L60 millones necesita el hospital Ruth Paz al año

<p>El centro se especializa en atender quemaduras y problemas ortopédicos.</p>

/
Cuando la madre de “Wendy”, una bebé de apenas seis meses, destapó el biberón después de haberlo agitado para alimentarla, la leche caliente cayó sobre el rostro de la menor y le causó quemaduras de segundo grado. Hoy, gracias a que fue intervenida en elhospital Ruth Paz, las marcas casi no se distinguen.“Cuando destapé el pepe, la tapadera salió volando y toda el agua cayó en la carita de ella. Lloré cuando le vi los quemados y corrí a una clínica, pero ahí solo me recetaron una crema y eso le infectó las heridas. Después de tres días, al ver que no tenía mejoría, la traje al hospital Ruth Paz y la curaron. Estoy feliz al ver a mi hija recuperarse”, contó Deisy López, madre de la pequeña.López sigue llevando a la bebé al centro a revisión médica y según el especialista no le quedarán marcas.Desde que se inauguró la sala de quemados el pasado junio se han hecho 34 procedimientos quirúrgicos y 10 injertos. Diariamente se efectúan nueve limpiezas por quemadura. A medida que pasan los días, estas cifras aumentan.“Mantenemos la hospitalización de 11 niños. La mayor incidencia es por accidentes por sopas instantáneas y quemando basura con gasolina. Casi todos los menores que atendemos son remitidos del hospital Mario Rivas”, informó Guillermo Siercke, jefe de la sala de quirófanos de ese centro.El doctor dijo que el 30% de los casos que atienden se deben al descuido de los padres y el resto, a accidentes caseros. “Los progenitores deben tomar precauciones y nunca dejar que los niños estén solos en la cocina ni deben dejar que hagan actividades que tengan que ver con fuego”.El 90% de los pacientes que reciben tienen quemaduras de segundo grado y el otro 10% de tercer grado.Otros serviciosEl hospital tiene un área especial para problemas ortopédicos y de corrección por malformaciones congénitas.“Todos los días llegan a consulta de 15 a 18 pacientes, que son valorados para saber si necesitan operación o no. Otros viene por el seguimiento luego de las intervenciones”, explicó el ortopeda pediátrico José Ramón Rodríguez.Dos días a la semana están destinados a las operaciones de este tipo y seVer más noticias sobre Honduras

Cuando la madre de “Wendy”, una bebé de apenas seis meses, destapó el biberón después de haberlo agitado para alimentarla, la leche caliente cayó sobre el rostro de la menor y le causó quemaduras de segundo grado. Hoy, gracias a que fue intervenida en elhospital Ruth Paz, las marcas casi no se distinguen.

“Cuando destapé el pepe, la tapadera salió volando y toda el agua cayó en la carita de ella. Lloré cuando le vi los quemados y corrí a una clínica, pero ahí solo me recetaron una crema y eso le infectó las heridas. Después de tres días, al ver que no tenía mejoría, la traje al hospital Ruth Paz y la curaron. Estoy feliz al ver a mi hija recuperarse”, contó Deisy López, madre de la pequeña.

López sigue llevando a la bebé al centro a revisión médica y según el especialista no le quedarán marcas.

Desde que se inauguró la sala de quemados el pasado junio se han hecho 34 procedimientos quirúrgicos y 10 injertos. Diariamente se efectúan nueve limpiezas por quemadura. A medida que pasan los días, estas cifras aumentan.

“Mantenemos la hospitalización de 11 niños. La mayor incidencia es por accidentes por sopas instantáneas y quemando basura con gasolina. Casi todos los menores que atendemos son remitidos del hospital Mario Rivas”, informó Guillermo Siercke, jefe de la sala de quirófanos de ese centro.

El doctor dijo que el 30% de los casos que atienden se deben al descuido de los padres y el resto, a accidentes caseros. “Los progenitores deben tomar precauciones y nunca dejar que los niños estén solos en la cocina ni deben dejar que hagan actividades que tengan que ver con fuego”.El 90% de los pacientes que reciben tienen quemaduras de segundo grado y el otro 10% de tercer grado.

Otros servicios

El hospital tiene un área especial para problemas ortopédicos y de corrección por malformaciones congénitas.

“Todos los días llegan a consulta de 15 a 18 pacientes, que son valorados para saber si necesitan operación o no. Otros viene por el seguimiento luego de las intervenciones”, explicó el ortopeda pediátrico José Ramón Rodríguez.

Dos días a la semana están destinados a las operaciones de este tipo y seVer más noticias sobre Honduras

Honduras,Tegucigalpa,laprensa.hn,San Pedro Sula,Noticias de Honduras,Diario La Prensa,La Prensa de Honduras,necesidades del Hospital Ruth Paz,Hospital Ruth Paz,