Más noticias

Formarán escuela de cortadores en Copán

<p>En las zonas cafetaleras de occidente, un visionario emprendedor tuvo la idea de ofrecer a los productores mano de obra calificada.</p>

/
Una buena idea puede hacer una gran diferencia y la de Jorge Altamirano promete impactar de forma significativa el principal producto hondureño de exportación.Una buena idea era precisamente lo que el sector cafetalero necesitaba para mejorar la calidad del grano que produce. Aquí es en donde la idea de Altamirano hace su aparición. “La calidad del café puede afectarse desde el corte inicial, porque si se corta el café verde junto con el café maduro, al momento del tostado no se tuesta de manera uniforme y da lugar a obtener diferentes sabores. Puede que sea muy amargo o ácido y desde allí se puede detectar la mala calidad del café”, explica el emprendedor.Para asegurar un corte de café que preserve la calidad del grano, Altamirano propuso su solución: Corteros Exprés, la primera empresa en Honduras dedicada a formar cortadores de café profesionales.Combatiendo el “choriceado” Se trata de una necesidad urgente. Altamirano señala que “el cortero lo que busca es producir bastante para que le paguen más y lo que usa es una técnica que se llama “stripping”, en la que toman la rama y la halan, que en argot popular se conoce como “choriceado”, que cuando halan, se arrancan todos los granos”.El emprendedor agrega que el uso de esa técnica no solo afecta la calidad del grano de café, sino que también puede tener un efecto negativo en la misma planta. “Aparte de que esa práctica no selecciona el café, daña las ramas y para la siguiente cosecha, esa rama ya no va a producir tanto café como antes porque queda dañada”, dice.Otro beneficio de contar con cortadores expertos es que le ahorra al productor y dueño de finca el tener que contratar a desconocidos que por una parte no tienen la habilidad o la experiencia y por el otro se trata de gente extraña que pudiera ser gente honesta o por el contrario tener historial delictivo. “Con esto se pretende brindarle un servicio a los dueños de finca que continuamente tienen el problema de la falta de cuidado de los cortadores, los que tienen que conseguir, velar porque estén capacitados, que no tengan récord delictivo, ya que están ingresando gente extraña a su finca y eso puede ser peligroso”, observa Altamirano.Mejores ingresosCon la introducción de los corteros profesionales, surge la escala para medir su desempeño, de manera que quien reciba el entrenamiento quede certificado en una escala de habilidad, resultando en un sistema que entre más alta la certificación, mejores ingresos obtiene el personal. “Nosotros pretendemos llevar una base de datos con el historial de los corteros, a los que se pagará en base a su rendimiento.Después de recibir el entrenamiento, recibe una nota, lo que le confiere un estatus de cortero: puede ser un estatus de malo, bueno, muy bueno o élite y en base a eso se incrementa la paga que recibe, lo que motiva al cortero a mejorar su trabajo, porque no le sirve de mucho llenar un silo de café en un día si el café está mezclado con verdes, si lleva restos de hojas o ramas y para eso vamos a tener supervisores en las fincas para revisar la calidad del corte y darle un seguimiento para evaluación y poder ver si mejora la calidad de su trabajo o la disminuye, ajustándose los pagos correspondientemente”, refiere Altamirano.

Una buena idea puede hacer una gran diferencia y la de Jorge Altamirano promete impactar de forma significativa el principal producto hondureño de exportación.

Una buena idea era precisamente lo que el sector cafetalero necesitaba para mejorar la calidad del grano que produce. Aquí es en donde la idea de Altamirano hace su aparición. “La calidad del café puede afectarse desde el corte inicial, porque si se corta el café verde junto con el café maduro, al momento del tostado no se tuesta de manera uniforme y da lugar a obtener diferentes sabores. Puede que sea muy amargo o ácido y desde allí se puede detectar la mala calidad del café”, explica el emprendedor.

Para asegurar un corte de café que preserve la calidad del grano, Altamirano propuso su solución: Corteros Exprés, la primera empresa en Honduras dedicada a formar cortadores de café profesionales.

Combatiendo el “choriceado”

Se trata de una necesidad urgente. Altamirano señala que “el cortero lo que busca es producir bastante para que le paguen más y lo que usa es una técnica que se llama “stripping”, en la que toman la rama y la halan, que en argot popular se conoce como “choriceado”, que cuando halan, se arrancan todos los granos”.

El emprendedor agrega que el uso de esa técnica no solo afecta la calidad del grano de café, sino que también puede tener un efecto negativo en la misma planta. “Aparte de que esa práctica no selecciona el café, daña las ramas y para la siguiente cosecha, esa rama ya no va a producir tanto café como antes porque queda dañada”, dice.

Otro beneficio de contar con cortadores expertos es que le ahorra al productor y dueño de finca el tener que contratar a desconocidos que por una parte no tienen la habilidad o la experiencia y por el otro se trata de gente extraña que pudiera ser gente honesta o por el contrario tener historial delictivo. “Con esto se pretende brindarle un servicio a los dueños de finca que continuamente tienen el problema de la falta de cuidado de los cortadores, los que tienen que conseguir, velar porque estén capacitados, que no tengan récord delictivo, ya que están ingresando gente extraña a su finca y eso puede ser peligroso”, observa Altamirano.

Mejores ingresos

Con la introducción de los corteros profesionales, surge la escala para medir su desempeño, de manera que quien reciba el entrenamiento quede certificado en una escala de habilidad, resultando en un sistema que entre más alta la certificación, mejores ingresos obtiene el personal. “Nosotros pretendemos llevar una base de datos con el historial de los corteros, a los que se pagará en base a su rendimiento.

Después de recibir el entrenamiento, recibe una nota, lo que le confiere un estatus de cortero: puede ser un estatus de malo, bueno, muy bueno o élite y en base a eso se incrementa la paga que recibe, lo que motiva al cortero a mejorar su trabajo, porque no le sirve de mucho llenar un silo de café en un día si el café está mezclado con verdes, si lleva restos de hojas o ramas y para eso vamos a tener supervisores en las fincas para revisar la calidad del corte y darle un seguimiento para evaluación y poder ver si mejora la calidad de su trabajo o la disminuye, ajustándose los pagos correspondientemente”, refiere Altamirano.

laprensa.hn,Noticias de Honduras,La Prensa de honduras,Honduras,Jorge Altamirano,Corteros en Copan,