Más noticias

“El Poder Judicial está desintegrado”: Reyes Avelar

<p>El analista Juan Ramón Martínez dice que “el camino que sigue el país está en dirección hacia la dictadura”</p>

VER MÁS FOTOS

En Honduras hay una descomposición, una fractura en la columna vertebral de la seguridad jurídica del país porque se ha subvertido el orden jurídico con la destitución de cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional, aseguró el diputado nacionalista Donaldo Reyes Avelar.

El congresista estima que el Poder Judicial está desintegrado; lo que pasa es que en este momento no es tan evidente porque los magistrados están de vacaciones, acotó.


“A nuestra manera de ver los acontecimientos del 12 de diciembre, la situación se ve muy oscura, indescifrable, no entendemos cómo puede haber una salida lógica, porque todavía no hemos visto las consecuencias de lo que ocurrió por el hecho que la Corte Suprema de Justicia está todavía de vacaciones; por lo tanto, cuando ya se regrese a las actividades normales se hará sentir si van o no van a estar los nuevos magistrados”, dijo.


“¿Cuántos magistrados hay en la Corte Suprema de Justicia, hay quince o hay 19 u once? Y en realidad es una pregunta que vale la pena hacerla y más preocupante es lo que planteaba un magistrado, que si él es convocado al pleno del Poder Judicial, donde van a estar los nuevos nombrados por el Congreso Nacional, él dice que los nuevos magistrados no van a asistir al pleno”, señaló.“Hay una descomposición, una fractura en la columna vertebral de la seguridad jurídica del país porque se ha subvertido el orden jurídico. La situación se perfila muy nebulosa”, sostuvo.

Hacia una dictadura
Juan Ramón Martínez, analista político, comentó que las Iglesias Católica y Evangélica son las de mayor respeto en el país; en consecuencia, las opiniones vertidas por las dos instituciones deben ser tomadas en consideración.

“Nosotros los ciudadanos debemos aceptar el consejo y la advertencia de las Iglesias, para pedirle al Gobierno que por favor cambie este curso de acción dictatorial que le está haciendo mucho daño al país y que le va a ser más daño en el futuro”, declaró. Comentó que no solamente están debilitando la institucionalidad, sino que además tienen el propósito de destruirla.
Al destruir la institucionalidad, profundizó, debilitan la posibilidad de que el país se recupere económicamente; y si la nación no se recupera financieramente, nadie querrá invertir donde predomine la inestabilidad.


“Si uno escucha a Juan Orlando Hernández, que habla y dice lo que va a hacer, el camino que sigue el país está en dirección que vamos hacia la dictadura”, analizó.
Siguió diciendo que “yo quiero insistir porque aquí solo vemos el peligro en términos políticos, pero esta dictadura política va a provocar la destrucción económica del país”, vaticinó.


Según el FMI, Honduras, argumentó, dentro de tres meses no tendrá capacidad de pagar sus deudas en el exterior.
“Y eso de vender bonos a la comunidad internacional es una idea descabellada, porque nadie querrá comprarle a un Gobierno tan inestable como el de Honduras, adonde el presidente del Congreso anuncia que va camino a una dictadura”.

“Nunca en la historia hondureña hubo un hombre tan abierto, tan explícito en su ambición como Juan Orlando Hernández, tal vez el que más se le aproxima es Manuel Zelaya Rosales, porque si revisamos la crisis de 2009 notamos que Hernández está haciendo lo mismo que Zelaya, está haciendo la misma propuesta e incluso lanzando las mismas amenazas”, afirmó.

“El poder corrompe”Jorge Aguilar, del Pinu (Partido Innovación y Unidad), consideró que lo que está ocurriendo en el país es una muestra que “el poder corrompe absolutamente”. Analizó los mensajes enviados por las Iglesias Católica y Evangélica y los calificó como “una advertencia para estar atento para evitar que el país caiga en una situación en la que el poder se concentre en una o dos personas, cuando en la Constitución está plasmado que el sistema que impera es el Estado de derecho, republicano y democrático”.

