Más noticias

España se rindió ante sus héroes

<p>La campeona de Europa comenzó la celebración de su segundo título consecutivo de Europa.</p>

/
Los jugadores de la 'Roja' regresaron el lunes a España, donde todo el país se preparaba para homenajear como héroes a su selección tras la histórica victoria de la víspera ante Italia en la final de la Eurocopa de fútbol-2012 (4-0) en Kiev.En un avión ornado con el escudo español y sobre el que se leía "Orgullosos de nuestra selección", los futbolistas españoles aterrizaron por la tarde en el aeropuerto de Madrid, donde eran esperados desde hacía horas por unas 20 cámaras de televisión y medio centenar de periodistas.Iker Casillas, portero y capitán del equipo, salió el primero acompañado por el seleccionador Vicente del Bosque y presentó la Copa decorada con cintas con los colores españoles, antes de bajar del avión seguidos por el resto del equipo."Estamos contentos y felices por el éxito logrado. Era difícil y lo hemos conseguido", declaró el capitán a la televisión pública."Ha salido muy bien, estamos muy contentos como equipo, cómo lo hemos hecho", aseguró por su parte el 'falso nueve' del conjunto, Cesc Fábregas. "Ahora a seguir trabajando", agregó, aunque primero tocaba festejar.A pocos metros, un pequeño grupo de hinchas agitaba banderas españolas rojo y gualda."Esta España es muy buena y por eso ha hecho historia", afirmaba Antonio, de 23 años, recordando que la española es la primera selección de la historia que encadena una Copa de Europa (2008), una Copa del Mundo (2010) y otra Copa de Europa (2012) consecutivas."No sólo han hecho historia con la triple corona, además le han metido cuatro goles a Italia, que eso no lo hace nadie", señalaba a su lado Juan, de 28 años."Esta victoria sube un poco la moral, por lo menos durante un par de días o tres no pensaremos en la crisis", agrega.Tras un breve descanso en un hotel, los jugadores, vestidos con pantalón deportivo azul y una camiseta roja conmemorativa, en la que podía leerse la inscripción "Campeones de Europa", fueron recibidos en el Palacio de la Zarzuela.Allí, uno por uno los miembros de la selección estrecharon la mano del rey Juan Carlos I, de su hijo el príncipe Felipe, de la esposa de éste, la princesa Letizia y de la hija mayor del monarca, la infanta Elena, bajo la mirada atenta de las dos hijas de los herederos al trono, las infantas Leonor y Sofía, vestidas con la camiseta de la selección española."¡Enhorabuena!", les dijo el rey. "Los españoles no sólo están orgullosos porque habéis ganado sino porque si sois buenos cada uno de vosotros como jugadores como equipo sois formidables", agregó el monarca. "Esperemos que sigamos con esta racha", deseó.Los jugadores se disponían a compartir después su alegría con los aficionados, paseando el trofeo por las calles de Madrid a bordo de un autocar descubierto, en un acontecimiento al que se esperaba la asistencia de decenas de miles de personas.Mientras tanto, los hinchas comenzaban a congregarse en la gran plaza frente al ayuntamiento de Madrid donde la estatua de la diosa Cibeles había amanecido con la bandera española sobre los hombros.A la alegría de los hinchas, muchos de los cuales había seguido el partido el domingo frente a las pantallas gigantes con la cara pintada de rojo y amarillo, ataviados con pelucas y sombreros y la camiseta de su selección al grito de "¡Campeones! ¡Campeones!", el lunes se sumaban los elogios de la prensa.Los medios españoles subrayaban el paréntesis que supone esta victoria tan esperada en un país sumido en plena crisis económica."España conquista la triple corona. La victoria en la Eurocopa convierte al equipo español en leyenda", proclamaba el diario El País en su portada. "Invencible España", titulaba ABC en grandes letras sobre una fotografía de los jugadores de la Roja levantando el trofeo europeo.

