Más noticias

El TLC EUA-Honduras, una apertura desigual

El Tratado de Libre Comercio, TLC, entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana -DR-Cafta, en inglés- cumple este primero de abril cinco años.

El Tratado de Libre Comercio, TLC, entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana -DR-Cafta, en inglés- cumple este primero de abril cinco años de su entrada en vigencia en Honduras. El acuerdo, fuertemente criticado en su etapa de negociación, abrió un amplio debate acerca de los beneficios y desventajas para el país. Con el TLC se buscó crear una zona de libre comercio entre los países firmantes; el objetivo fundamental del Tratado es estimular la expansión y diversificación del comercio en la región, eliminando los obstáculos al comercio y facilitar la circulación transfronteriza de mercancías y servicios.El acuerdo también se ocupó de aspectos relativos a la producción higiénica y producción del medio ambiente, derechos de la propiedad intelectual e inversión, así como la legislación laboral.No obstante, a la fecha, de acuerdo a diversos analistas, para Honduras la entrada en vigencia de éste no ha favorecido específicamente las exportaciones, sino a la parte de inversiones, especialmente en el rubro maquilador.“Lo que hizo el TLC es reafirmar eso que ya estaba. En la parte comercial, el que se benefició en el primer momento fue Estados Unidos, porque ellos sí pagaban impuestos por ingresar al mercado centroamericano; en este caso pagaba aranceles de entre 12 y 15%, que era el promedio de Centroamérica. Los beneficios para Centroamérica han sido las inversiones, (pero) no creció en exportaciones”, aseguró Mario Perdomo, director técnico de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, CCIC.Perdomo añadió que “el nivel de comercio de Honduras hacia Estados Unidos no iba crecer abruptamente porque nosotros, previo a la firma del TLC, ya teníamos mecanismos para acceder al mercado de Estados Unidos, especialmente en maquila. Teníamos primero el sistema generalizado de preferencias, nuestros productos entraban libres, y en algunos casos con rebaja arancelaria. Posteriormente a eso vino lo que se llama la iniciativa de la Cuenca del Caribe, que unilateralmente el Gobierno americano daba acceso a los productos centromericanos, sobre todo industriales libres”.Otros empresarios, sin embargo, aseguran que sí han obtenido beneficios en sus exportaciones, tal es el caso del sector azucarero. “Creo que a nivel agroindustrial ha dado beneficios importantes aunque no como esperábamos, porque la economía de Estados Unidos ha estado afectada los últimos años, pero este año la recuperación será acelerada y creemos que tendremos mejores frutos con el Cafta”, aseguró Mateo Yibrín, empresario de la industria azucarera. Según las estimaciones del sector, “después del Cafta han incrementado más de 80% las exportaciones hacia Estados Unidos”, lo que ha impulsado la industria. Maquila Otro de los grandes ganadores es la industria maquiladora, no porque haya incrementado las exportaciones, sino por la protección y crecimiento en inversiones.“Éste ha sido más un tratado de inversión en la maquila que un tratado comercial, esto es positivo y somos ganadores, porque, por ejemplo, durante la recesión económica de Estados Unidos, de no haber sido por el Cafta, se hubiera afectado la industria. También tuvimos la apertura en la exportación de arneses para vehículos”, explicó Daniel Facussé, presidente de la Asociación Hondureña de Maquiladores, AHM.Como ejemplo, las cifras de esta industria revelan que en 2004, antes de la entrada en vigencia del TLC, la maquila exportó 2,673 millones de dólares; actualmente factura hacia el país del norte 2,414 millones de dólares, lo que refleja que la ganancia ha sido en inversión más que en exportaciones.Balanza inclinadaLas últimas cifras del Banco Central de Honduras, BCH, reflejan que EUA continúa siendo el principal socio comercial de Honduras, representando el 31.9% del total de las exportaciones del país. Los principales productos enviados al mercado estadounidense son el oro, banano, café y langosta.Para el analista económico Guillermo Altamirano, Honduras no ha ganado terreno en las exportaciones debido a una falta de aplicación correcta del TLC.“Durante el 2010, las exportaciones alcanzaron los 2,749.2 millones de dólares, un monto incremental de 445 millones de dólares, de los cuales el 36.5% están concentradas en el mercado norteamericano. En tanto, las importaciones registran 7,133.4 millones de dólares, un aumento de 1,603.8 millones respecto al año anterior, de los cuales el 93% se originó en los Estados Unidos”, explicó.El analista aseguró que uno de los problemas del Tratado es que no se conoce a plenitud, por lo que “si de desventajas se trata, no estamos preparados para sacarle el mayor provecho”. Lo bueno del acuerdo comercial, afirma Altamirano, “es que permitirá al país despertarse para las negociaciones de otros tratados, (aunque) lo malo es que ya negociamos con el mercado más importante del mundo”, finalizó.

