Más noticias

Con voz quebrada por el dolor inició emisión HRN

<p>En el noticiero Diario matutino, de la emisora, hubo cánticos religiosos en memoria de Alfredo Villatoro.</p>

VER MÁS FOTOS

La voz de Honduras se quebró este miércoles y empezó su transmisión con la marcha fúnebre de Chopin, con cánticos intercalados con los que periodistas, locutores y operadores trataban de mitigar el dolor.


No hubo buenos días, como siempre. En la antesala del noticiero no hubo rancheras ni música pop, como en otras ocasiones; esta vez fueron melodías religiosas y, a las 5:00 am, el Himno Nacional.


“Han desmembrado el cuerpo de la noticia de la principal casa de radio de Honduras y de Centroamérica. Nos han quitado una vida, nos han acallado una voz, han silenciado a uno de los miembros de la prensa nacional, le han quitado la vida a un amigo, a un colega, a un hombre de lucha, a un trabajador, a un buen padre de familia, a un buen esposo”, dijo el periodista Rómulo Matamoros al principio de Diario matutino. La noche del martes, esta casa de radio en particular y el gremio periodístico en general fueron conmocionados con la noticia del hallazgo del cuerpo sin vida de Alfredo Villatoro después de siete días de secuestro e innumerables llamados por su vida e integridad física en diferentes medios de comunicación.

No hubo ronda de corresponsales ni editorial en “la N grande de Honduras”.

“Se nos ha ido Ángel Alfredo Villatoro Rivera, un hombre de radio, un hombre de Dios, un hombre de pueblo, un hombre de Honduras”, continuó Matamoros con la voz quebrada.

Su voz

Luego se escuchó en la emisora una voz que los oyentes no volverán a escuchar: “Muy buenos días, auditorio nacional de HRN, la Voz de Honduras. Diario matutino inicia a continuación cuando son en punto las cinco de la mañana”. Era la voz enérgica, grave y clara de Villatoro.

“Esta voz no se escuchará para siempre en esta casa de radio, en esta cabina, pero estamos seguros de que ustedes, que nos escuchan en cualquier parte del país, en distintos partes del mundo, la dejarán grabada, la mantendrán en sus corazones, para que esto cree nuevas generaciones en el país, para que el periodismo tome su bandera de lucha y, al igual que Alfredo, se le siga llamando pan al pan y vino al vino”, dijo.

“Los vecinos de la residencial Las Uvas, en la parte sureste de la capital hondureña, se sorprendieron anoche (el martes) al escuchar varios disparos y jamás se les cruzó por la mente que se trataba de terminar con una vida de un joven elemento de la comunicación hondureña con varios kilómetros recorridos como profesional de la comunicación. Las personas que se acercaron al cuerpo sin vida de nuestro compañero Alfredo Villatoro creyeron que se trataba de un policía, creyeron que se trataba de un elemento cobra porque (...) lo encontraron con vestimenta de policía”, recordó Matamoros. Un día como hoy, exactamente hace una semana, Villatoro fue privado de su libertad.

“Se lo llevaron con vida. Siete días después dejaron tirado su cuerpo en la orilla de la calle. Hay luto en la prensa nacional (...). Le cubrieron el rostro” con un pañuelo rojo, mencionó Matamoros. El martes por la mañana, el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, aseguró que el periodista estaba vivo.

“Cuando más creíamos los hondureños, cuando más creíamos sus compañeros, cuando más creíamos sus amigos que pronto lo tendríamos en esta silla vacía que hay en esta cabina nos dan la infausta noticia de que el cuerpo que encontraron en la residencial Las Uvas era de Ángel Alfredo Villatoro, que luego fue trasladado a la morgue judicial. Y cuando más deseábamos estar con él, cuando más queríamos verlo estar de nuevo dirigiendo los noticiarios de HRN nos informan que lo asesinaron”.

Uno a uno, los oyentes se fueron comunicando con la emisora para dar el pésame por el asesinato.

Voces quebradas, llorosas, llenas de impotencia, dolidas e indignadas se solidarizaron con la familia del comunicador y sus compañeros de trabajo.

Alfredo Villatoro fue un abanderado de la verdad


La voz que denunció a los corruptos, que se acercó a los más pobres y que luchó por las causas nobles partió a los brazos del Señor.

Se despidió del mundo en manos de extraños. Lo hicieron callar de la manera más cruel, asesinado. El hombre que de niño narraba fútbol en los campos bananeros de los municipios de La Lima, en Cortés, y su natal El Progreso, Yoro, fue separado de la vida por criminales.

El adiós que no merecía Ángel Alfredo Villatoro Rivera (47) fue dado por los que se encargan de generar la violencia en el país. La delincuencia se robó una vez más los sueños del muchacho que fue contratado como operador en radio Lima al inicio de su carrera como comunicador.

Aún no cumplía los 20 años cuando Marco Antonio Pinto (QDDG) le dio la oportunidad de incursionar en su programa deportivo en radio Éxitos, de Emisoras Unidas, en San Pedro Sula. Esa fue la primera vez que habló frente a un micrófono para luego apasionarse por el periodismo.

En 1986 llegó a Tegucigalpa para estudiar la carrera que más amó, Periodismo. Se preparó como periodista en la Unah y en esa fecha comenzó a colocar su nombre como uno de los mejores comunicadores sociales del país. Fue un abanderado de la verdad, no acostumbraba callar ante lo que consideraba nefasto para el país. Era aguerrido y valiente, cualidades que le llevaron a ser el coordinador de noticieros de HRN.

