Más noticias

Cientos de aficionados reciben a los guerreros olímpicos de Honduras

<p>Los jugadores de la Sub-23 han llegado esta noche a San Pedro Sula tras los Juegos de Londres.</p>

/
El recibimiento de la noche de este domingo vale más que una medalla de oro. El pueblo hondureño le dio un trato de héroes a los seleccionados olímpicos de la Sub-23, que están de vuelta en casa.¡Héroes, héroes, viva Honduras! fue una eufórica frase que se repitió por la multitud tras el arribo del equipo nacional al aeropuerto Ramón Villeda Morales, procedentes del Reino Unido de la Gran Bretaña. "Viva Suárez", se leía en una pancarta.Porfirio Lobo, Presidente de la República, estuvo en el recibimiento, con la camisola de la Selección dijo que "es impresionante, ustedes dejaron el alto el nombre de Honduras. Jugaron con coraje y sin miedo, sin importar que el rival fuera Brasil o España. Estamos orgullosos de ustedes". Del grupo de jugadores, Maynor Figueroa se quedó en Europa; Andy Najar y Roger Espinoza viajaron a Estados Unidos para unirse a sus clubes en la MLS."Lo más difícil de ganar es el respeto, y ustedes se lo ganaron en el mundo", decía en una pancarta de un hincha, mientras los otros gritaron "Honduras, Honduras"."Nunca había visto un recibimiento de esta magnitud", se dijo sorprendido el mediocampista del Motagua, Alfredo Mejía.Mejía, muy feliz, continuó diciendo: "Le dedicamos este papel a todos quienes confiaron desde el principio en este grupo".Eddie Hernández también se mostró contento: "Nunca había estado en un grupo tan unido como este".

El recibimiento de la noche de este domingo vale más que una medalla de oro. El pueblo hondureño le dio un trato de héroes a los seleccionados olímpicos de la Sub-23, que están de vuelta en casa.

¡Héroes, héroes, viva Honduras! fue una eufórica frase que se repitió por la multitud tras el arribo del equipo nacional al aeropuerto Ramón Villeda Morales, procedentes del Reino Unido de la Gran Bretaña. "Viva Suárez", se leía en una pancarta.

Porfirio Lobo, Presidente de la República, estuvo en el recibimiento, con la camisola de la Selección dijo que "es impresionante, ustedes dejaron el alto el nombre de Honduras. Jugaron con coraje y sin miedo, sin importar que el rival fuera Brasil o España. Estamos orgullosos de ustedes".

Del grupo de jugadores, Maynor Figueroa se quedó en Europa; Andy Najar y Roger Espinoza viajaron a Estados Unidos para unirse a sus clubes en la MLS.

"Lo más difícil de ganar es el respeto, y ustedes se lo ganaron en el mundo", decía en una pancarta de un hincha, mientras los otros gritaron "Honduras, Honduras".

"Nunca había visto un recibimiento de esta magnitud", se dijo sorprendido el mediocampista del Motagua, Alfredo Mejía.

Mejía, muy feliz, continuó diciendo: "Le dedicamos este papel a todos quienes confiaron desde el principio en este grupo".

Eddie Hernández también se mostró contento: "Nunca había estado en un grupo tan unido como este".

San Pedro Sula,Sub-23,Seleccion Nacional,Honduras,