ECONOMÍA PYMES
7 de Julio de 2012

Con trabajo, perseverancia y sudor empujan sus negocios

11:05AM   - Redacción:  redaccion@laprensa.hn

Muchos pequeños comerciantes están acudiendo a las ferias que se realizan en todo el país para aprovecharlas.

Muchos pequeños comerciantes están acudiendo a las ferias que se realizan en todo el país para aprovecharlas como una ventana de promoción a sus productos.

Robin Castro: “La familia ha sido la base de mi negocio”

El negocio familiar que desde niño conoce permitió a Robin Castro, micro-empresario de 31 años, ampliar las fronteras y colocar sus productos artesanales en ferias centroamericanas como Consuma, en El Salvador, a realizarse a finales de este mes.

“No hubo factor suerte, la base ha sido trabajar en familia”, menciona. Como todo comerciante, sobrellevó días oscuros y claros para hacer crecer el negocio al que llamó Rincón Artesanal Honduras Crafts. Además de artesanías, este pequeño comerciante distribuye dulces, camisetas y todo lo relacionado con la cultura centroamericana y principalmente hondureña.

“Mis padres me inculcaron el amor al trabajo, cuando era niño vi que con mucho esfuerzo se movilizaban hacia Santa Bárbara y Ojojona solo para traer las artesanías, eso mismo hago yo ahora”, recuerda el robusto joven.

La cúspide de su negocio está a punto de llegar, una vez que promueva su mercancía en la feria Consuma, que se desarrollará a finales de julio y principios de agosto en San Salvador.
“Fue una sorpresa para nosotros, alguien me habló de la feria y decidimos enviar una solicitud, con la sorpresa de que fuimos aceptados”, explica.

Las expectativas de este microempresario van más allá, toda vez que también está a la vista una oportunidad de trabajar en un importante centro comercial de aquel país. “Al inicio no creíamos que llegaríamos tan lejos, pero los frutos vienen, hemos andado por muchos años de feria en feria en todo el país y ahora ampliamos nuestro horizonte”, dice.

Actualmente este empresario tiene sucursales en centros comerciales de El Progreso, La Ceiba y otro en Roatán, todos a cargo de un miembro de la familia Castro.

Alis Velásquez: “Queremos conquistar los supermercados con jugo de caña”

La innovación ha sido la clave del crecimiento para Alis Velásquez, una microempresaria que ha incursionado en la venta de jugo de caña y cuyo producto próximamente estará disponible en diversos supermercados del país.

“Es un manjar tomarse un jugo de caña. En el medio no hay un establecimiento con las condiciones higiénicas para hacerlo, de allí que decidiéramos iniciar en este negocio”, explica.

Velásquez es una profesora retirada que junto con su esposo tuvo que ingeniárselas para reunir los fondos para poner su negocio de jugos, al que bautizaron como La Molienda. Además de jugo de caña, este negocio ofrece bebidas naturales de tamarindo, horchata y sandía, entre otros.

Durante la reciente Feria Juniana fueron una novedad para los visitantes de Expocentro, quienes agotaron las existencias en un abrir y cerrar de ojos. “La idea viene gestándose desde hace cinco años; comenzamos buscando proveedores de caña pero no encontramos, lo que hicimos fue sembrar una parcela de tierra que se tardó un año en producir y ahora iniciamos las ventas con buenos resultados”, detalla la mujer.

Para comprar las máquinas que procesan el jugo, los emprendedores tuvieron que privarse de muchos gastos, pero esa inversión ahora les hace soñar con trascender y llegar a los supermercados.

“Nos hemos trazado como meta conquistar los supermercados y malls, sabemos que podemos lograrlo porque uno no debe rendirse, siempre debemos tocar puertas; queremos instalar nuestros quioscos allí” menciona.

Al igual que otros microempresarios, el esfuerzo en conjunto con la familia ha sido fundamental para esta emprendedora.

Jacky Leiva: “La meta es exportar hacia Estados Unidos”

Jacky Leiva es una mujer emprendedora vinculada al rubro lechero desde hace 22 años. Su conocimiento ha sido vital para abrirse paso en el mercado centroamericano, pero ahora el objetivo es llegar a Estados Unidos.

“Con mi esposo nos tardamos 22 años en llegar hasta aquí, pero ahora somos una mediana empresa, estamos registrados por Senasa (Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria) y ahora podemos exportar a El Salvador, pero mi gran meta es llegar a Estados Unidos en dos años”, afirma. Leiva, originaria de La Masica, departamento de Atlántida, inicialmente solo producía leche, pues no nació con el don de fabricar quesos, mantequillas o cuajadas de calidad, pero este surgió cuando una fábrica le rechazó 12 mil litros de leche, “no queríamos perder, nos abocamos a una institución y fueron extranjeros quienes nos enseñaron a hacer los quesos”, recuerda.

El tiempo ha pasado y después de largas jornadas de sudor y kilómetros recorridos a pie y en vehículo para promocionar sus productos, logró establecerse en lugares como La Ceiba, Santa Bárbara, Islas de la Bahía y La Mosquitia con su marca Lácteos Jacky.

“Salimos a vender a todo el país, también vamos a las a ferias de La Ceiba y San Pedro Sula. Además, ahora damos nuevas fuentes de trabajo, ya que le compramos materia prima a los recolectores la leche de La Masica para procesarla en nuestra planta, que con mucho esfuerzo compramos”, detalla.

Solo en la comunidad de San Juan Pueblo hay un promedio de 50 emprendedores que se disputan el mercado de la venta de derivados de la leche, algo que incentiva a Jacky para trascender de las fronteras centroamericanas y llegar hasta Estados Unidos.

Normas de uso: Esta es la opinión de los internautas, no de LAPRENSA.HN. No está permitido publicar comentarios ni enlaces difamatorios, injuriantes, insultos, los de contenido obsceno o pornográfico o los contrarios a las leyes de Honduras. No aceptamos comentarios fuera de tema y los que no aportan al debate, porque este espacio es para enriquecer los contenidos con las opiniones de los usuarios, coincidan o no con el criterio del editor. Los comentarios que son aceptados tratamos de publicarlos en el menor tiempo posible, pero no siempre lo conseguimos.