Más noticias

Novak Djokovic y David Ferrer a semifinales

<p>Decimoquinta ocasión en la que Ferrer y Djokovic se enfrenten. </p>

/
Novak Djokovic, disipó los fantasmas que amenazaron su permanencia en el Abierto de Australia y se impuso a Tomas Berdych (6-1, 4-6, 6-1 y 6-4), quinto cabeza de serie, incapaz de prolongar el pulso ante el número uno del mundo y alcanzar las semifinales.Es el serbio la bestia negra de muchos jugadores del circuito. También de Berdych, que sumó su duodécima derrota con él.Solo fue capaz de ganarle en hierba, en Wimbledon. En la única ocasión en la que alcanzó una final del Grand Slam, que perdió ante Rafael Nadal.Tomas Berdych alentó sus posibilidades en el segundo set. Djokovic se tomó un respiro y el checo encontró un aliado en su servicio. Rompió el del serbio y fue capaz de igualar el partido.Fue un espejismo para el centroeuropeo, sometido después a la reacción contundente del número uno del mundo, que busca hacer historia con la conquista de la tercera corona consecutiva en Melburne.Novak Djokovic enderezó el encuentro con determinación en cuanto asimiló la amenaza de su rival, que igualó el partido con la consecución del segundo set. Después, el balcánico no dio opción al checo.Ferrer se aferra a la épicaDavid Ferrer se aferró a la épica, al espíritu de supervivencia que delata su carácter sobre la pista y salió airoso del trance al que le sometió su compatriota Nicolás Almagro (4-6, 4-6, 7-5, 7-6(4) y 6-2), para regresar a las semifinales del Abierto de Australia y medirse al serbio Novak Djokovic.Tuvo el partido en la mano Almagro. Con dos sets de ventaja sirvió en tres ocasiones para cerrar el encuentro, ganar y superar, por primera vez en su carrera en trece duelos, a David Ferrer. No dispuso de ‘match point’ alguno el murciano. Pero tuvo el saque con 5-4 en el tercer set y 6-5 en el cuarto.Nicolás Almagro ya tiene otra pesadilla que añadir a la de Praga, en la final de la Copa Davis, cuando fue superado por el checo Radek Stepanek con el título en juego.

Novak Djokovic, disipó los fantasmas que amenazaron su permanencia en el Abierto de Australia y se impuso a Tomas Berdych (6-1, 4-6, 6-1 y 6-4), quinto cabeza de serie, incapaz de prolongar el pulso ante el número uno del mundo y alcanzar las semifinales.

Es el serbio la bestia negra de muchos jugadores del circuito. También de Berdych, que sumó su duodécima derrota con él.

Solo fue capaz de ganarle en hierba, en Wimbledon. En la única ocasión en la que alcanzó una final del Grand Slam, que perdió ante Rafael Nadal.

Tomas Berdych alentó sus posibilidades en el segundo set. Djokovic se tomó un respiro y el checo encontró un aliado en su servicio. Rompió el del serbio y fue capaz de igualar el partido.

Fue un espejismo para el centroeuropeo, sometido después a la reacción contundente del número uno del mundo, que busca hacer historia con la conquista de la tercera corona consecutiva en Melburne.

Novak Djokovic enderezó el encuentro con determinación en cuanto asimiló la amenaza de su rival, que igualó el partido con la consecución del segundo set. Después, el balcánico no dio opción al checo.

Ferrer se aferra a la épica

David Ferrer se aferró a la épica, al espíritu de supervivencia que delata su carácter sobre la pista y salió airoso del trance al que le sometió su compatriota Nicolás Almagro (4-6, 4-6, 7-5, 7-6(4) y 6-2), para regresar a las semifinales del Abierto de Australia y medirse al serbio Novak Djokovic.

Tuvo el partido en la mano Almagro. Con dos sets de ventaja sirvió en tres ocasiones para cerrar el encuentro, ganar y superar, por primera vez en su carrera en trece duelos, a David Ferrer. No dispuso de ‘match point’ alguno el murciano. Pero tuvo el saque con 5-4 en el tercer set y 6-5 en el cuarto.

Nicolás Almagro ya tiene otra pesadilla que añadir a la de Praga, en la final de la Copa Davis, cuando fue superado por el checo Radek Stepanek con el título en juego.

San Pedro Sula,Tegucigalpa,Honduras,laprensa.hn,La Prensa de Honduras,Noticias de Honduras,Diario La Prensa,Noticias de hoy en Honduras,Djokovic,Novak Djokovic,