Los jugadores de la 'Roja' regresaron el lunes a España, donde todo el país se preparaba para homenajear como héroes a su selección tras la histórica victoria de la víspera ante Italia en la final de la Eurocopa de fútbol-2012 (4-0) en Kiev.

En un avión ornado con el escudo español y sobre el que se leía "Orgullosos de nuestra selección", los futbolistas españoles aterrizaron por la tarde en el aeropuerto de Madrid, donde eran esperados desde hacía horas por unas 20 cámaras de televisión y medio centenar de periodistas.

Iker Casillas, portero y capitán del equipo, salió el primero acompañado por el seleccionador Vicente del Bosque y presentó la Copa decorada con cintas con los colores españoles, antes de bajar del avión seguidos por el resto del equipo.

"Estamos contentos y felices por el éxito logrado. Era difícil y lo hemos conseguido", declaró el capitán a la televisión pública.

"Ha salido muy bien, estamos muy contentos como equipo, cómo lo hemos hecho", aseguró por su parte el 'falso nueve' del conjunto, Cesc Fábregas. "Ahora a seguir trabajando", agregó, aunque primero tocaba festejar.

A pocos metros, un pequeño grupo de hinchas agitaba banderas españolas rojo y gualda.

"Esta España es muy buena y por eso ha hecho historia", afirmaba Antonio, de 23 años, recordando que la española es la primera selección de la historia que encadena una Copa de Europa (2008), una Copa del Mundo (2010) y otra Copa de Europa (2012) consecutivas.

"No sólo han hecho historia con la triple corona, además le han metido cuatro goles a Italia, que eso no lo hace nadie", señalaba a su lado Juan, de 28 años.

"Esta victoria sube un poco la moral, por lo menos durante un par de días o tres no pensaremos en la crisis", agrega.

Tras un breve descanso en un hotel, los jugadores, vestidos con pantalón deportivo azul y una camiseta roja conmemorativa, en la que podía leerse la inscripción "Campeones de Europa", fueron recibidos en el Palacio de la Zarzuela.

Allí, uno por uno los miembros de la selección estrecharon la mano del rey Juan Carlos I, de su hijo el príncipe Felipe, de la esposa de éste, la princesa Letizia y de la hija mayor del monarca, la infanta Elena, bajo la mirada atenta de las dos hijas de los herederos al trono, las infantas Leonor y Sofía, vestidas con la camiseta de la selección española.

"¡Enhorabuena!", les dijo el rey. "Los españoles no sólo están orgullosos porque habéis ganado sino porque si sois buenos cada uno de vosotros como jugadores como equipo sois formidables", agregó el monarca. "Esperemos que sigamos con esta racha", deseó.

Los jugadores se disponían a compartir después su alegría con los aficionados, paseando el trofeo por las calles de Madrid a bordo de un autocar descubierto, en un acontecimiento al que se esperaba la asistencia de decenas de miles de personas.

Mientras tanto, los hinchas comenzaban a congregarse en la gran plaza frente al ayuntamiento de Madrid donde la estatua de la diosa Cibeles había amanecido con la bandera española sobre los hombros.

A la alegría de los hinchas, muchos de los cuales había seguido el partido el domingo frente a las pantallas gigantes con la cara pintada de rojo y amarillo, ataviados con pelucas y sombreros y la camiseta de su selección al grito de "¡Campeones! ¡Campeones!", el lunes se sumaban los elogios de la prensa.

Los medios españoles subrayaban el paréntesis que supone esta victoria tan esperada en un país sumido en plena crisis económica.

"España conquista la triple corona. La victoria en la Eurocopa convierte al equipo español en leyenda", proclamaba el diario El País en su portada. "Invencible España", titulaba ABC en grandes letras sobre una fotografía de los jugadores de la Roja levantando el trofeo europeo.

Rey de España,Madrid,Eurocopa 2012,España,