Subrayó que una vez más se pone en duda la fortaleza de las instituciones que funcionan en torno al Estado de derecho y eso es lo que se debe evitar. Hay que buscar la concordia y la unidad de los encargados, de las cabezas de los Poderes del Estado, ellos deben tener una mejor conducta para buscar acuerdos de país.
La situación que atraviesa el país implica la generación de un clima de mayor deterioro y empobrecimiento que va a disminuir las posibilidades de Honduras para garantizarle a su población el nivel de vida que se merece.

Diferenció que “una cosa es la continuidad de políticas, programas y proyectos gubernamentales que pueda impulsar un mandatario o cualquier otro político, y otra cosa muy diferente es continuismo”.

Magistrado Gutiérrez Navas defendió al país ante La Haya

Tegucigalpa. José Antonio Gutiérrez Navas,
el magistrado de la Corte Suprema de Justicia
destituido del cargo por el Congreso Nacional, defendió al país en La Haya; pero ahora por amenazas busca en otra nación proteger su vida.
Cuenta con un alto perfil profesional, abandonó con urgencia el país tras recibir amenazas contra su vida. Antes gestionó solicitudes de asilo que fueron aprobadas por varios países, informó Rosalinda Cruz, otra magistrada destituida.

Trascendió que se encuentra residiendo en España.De acuerdo con su hoja de vida, Gutiérrez Navas es abogado con doctorado en derecho internacional por la Universidad Complutense de Madrid, máster en derecho aeronáutico y posee un diplomado en altos estudios internacionales.

Fue abogado y consejero de la Delegación de Honduras ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya en el diferendo Honduras y El Salvador–Nicaragua, interviniente.Desempeñó el cargo de embajador de Honduras ante la Organización de las Naciones Unidas, embajador de carrera diplomática del Estado de Honduras.Jefe de misión especial en negociaciones con Nicaragua y Jamaica.

En Honduras hay una descomposición, una fractura en la columna vertebral de la seguridad jurídica del país porque se ha subvertido el orden jurídico con la destitución de cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional, aseguró el diputado nacionalista Donaldo Reyes Avelar.

El congresista estima que el Poder Judicial está desintegrado; lo que pasa es que en este momento no es tan evidente porque los magistrados están de vacaciones, acotó.


“A nuestra manera de ver los acontecimientos del 12 de diciembre, la situación se ve muy oscura, indescifrable, no entendemos cómo puede haber una salida lógica, porque todavía no hemos visto las consecuencias de lo que ocurrió por el hecho que la Corte Suprema de Justicia está todavía de vacaciones; por lo tanto, cuando ya se regrese a las actividades normales se hará sentir si van o no van a estar los nuevos magistrados”, dijo.


“¿Cuántos magistrados hay en la Corte Suprema de Justicia, hay quince o hay 19 u once? Y en realidad es una pregunta que vale la pena hacerla y más preocupante es lo que planteaba un magistrado, que si él es convocado al pleno del Poder Judicial, donde van a estar los nuevos nombrados por el Congreso Nacional, él dice que los nuevos magistrados no van a asistir al pleno”, señaló.“Hay una descomposición, una fractura en la columna vertebral de la seguridad jurídica del país porque se ha subvertido el orden jurídico. La situación se perfila muy nebulosa”, sostuvo.

Hacia una dictadura
Juan Ramón Martínez, analista político, comentó que las Iglesias Católica y Evangélica son las de mayor respeto en el país; en consecuencia, las opiniones vertidas por las dos instituciones deben ser tomadas en consideración.

