Más noticias

Convierte pasatiempo en negocio familiar

<p>Concepción Melara trabaja con la técnica de repujado.</p>

/
Desde niña le gustaban las manualidades. Pero decidió hacer del pasatiempo de toda una vida su negocio.Concepción Melara de Lemus (60) aprendió a pintar en cerámica y madera. También puede confeccionar cojines, manteles, cortinas y elaborar artesanía con la técnica conocida como repujado.Pasó su niñez y juventud haciendo manualidades, pero no por ello abandonó sus estudios de licenciatura en administración de empresas.Cuando contrajo matrimonio con Manuel Enrique Lemus se dedicó a decorar su casa con todo lo que había aprendido.“Las amigas de mi hija empezaron a preguntar cuánto cobraba por enseñarles, entonces mi hija me dio la idea que me dedicara a eso. Me daba pena cobrar”, expresó.En el 2003 empezó a dar clases y ahora se dedica completamente a hacer este trabajo. “Trabajé 12 años en mi profesión, pero esto era lo que quería hacer”, manifestó Melara, quien trabaja junto a su esposo.Su fuerteAunque Concepción puede hacer diferentes tipos de manualidades, su fuerte es con la técnica de repujado, la que aplica en todo lo que la lleva su imaginación. Hace cuadros, joyeros, azafates, artículos para la cocina y otros.Actualmente tiene su taller en la casa donde reside y distribuye su producto en diferentes tiendas del país, centros educativos y de forma individual. Con décadas de experiencia, creatividad y entrega, ha logrado sostener su negocio al que denomina “Huellas”. Para encargar su producto puede llamarla al 9985-2080.

Desde niña le gustaban las manualidades. Pero decidió hacer del pasatiempo de toda una vida su negocio.

Concepción Melara de Lemus (60) aprendió a pintar en cerámica y madera. También puede confeccionar cojines, manteles, cortinas y elaborar artesanía con la técnica conocida como repujado.

Pasó su niñez y juventud haciendo manualidades, pero no por ello abandonó sus estudios de licenciatura en administración de empresas.

Cuando contrajo matrimonio con Manuel Enrique Lemus se dedicó a decorar su casa con todo lo que había aprendido.

“Las amigas de mi hija empezaron a preguntar cuánto cobraba por enseñarles, entonces mi hija me dio la idea que me dedicara a eso. Me daba pena cobrar”, expresó.

En el 2003 empezó a dar clases y ahora se dedica completamente a hacer este trabajo. “Trabajé 12 años en mi profesión, pero esto era lo que quería hacer”, manifestó Melara, quien trabaja junto a su esposo.

Su fuerte

Aunque Concepción puede hacer diferentes tipos de manualidades, su fuerte es con la técnica de repujado, la que aplica en todo lo que la lleva su imaginación.
Hace cuadros, joyeros, azafates, artículos para la cocina y otros.

Actualmente tiene su taller en la casa donde reside y distribuye su producto en diferentes tiendas del país, centros educativos y de forma individual. Con décadas de experiencia, creatividad y entrega, ha logrado sostener su negocio al que denomina “Huellas”. Para encargar su producto puede llamarla al 9985-2080.

San Pedro Sula,Tegucigalpa,Honduras,laprensa.hn,La Prensa de Honduras,Noticias de Honduras,Diario La Prensa,Noticias de hoy en Honduras,Concepción Melara de Lemus,Pasatiempo en negocio familiar,