Más noticias

Cárceles de Honduras, los recintos en eterna emergencia

<p>El primer decreto que declaraba la "grave problemática" se emitió en 2010, este martes se extendió por 12 meses más</p>

VER MÁS FOTOS

Después de tres extensiones del la situación en los penales, el Gobierno amplió el decreto en septiembre de 2011 y lo publicó en La Gaceta en noviembre de ese año.

La tragedia no se hizo esperar y el 14 de febrero de 2012, En Puerto Cortés, el edificio que alberga a los privados de libertad tienen más de 60 años de antigüedad y con capacidad para albergar a 40 personas; sin embargo, hay 156 prisioneros y solo 20 guardias que les dan seguridad.

En cada celda viven más de 20 personas en un espacio construido para cinco.

Aquí, los prisioneros se encuentran en las misma categoría sin importar si ya están sentenciados o solo cumplen los dos años de prisión preventiva. Además hay siete mujeres purgando penas.

En El Progreso y Santa Bárbara la situación es similar, hacinamiento y una débil y precaria infraestructura que hace temer en otra tragedia en cualquier momento.
Los mayores problemas que enfrentan los progreseños son las deficiencias en el sistema eléctrico, hacinamiento y la escasez de agua.

En Santa Bárbara, un improvisado edificio es el que alberga a más de 190 reclusos, convirtiéndolo en una bomba de tiempo.

A pesar que el comité pro construcción de la granja penal santabarbarense logró comprar un terreno para construir el nuevo presidio, esto no ha sido posible. Sus autoridades reconocen que el penal no tiene las medidas de seguridad que garanticen la permanencia de los reclusos.

En San Pedro Sula, el centro penal es considerado "infernal" por quienes lo habitan o por uno u otro motivo deben entrar a él. La luz en el camino aquí la lleva el Comité Proconstrucción que después de una larga lucha y plantones logró un terreno para la construcción del nuevo penal; sin embargo, aún se encuentran buscando financiamiento para terminar la obra.
Las tragedias en Honduras

El peligro de las cárceles ha sido un tema permanente en Honduras. En
2003, 68 personas murieron en la granja penal de “El Porvenir”, en La Ceiba cuando se registró un enfrentamiento entre pandilleros, paisas y policías. En esta tragedia también murieron personas que se encontraban de visita en el penal a la hora del brutal enfrentamiento

En el 2004, otro evento conmocionó a toda la sociedad hondureña, 108 reclusos de la cárcel de San Pedro Sula murieron calcinados al incendiarse una de las celdas.

La tragedia se repitió en Comayagua en febrero de 2012, siendo esta la más mortífera, 306 personas perdieron la vida. Incluida la esposa de uno de los reclusos que estaba pasando el "Día de los Enamorados" con su pareja la noche del voraz incendio.

Después de cada tragedia se han emitido decretos de emergencia, pero a la fecha los penales del país continúan en la misma situación que cuando salió a la luz el primero.

Después de tres extensiones del la situación en los penales, el Gobierno amplió el decreto en septiembre de 2011 y lo publicó en La Gaceta en noviembre de ese año.

La tragedia no se hizo esperar y el 14 de febrero de 2012, En Puerto Cortés, el edificio que alberga a los privados de libertad tienen más de 60 años de antigüedad y con capacidad para albergar a 40 personas; sin embargo, hay 156 prisioneros y solo 20 guardias que les dan seguridad.

En cada celda viven más de 20 personas en un espacio construido para cinco.

Aquí, los prisioneros se encuentran en las misma categoría sin importar si ya están sentenciados o solo cumplen los dos años de prisión preventiva. Además hay siete mujeres purgando penas.

En El Progreso y Santa Bárbara la situación es similar, hacinamiento y una débil y precaria infraestructura que hace temer en otra tragedia en cualquier momento.
Los mayores problemas que enfrentan los progreseños son las deficiencias en el sistema eléctrico, hacinamiento y la escasez de agua.

En Santa Bárbara, un improvisado edificio es el que alberga a más de 190 reclusos, convirtiéndolo en una bomba de tiempo.

A pesar que el comité pro construcción de la granja penal santabarbarense logró comprar un terreno para construir el nuevo presidio, esto no ha sido posible. Sus autoridades reconocen que el penal no tiene las medidas de seguridad que garanticen la permanencia de los reclusos.

En San Pedro Sula, el centro penal es considerado "infernal" por quienes lo habitan o por uno u otro motivo deben entrar a él. La luz en el camino aquí la lleva el Comité Proconstrucción que después de una larga lucha y plantones logró un terreno para la construcción del nuevo penal; sin embargo, aún se encuentran buscando financiamiento para terminar la obra.
Las tragedias en Honduras

El peligro de las cárceles ha sido un tema permanente en Honduras. En
2003, 68 personas murieron en la granja penal de “El Porvenir”, en La Ceiba cuando se registró un enfrentamiento entre pandilleros, paisas y policías. En esta tragedia también murieron personas que se encontraban de visita en el penal a la hora del brutal enfrentamiento

En el 2004, otro evento conmocionó a toda la sociedad hondureña, 108 reclusos de la cárcel de San Pedro Sula murieron calcinados al incendiarse una de las celdas.

La tragedia se repitió en Comayagua en febrero de 2012, siendo esta la más mortífera, 306 personas perdieron la vida. Incluida la esposa de uno de los reclusos que estaba pasando el "Día de los Enamorados" con su pareja la noche del voraz incendio.

Después de cada tragedia se han emitido decretos de emergencia, pero a la fecha los penales del país continúan en la misma situación que cuando salió a la luz el primero.

Incendio en Penal COmayagua,incendio en carceles,cárceles de Honduras,tragedia en carceles de Honduras,decreto de emergencia penales,hacinamiento en carceles,Emergencia en penales,