El Tratado de Libre Comercio, TLC, entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana -DR-Cafta, en inglés- cumple este primero de abril cinco años de su entrada en vigencia en Honduras. El acuerdo, fuertemente criticado en su etapa de negociación, abrió un amplio debate acerca de los beneficios y desventajas para el país.

Con el TLC se buscó crear una zona de libre comercio entre los países firmantes; el objetivo fundamental del Tratado es estimular la expansión y diversificación del comercio en la región, eliminando los obstáculos al comercio y facilitar la circulación transfronteriza de mercancías y servicios.

El acuerdo también se ocupó de aspectos relativos a la producción higiénica y producción del medio ambiente, derechos de la propiedad intelectual e inversión, así como la legislación laboral.

No obstante, a la fecha, de acuerdo a diversos analistas, para Honduras la entrada en vigencia de éste no ha favorecido específicamente las exportaciones, sino a la parte de inversiones, especialmente en el rubro maquilador.

“Lo que hizo el TLC es reafirmar eso que ya estaba. En la parte comercial, el que se benefició en el primer momento fue Estados Unidos, porque ellos sí pagaban impuestos por ingresar al mercado centroamericano; en este caso pagaba aranceles de entre 12 y 15%, que era el promedio de Centroamérica. Los beneficios para Centroamérica han sido las inversiones, (pero) no creció en exportaciones”, aseguró Mario Perdomo, director técnico de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, CCIC.

Perdomo añadió que “el nivel de comercio de Honduras hacia Estados Unidos no iba crecer abruptamente porque nosotros, previo a la firma del TLC, ya teníamos mecanismos para acceder al mercado de Estados Unidos, especialmente en maquila. Teníamos primero el sistema generalizado de preferencias, nuestros productos entraban libres, y en algunos casos con rebaja arancelaria. Posteriormente a eso vino lo que se llama la iniciativa de la Cuenca del Caribe, que unilateralmente el Gobierno americano daba acceso a los productos centromericanos, sobre todo industriales libres”.

Otros empresarios, sin embargo, aseguran que sí han obtenido beneficios en sus exportaciones, tal es el caso del sector azucarero.
“Creo que a nivel agroindustrial ha dado beneficios importantes aunque no como esperábamos, porque la economía de Estados Unidos ha estado afectada los últimos años, pero este año la recuperación será acelerada y creemos que tendremos mejores frutos con el Cafta”, aseguró Mateo Yibrín, empresario de la industria azucarera.

Según las estimaciones del sector, “después del Cafta han incrementado más de 80% las exportaciones hacia Estados Unidos”, lo que ha impulsado la industria.

Maquila

Otro de los grandes ganadores es la industria maquiladora, no porque haya incrementado las exportaciones, sino por la protección y crecimiento en inversiones.

“Éste ha sido más un tratado de inversión en la maquila que un tratado comercial, esto es positivo y somos ganadores, porque, por ejemplo, durante la recesión económica de Estados Unidos, de no haber sido por el Cafta, se hubiera afectado la industria. También tuvimos la apertura en la exportación de arneses para vehículos”, explicó Daniel Facussé, presidente de la Asociación Hondureña de Maquiladores, AHM.

Como ejemplo, las cifras de esta industria revelan que en 2004, antes de la entrada en vigencia del TLC, la maquila exportó 2,673 millones de dólares; actualmente factura hacia el país del norte 2,414 millones de dólares, lo que refleja que la ganancia ha sido en inversión más que en exportaciones.

Balanza inclinada

Las últimas cifras del Banco Central de Honduras, BCH, reflejan que EUA continúa siendo el principal socio comercial de Honduras, representando el 31.9% del total de las exportaciones del país. Los principales productos enviados al mercado estadounidense son el oro, banano, café y langosta.

Para el analista económico Guillermo Altamirano, Honduras no ha ganado terreno en las exportaciones debido a una falta de aplicación correcta del TLC.

“Durante el 2010, las exportaciones alcanzaron los 2,749.2 millones de dólares, un monto incremental de 445 millones de dólares, de los cuales el 36.5% están concentradas en el mercado norteamericano. En tanto, las importaciones registran 7,133.4 millones de dólares, un aumento de 1,603.8 millones respecto al año anterior, de los cuales el 93% se originó en los Estados Unidos”, explicó.

El analista aseguró que uno de los problemas del Tratado es que no se conoce a plenitud, por lo que “si de desventajas se trata, no estamos preparados para sacarle el mayor provecho”. Lo bueno del acuerdo comercial, afirma Altamirano, “es que permitirá al país despertarse para las negociaciones de otros tratados, (aunque) lo malo es que ya negociamos con el mercado más importante del mundo”, finalizó.

Tratado de Libre Comercio,TLC,Honduras,