Más noticias

La inseguridad tiene vacías las gradas de los estadios en Honduras

<p>La Liga Nacional está pasando por uno de sus peores momentos económicos ante la falta de asistencia de aficionados a los estadios.</p>

/
Mientras en el estadio Alejandro Morera Soto, el delantero hondureño Jerry Palacios anotaba un gol gritado por casi 30,000 aficionados, en Tegucigalpa, Motagua y Marathón daban un recital para solo 2,114 aficionados.Esa es la triste historia que se repite cada fin de semana en Honduras. El fútbol hondureño se está cayendo a pedazos, con pobres taquillas en grandes encuentros que hacen que los equipos no puedan soportar la carga financiera que requiere un equipo profesional.Selim Canahuati, presidente de la Liga Nacional, es uno de los más preocupados con la situación que está consumiendo los activos de los equipos.“Esto de ver los estadios vacíos se está convirtiendo en una costumbre. Los equipos y la Liga Nacional han hecho lo propio para recuperar a los aficionados que siempre mantienen el interés y están pendientes de la Liga, pero no lo traducen con su presencia en el estadio. Se entusiasman con los resultados de la Selección, pero no lo trasladan a los estadios”, expresó el directivo.Pese al buen nivel que han tenido los equipos con partidos de mucha calidad que se han jugado en el campeonato, los aficionados todavía se quejan de la falta de espectáculo.  La inseguridad por la que atraviesa el país y los actos de violencia a los que son sometidos algunos aficionados en el estadio, es la principal causa de la raquítica asistencia a los estadios del país.“Sabemos que existe un problema con la inseguridad en los estadios. En cuanto a ese tema estamos dialogando con la Policía Nacional, con funcionarios del Gobierno tanto del Poder Ejecutivo como del Congreso Nacional para determinar de manera coordinada algunas medidas que le permitan esa confianza a los aficionados de regresar paulatinamente a los estadios”, señaló el directivo.Incluso, la Liga Nacional, realiza las gestiones con el Gobierno para que se pueda utilizar un porcentaje de la Tasa de Seguridad para poder darle apoyo a los equipos en cuanto a la logística, ya que según Canahuati el fútbol forma parte de la cultura del país.Osman Madrid, director deportivo de Olimpia, ha manifestado en muchas ocasiones su preocupación por la situación que pasa el fútbol hondureño.“Es preocupante que el fútbol cada vez tiene más problemas. Digo que es preocupante porque no existen ingresos y si no es así es difícil poder contratar y traer buenos jugadores”.Madrid ha sido uno de los directivos que más han enfatizado que ante esta problemática en el balompié catracho podría desencadenarse un infausto final.“Si hay gente que no ponga el dinero, podría no haber fútbol en Honduras en un futuro, esa es una realidad. En Costa Rica están haciendo algo mejor que en el fútbol hondureño. Hay gente que es responsable de manejar la Liga y la Federación de un país, uno no puede decir cosas que no competen, pues es responsabilidad de las personas que manejan el fútbol”.Las recaudaciones pobres que tienen los equipos no les permiten cumplir con sus compromisos de pago y uno de los claros ejemplos que se viven en la actualidad son los clubes de La Ceiba.Victoria le debe más de tres meses de salario a sus jugadores y el Vida está a punto de hipotecar su sede para pagar deudas atrasadas con algunos futbolistas.“Una de las soluciones que podremos alcanzar es hipotecar una parte del terreno que es un activo fijo de la institución, hay anuencia de una entidad bancaria para acceder a ello, no es que vamos a vender toda la sede, es una parte, es de momento, la única solución que tenemos”, manifestó Carla Dip, presidenta del Vida. El fútbol hondureño está en decadencia, pero está en manos de los mismos hondureños volver a levantarlo.En Costa Rica el clásico dejó millonesEl clásico nacional entre Liga Deportiva Alajuelense y el Deportivo Saprissa dejó un total de 70 millones de colones (2.8 millones de lempiras) de recaudación el domingo en partido donde el hondureño Jerry Palacios anotó un gol. Así lo confirmó el presidente rojinegro, Raúl Pinto.En Costa Rica, el promedio de aficionados que asisten al estadio es de 3,500 por encuentro. Clubes como Saprissa y Alajuela llevan hasta 11,000 hinchas en un juego. Después del clásico, el juego entre Saprissa y San Carlos fue el de mayor afición, con 15,011 aficionados. En un juego entre el Alajuelense y Belén asistieron 11,204 aficionados.

