló que primero fue la denuncia del Presidente de la República, Porfirio Lobo, que se estaba conspirando para su derrocamiento.

Añadió que, en ese caso, lo correcto hubiera sido que el Presidente presentara las pruebas, si es que las tiene, ante la autoridad competente.
Otro punto que de acuerdo al defensor de los derechos humanos motivó esta crisis, fue cuando se empezaron a discutir los resultados de las elecciones primarias por parte de los movimientos que participaron en dicha contienda.Declaró que cuanto más se analizan los hechos ocurridos en esas elecciones, más le preocupa la falta de transparencia del proceso electoral.

Corte Suprema de Justicia,Honduras,Reacciones al golpe a la Corte Suprema de Justicia,