“Nosotros los ciudadanos debemos aceptar el consejo y la advertencia de las Iglesias, para pedirle al Gobierno que por favor cambie este curso de acción dictatorial que le está haciendo mucho daño al país y que le va a ser más daño en el futuro”, declaró. Comentó que no solamente están debilitando la institucionalidad, sino que además tienen el propósito de destruirla.
Al destruir la institucionalidad, profundizó, debilitan la posibilidad de que el país se recupere económicamente; y si la nación no se recupera financieramente, nadie querrá invertir donde predomine la inestabilidad.


“Si uno escucha a Juan Orlando Hernández, que habla y dice lo que va a hacer, el camino que sigue el país está en dirección que vamos hacia la dictadura”, analizó.
Siguió diciendo que “yo quiero insistir porque aquí solo vemos el peligro en términos políticos, pero esta dictadura política va a provocar la destrucción económica del país”, vaticinó.


Según el FMI, Honduras, argumentó, dentro de tres meses no tendrá capacidad de pagar sus deudas en el exterior.
“Y eso de vender bonos a la comunidad internacional es una idea descabellada, porque nadie querrá comprarle a un Gobierno tan inestable como el de Honduras, adonde el presidente del Congreso anuncia que va camino a una dictadura”.

“Nunca en la historia hondureña hubo un hombre tan abierto, tan explícito en su ambición como Juan Orlando Hernández, tal vez el que más se le aproxima es Manuel Zelaya Rosales, porque si revisamos la crisis de 2009 notamos que Hernández está haciendo lo mismo que Zelaya, está haciendo la misma propuesta e incluso lanzando las mismas amenazas”, afirmó.

“El poder corrompe”Jorge Aguilar, del Pinu (Partido Innovación y Unidad), consideró que lo que está ocurriendo en el país es una muestra que “el poder corrompe absolutamente”. Analizó los mensajes enviados por las Iglesias Católica y Evangélica y los calificó como “una advertencia para estar atento para evitar que el país caiga en una situación en la que el poder se concentre en una o dos personas, cuando en la Constitución está plasmado que el sistema que impera es el Estado de derecho, republicano y democrático”.

Subrayó que una vez más se pone en duda la fortaleza de las instituciones que funcionan en torno al Estado de derecho y eso es lo que se debe evitar. Hay que buscar la concordia y la unidad de los encargados, de las cabezas de los Poderes del Estado, ellos deben tener una mejor conducta para buscar acuerdos de país.
La situación que atraviesa el país implica la generación de un clima de mayor deterioro y empobrecimiento que va a disminuir las posibilidades de Honduras para garantizarle a su población el nivel de vida que se merece.

Diferenció que “una cosa es la continuidad de políticas, programas y proyectos gubernamentales que pueda impulsar un mandatario o cualquier otro político, y otra cosa muy diferente es continuismo”.

Magistrado Gutiérrez Navas defendió al país ante La Haya

Tegucigalpa. José Antonio Gutiérrez Navas,
el magistrado de la Corte Suprema de Justicia
destituido del cargo por el Congreso Nacional, defendió al país en La Haya; pero ahora por amenazas busca en otra nación proteger su vida.
Cuenta con un alto perfil profesional, abandonó con urgencia el país tras recibir amenazas contra su vida. Antes gestionó solicitudes de asilo que fueron aprobadas por varios países, informó Rosalinda Cruz, otra magistrada destituida.

Trascendió que se encuentra residiendo en España.De acuerdo con su hoja de vida, Gutiérrez Navas es abogado con doctorado en derecho internacional por la Universidad Complutense de Madrid, máster en derecho aeronáutico y posee un diplomado en altos estudios internacionales.

Fue abogado y consejero de la Delegación de Honduras ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya en el diferendo Honduras y El Salvador–Nicaragua, interviniente.Desempeñó el cargo de embajador de Honduras ante la Organización de las Naciones Unidas, embajador de carrera diplomática del Estado de Honduras.Jefe de misión especial en negociaciones con Nicaragua y Jamaica.

Corte Suprema de Justicia,Honduras,Golpe a la Corte de Honduras,“El Poder Judicial estádesintegrado”: Reyes Avelar,