Mientras en el estadio Alejandro Morera Soto, el delantero hondureño Jerry Palacios anotaba un gol gritado por casi 30,000 aficionados, en Tegucigalpa, Motagua y Marathón daban un recital para solo 2,114 aficionados.

Esa es la triste historia que se repite cada fin de semana en Honduras. El fútbol hondureño se está cayendo a pedazos, con pobres taquillas en grandes encuentros que hacen que los equipos no puedan soportar la carga financiera que requiere un equipo profesional.

Selim Canahuati, presidente de la Liga Nacional, es uno de los más preocupados con la situación que está consumiendo los activos de los equipos.

“Esto de ver los estadios vacíos se está convirtiendo en una costumbre. Los equipos y la Liga Nacional han hecho lo propio para recuperar a los aficionados que siempre mantienen el interés y están pendientes de la Liga, pero no lo traducen con su presencia en el estadio. Se entusiasman con los resultados de la Selección, pero no lo trasladan a los estadios”, expresó el directivo.

Pese al buen nivel que han tenido los equipos con partidos de mucha calidad que se han jugado en el campeonato, los aficionados todavía se quejan de la falta de espectáculo.
La inseguridad por la que atraviesa el país y los actos de violencia a los que son sometidos algunos aficionados en el estadio, es la principal causa de la raquítica asistencia a los estadios del país.

“Sabemos que existe un problema con la inseguridad en los estadios. En cuanto a ese tema estamos dialogando con la Policía Nacional, con funcionarios del Gobierno tanto del Poder Ejecutivo como del Congreso Nacional para determinar de manera coordinada algunas medidas que le permitan esa confianza a los aficionados de regresar paulatinamente a los estadios”, señaló el directivo.

Incluso, la Liga Nacional, realiza las gestiones con el Gobierno para que se pueda utilizar un porcentaje de la Tasa de Seguridad para poder darle apoyo a los equipos en cuanto a la logística, ya que según Canahuati el fútbol forma parte de la cultura del país.

Osman Madrid, director deportivo de Olimpia, ha manifestado en muchas ocasiones su preocupación por la situación que pasa el fútbol hondureño.

“Es preocupante que el fútbol cada vez tiene más problemas. Digo que es preocupante porque no existen ingresos y si no es así es difícil poder contratar y traer buenos jugadores”.

Madrid ha sido uno de los directivos que más han enfatizado que ante esta problemática en el balompié catracho podría desencadenarse un infausto final.

“Si hay gente que no ponga el dinero, podría no haber fútbol en Honduras en un futuro, esa es una realidad. En Costa Rica están haciendo algo mejor que en el fútbol hondureño. Hay gente que es responsable de manejar la Liga y la Federación de un país, uno no puede decir cosas que no competen, pues es responsabilidad de las personas que manejan el fútbol”.

Las recaudaciones pobres que tienen los equipos no les permiten cumplir con sus compromisos de pago y uno de los claros ejemplos que se viven en la actualidad son los clubes de La Ceiba.

Victoria le debe más de tres meses de salario a sus jugadores y el Vida está a punto de hipotecar su sede para pagar deudas atrasadas con algunos futbolistas.

“Una de las soluciones que podremos alcanzar es hipotecar una parte del terreno que es un activo fijo de la institución, hay anuencia de una entidad bancaria para acceder a ello, no es que vamos a vender toda la sede, es una parte, es de momento, la única solución que tenemos”, manifestó Carla Dip, presidenta del Vida. El fútbol hondureño está en decadencia, pero está en manos de los mismos hondureños volver a levantarlo.

En Costa Rica el clásico dejó millones

El clásico nacional entre Liga Deportiva Alajuelense y el Deportivo Saprissa dejó un total de 70 millones de colones (2.8 millones de lempiras) de recaudación el domingo en partido donde el hondureño Jerry Palacios anotó un gol. Así lo confirmó el presidente rojinegro, Raúl Pinto.

En Costa Rica, el promedio de aficionados que asisten al estadio es de 3,500 por encuentro. Clubes como Saprissa y Alajuela llevan hasta 11,000 hinchas en un juego. Después del clásico, el juego entre Saprissa y San Carlos fue el de mayor afición, con 15,011 aficionados. En un juego entre el Alajuelense y Belén asistieron 11,204 aficionados.

San Pedro Sula,Tegucigalpa,Honduras,laprensa.hn,La Prensa de Honduras,Noticias de Honduras,Diario La Prensa,Noticias de hoy en Honduras,Liga Nacional de Honduras,delantero hondureño Jerry Palacios,estadio Alejandro Morera Soto,Crisis en el fútbol hondureño,