La voz de Honduras se quebró este miércoles y empezó su transmisión con la marcha fúnebre de Chopin, con cánticos intercalados con los que periodistas, locutores y operadores trataban de mitigar el dolor.


No hubo buenos días, como siempre. En la antesala del noticiero no hubo rancheras ni música pop, como en otras ocasiones; esta vez fueron melodías religiosas y, a las 5:00 am, el Himno Nacional.


“Han desmembrado el cuerpo de la noticia de la principal casa de radio de Honduras y de Centroamérica. Nos han quitado una vida, nos han acallado una voz, han silenciado a uno de los miembros de la prensa nacional, le han quitado la vida a un amigo, a un colega, a un hombre de lucha, a un trabajador, a un buen padre de familia, a un buen esposo”, dijo el periodista Rómulo Matamoros al principio de Diario matutino. La noche del martes, esta casa de radio en particular y el gremio periodístico en general fueron conmocionados con la noticia del hallazgo del cuerpo sin vida de Alfredo Villatoro después de siete días de secuestro e innumerables llamados por su vida e integridad física en diferentes medios de comunicación.

No hubo ronda de corresponsales ni editorial en “la N grande de Honduras”.

“Se nos ha ido Ángel Alfredo Villatoro Rivera, un hombre de radio, un hombre de Dios, un hombre de pueblo, un hombre de Honduras”, continuó Matamoros con la voz quebrada.

Su voz

Luego se escuchó en la emisora una voz que los oyentes no volverán a escuchar: “Muy buenos días, auditorio nacional de HRN, la Voz de Honduras. Diario matutino inicia a continuación cuando son en punto las cinco de la mañana”. Era la voz enérgica, grave y clara de Villatoro.

“Esta voz no se escuchará para siempre en esta casa de radio, en esta cabina, pero estamos seguros de que ustedes, que nos escuchan en cualquier parte del país, en distintos partes del mundo, la dejarán grabada, la mantendrán en sus corazones, para que esto cree nuevas generaciones en el país, para que el periodismo tome su bandera de lucha y, al igual que Alfredo, se le siga llamando pan al pan y vino al vino”, dijo.

“Los vecinos de la residencial Las Uvas, en la parte sureste de la capital hondureña, se sorprendieron anoche (el martes) al escuchar varios disparos y jamás se les cruzó por la mente que se trataba de terminar con una vida de un joven elemento de la comunicación hondureña con varios kilómetros recorridos como profesional de la comunicación. Las personas que se acercaron al cuerpo sin vida de nuestro compañero Alfredo Villatoro creyeron que se trataba de un policía, creyeron que se trataba de un elemento cobra porque (...) lo encontraron con vestimenta de policía”, recordó Matamoros. Un día como hoy, exactamente hace una semana, Villatoro fue privado de su libertad.

“Se lo llevaron con vida. Siete días después dejaron tirado su cuerpo en la orilla de la calle. Hay luto en la prensa nacional (...). Le cubrieron el rostro” con un pañuelo rojo, mencionó Matamoros. El martes por la mañana, el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, aseguró que el periodista estaba vivo.

“Cuando más creíamos los hondureños, cuando más creíamos sus compañeros, cuando más creíamos sus amigos que pronto lo tendríamos en esta silla vacía que hay en esta cabina nos dan la infausta noticia de que el cuerpo que encontraron en la residencial Las Uvas era de Ángel Alfredo Villatoro, que luego fue trasladado a la morgue judicial. Y cuando más deseábamos estar con él, cuando más queríamos verlo estar de nuevo dirigiendo los noticiarios de HRN nos informan que lo asesinaron”.

Uno a uno, los oyentes se fueron comunicando con la emisora para dar el pésame por el asesinato.

Voces quebradas, llorosas, llenas de impotencia, dolidas e indignadas se solidarizaron con la familia del comunicador y sus compañeros de trabajo.

Alfredo Villatoro fue un abanderado de la verdad


La voz que denunció a los corruptos, que se acercó a los más pobres y que luchó por las causas nobles partió a los brazos del Señor.

Se despidió del mundo en manos de extraños. Lo hicieron callar de la manera más cruel, asesinado. El hombre que de niño narraba fútbol en los campos bananeros de los municipios de La Lima, en Cortés, y su natal El Progreso, Yoro, fue separado de la vida por criminales.

El adiós que no merecía Ángel Alfredo Villatoro Rivera (47) fue dado por los que se encargan de generar la violencia en el país. La delincuencia se robó una vez más los sueños del muchacho que fue contratado como operador en radio Lima al inicio de su carrera como comunicador.

Aún no cumplía los 20 años cuando Marco Antonio Pinto (QDDG) le dio la oportunidad de incursionar en su programa deportivo en radio Éxitos, de Emisoras Unidas, en San Pedro Sula. Esa fue la primera vez que habló frente a un micrófono para luego apasionarse por el periodismo.

En 1986 llegó a Tegucigalpa para estudiar la carrera que más amó, Periodismo. Se preparó como periodista en la Unah y en esa fecha comenzó a colocar su nombre como uno de los mejores comunicadores sociales del país. Fue un abanderado de la verdad, no acostumbraba callar ante lo que consideraba nefasto para el país. Era aguerrido y valiente, cualidades que le llevaron a ser el coordinador de noticieros de HRN.

Diarios de Honduras,San Pedro Sula,Tegucigalpa,La Prensa de Honduras,Noticias de Honduras,laprensa.hn,Diario La Prensa,Velorio,Alfredo Villatoro,Honduras,HRN,