Más noticias

Cacao cambia la vida de productores hondureños

<p>Leonor Gómez y Cecilio Sosa viajaron hace dos años a Suiza por destacarse en cultivos orgánicos; la cosecha les sigue dando frutos.</p>

/
“Cacao: nuestra pasión”. Esa frase llevó a Leonor Gómez a conocer Suiza, el país al cual exporta su producto junto a otros cacaoteros hondureños.Para Leonor fue como un sueño que haber aportado el eslogan para una campaña fuera su boleto para viajar al extranjero, donde conoció la fábrica que promueve chocolate con cacao de Honduras. Aunque su viaje fue hace dos años, la cosecha sigue dando frutos. El pasado martes participó en la reunión nacional de la cadena del cacao que se realizó en las instalaciones de la Fhia (Fundación Hondureña de Investigación Agrícola), ubicada en La Lima.Ella hace chocolate artesanal y es socia de la cooperativa de San Fernando de Omoa, la primera que cuentan con la certificación de cacao orgánico. Hay otros 375 productores en el proceso de conseguirla.Leonor también es una de la pocas mujeres que forman parte de los 2,500 cacaoteros que hay en el país. Aunque solo 1,200 están asociados en Aprocacao (Asociación de Productores de Cacao de Honduras).“El cacao es un trabajo familiar. Me ha abierto puertas y he podido educar a mis hijos”, expresó Leonor, quien enviudó hace ocho años.Ella tiene 12 manzanas de terreno donde cultiva su producto en la comunidad La Camisa, Omoa, Cortés, el departamento donde se genera el 56.1% de producción, seguido de Gracias a Dios con 22.0%, Olancho 8.2%; el resto se reparte entre Santa Bárbara, Yoro, Atlántida, Colón y Copán.Proceso de certificaciónAníbal Ayala, gerente de Aprocacao, dijo quactualmente están produciendo 850 toneladas de cacao al año.De esta cifra apenas el 5% tiene el sello orgánico, lo que permite que se exporte a la fábrica de Chocolats Halba, en Suiza; el resto es producto convencional. La mayor parte de los agricultores son pequeños productores asociados en cooperativas o asociaciones.“Europa busca producto orgánico para cuidar de la salud de los que consumen”, señaló Ayala.DestacadoPróximamente esa fábrica suiza lanzará un chocolate que llevará en la parte trasera de su etiqueta la historia de un cacaotero hondureño. Se trata de Cecilio Sosa, quien desde sus tierras en San Marcos de Majaine, Choloma, exporta su producto. Antes, don Chilo solo cultivaba maíz y frijoles, pero hace 15 años alguien le dejó sembrada la semilla de la curiosidad y decidió producir cacao. Desde entonces la vida le cambió y jamás ha vuelto a pasar necesidades.

“Cacao: nuestra pasión”. Esa frase llevó a Leonor Gómez a conocer Suiza, el país al cual exporta su producto junto a otros cacaoteros hondureños.

Para Leonor fue como un sueño que haber aportado el eslogan para una campaña fuera su boleto para viajar al extranjero, donde conoció la fábrica que promueve chocolate con cacao de Honduras.

Aunque su viaje fue hace dos años, la cosecha sigue dando frutos. El pasado martes participó en la reunión nacional de la cadena del cacao que se realizó en las instalaciones de la Fhia (Fundación Hondureña de Investigación Agrícola), ubicada en La Lima.

Ella hace chocolate artesanal y es socia de la cooperativa de San Fernando de Omoa, la primera que cuentan con la certificación de cacao orgánico. Hay otros 375 productores en el proceso de conseguirla.

Leonor también es una de la pocas mujeres que forman parte de los 2,500 cacaoteros que hay en el país. Aunque solo 1,200 están asociados en Aprocacao (Asociación de Productores de Cacao de Honduras).

“El cacao es un trabajo familiar. Me ha abierto puertas y he podido educar a mis hijos”, expresó Leonor, quien enviudó hace ocho años.

Ella tiene 12 manzanas de terreno donde cultiva su producto en la comunidad La Camisa, Omoa, Cortés, el departamento donde se genera el 56.1% de producción, seguido de Gracias a Dios con 22.0%, Olancho 8.2%; el resto se reparte entre Santa Bárbara, Yoro, Atlántida, Colón y Copán.

Proceso de certificación

Aníbal Ayala, gerente de Aprocacao, dijo quactualmente están produciendo 850 toneladas de cacao al año.

De esta cifra apenas el 5% tiene el sello orgánico, lo que permite que se exporte a la fábrica de Chocolats Halba, en Suiza; el resto es producto convencional. La mayor parte de los agricultores son pequeños productores asociados en cooperativas o asociaciones.

“Europa busca producto orgánico para cuidar de la salud de los que consumen”, señaló Ayala.

Destacado

Próximamente esa fábrica suiza lanzará un chocolate que llevará en la parte trasera de su etiqueta la historia de un cacaotero hondureño. Se trata de Cecilio Sosa, quien desde sus tierras en San Marcos de Majaine, Choloma, exporta su producto. Antes, don Chilo solo cultivaba maíz y frijoles, pero hace 15 años alguien le dejó sembrada la semilla de la curiosidad y decidió producir cacao. Desde entonces la vida le cambió y jamás ha vuelto a pasar necesidades.

Honduras,Tegucigalpa,laprensa.hn,San Pedro Sula,Noticias de Honduras,Diario La Prensa,La Prensa de Honduras,exportar cacao,cacaoteros hondureños,