Más noticias

Cardenales piden más datos antes de convocar el cónclave

<p>Los cardenales han decidido tomarse el tiempo necesario para analizar los graves problemas de la Curia Romana</p>

VER MÁS FOTOS

El Colegio Cardenalicio “no tiene prisa” por fijar la fecha de inicio del cónclave que elegirá al sucesor de Benedicto XVI y prefiere prepararlo de manera “seria y en profundidad” antes que convocarlo precipitadamente, lo que algunos cardenales no entenderían.

VEA ESPECIAL MULTIMEDIA: El Adiós a Benedicto XVI


Así lo manifestó ayer el portavoz vaticano, Federico Lombardi, tras la celebración de la cuarta congregación general de cardenales preparatoria del cónclave, a la que asistieron 153 de los 207 miembros del Colegio Cardenalicio, de ellos 113 electores, es decir menores de 80 años y que son los que pueden elegir papa.


Los cardenales electores son 115, por lo que solo faltan por llegar a Roma dos, el de Varsovia, Kazimierz Nycz, y el vietnamita Jean Baptiste Pham Minh Man.

Después de tres días de reuniones preparatorias, todas las miradas están puestas en la fecha del cónclave.

“En el Colegio hay una gran voluntad de preparación, seria, profunda y sin prisas. Quizás por ello no ha parecido oportuno plantear fijar la fecha del cónclave que, buena parte del Colegio, podría sentir como algo forzado en su dinámica de discernimiento. También hay que tener en cuenta que faltan todavía algunos cardenales y sería una muestra de respeto hacia ellos esperar hasta que el Colegio esté completo”, dijo Lombardi.

En la línea de que estos días de congregaciones son tiempo de “profunda reflexión” se mostró también hoy el cardenal alemán Walter Kasper, presidente emérito del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, quien en una entrevista a la prensa italiana dijo que la situación “es diferente a 2005”, cuando fue elegido Joseph Ratzinger, quien desde el primer momento era favorito.

Más tiempo


“Este cónclave hay que prepararlo con calma. Los cardenales casi no nos conocemos. No hay prisa” afirmó Kasper, que agregó que la curia vaticana tiene que ser reformada y que “más allá” del escándalo Vatileaks (publicación de documentos que desvelaron intrigas y enfrentamientos en el pequeño estado) esa reforma es “prioritaria”, ya que “falta diálogo interno, los dicasterios (ministerios) no se hablan y no hay comunicación”.

En la cuarta reunión hablaron 18 cardenales que trataron sobre la Iglesia en el mundo actual y las necesidades de la nueva evangelización, la Santa Sede y sus dicasterios y sus relaciones con los episcopados y expectativas y perfil del futuro papa.

Ayer, la Red de supervivientes de personas que sufrieron abusos por sacerdotes (SNAP), una asociación estadounidense, hizo pública en Roma una “lista” de doce cardenales, que según la misma, no deben ser considerados “papables”.


Esta red considera que no afrontaron con el suficiente rigor los abusos sexuales cometidos por clérigos contra menores, quitaron importancia a los casos, rechazaron reunirse con las víctimas y criticaron las investigaciones periodísticas.

Según Barbara Doris y David Clohessy, de SNAP, no deben ser considerados papables el mexicano Norberto Rivera Carrera, el hondureño Oscar Rodríguez Maradiaga, los estadounidenses Timothy Dolan (Nueva York), Donald Wuerl (Washington), Sean O’Malley (Boston), y el argentino Leonardo Sandri.


Tampoco deberían ser elegidos los italianos Angelo Scola (Milán) o Tarcisio Bertone (camarlengo), el australiano George Pell, el checo Dominik Duka, el canadiense Marc Ouellet y el ghanés Peter Turkson (Ghana).

Cancelan informes a la prensa


La obsesión con el secreto que reina en la Santa Sede pudo más que el estilo estadounidense de transparencia. Los cardenales estadounidenses presentes en Roma para el cónclave que elegirá al próximo papa cancelaron sus concurridas reuniones diarias con la prensa ayer porque aparentemente ciertos detalles del proceso secreto previo a la elección llegaron a la prensa italiana.
El Vaticano negó que hubiese presionado a los norteamericanos para que cerraran la boca.

Pero el vocero vaticano, reverendo Federico Lombardi, aclaró que las reuniones previas al cónclave, en las cuales los cardenales discuten los problemas de la Iglesia, se consideran secretas y parte del proceso solemne de elección del pontífice.

El Colegio Cardenalicio “no tiene prisa” por fijar la fecha de inicio del cónclave que elegirá al sucesor de Benedicto XVI y prefiere prepararlo de manera “seria y en profundidad” antes que convocarlo precipitadamente, lo que algunos cardenales no entenderían.

VEA ESPECIAL MULTIMEDIA: El Adiós a Benedicto XVI


Así lo manifestó ayer el portavoz vaticano, Federico Lombardi, tras la celebración de la cuarta congregación general de cardenales preparatoria del cónclave, a la que asistieron 153 de los 207 miembros del Colegio Cardenalicio, de ellos 113 electores, es decir menores de 80 años y que son los que pueden elegir papa.


Los cardenales electores son 115, por lo que solo faltan por llegar a Roma dos, el de Varsovia, Kazimierz Nycz, y el vietnamita Jean Baptiste Pham Minh Man.

Después de tres días de reuniones preparatorias, todas las miradas están puestas en la fecha del cónclave.

“En el Colegio hay una gran voluntad de preparación, seria, profunda y sin prisas. Quizás por ello no ha parecido oportuno plantear fijar la fecha del cónclave que, buena parte del Colegio, podría sentir como algo forzado en su dinámica de discernimiento. También hay que tener en cuenta que faltan todavía algunos cardenales y sería una muestra de respeto hacia ellos esperar hasta que el Colegio esté completo”, dijo Lombardi.

En la línea de que estos días de congregaciones son tiempo de “profunda reflexión” se mostró también hoy el cardenal alemán Walter Kasper, presidente emérito del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, quien en una entrevista a la prensa italiana dijo que la situación “es diferente a 2005”, cuando fue elegido Joseph Ratzinger, quien desde el primer momento era favorito.

Más tiempo


“Este cónclave hay que prepararlo con calma. Los cardenales casi no nos conocemos. No hay prisa” afirmó Kasper, que agregó que la curia vaticana tiene que ser reformada y que “más allá” del escándalo Vatileaks (publicación de documentos que desvelaron intrigas y enfrentamientos en el pequeño estado) esa reforma es “prioritaria”, ya que “falta diálogo interno, los dicasterios (ministerios) no se hablan y no hay comunicación”.

En la cuarta reunión hablaron 18 cardenales que trataron sobre la Iglesia en el mundo actual y las necesidades de la nueva evangelización, la Santa Sede y sus dicasterios y sus relaciones con los episcopados y expectativas y perfil del futuro papa.

Ayer, la Red de supervivientes de personas que sufrieron abusos por sacerdotes (SNAP), una asociación estadounidense, hizo pública en Roma una “lista” de doce cardenales, que según la misma, no deben ser considerados “papables”.


Esta red considera que no afrontaron con el suficiente rigor los abusos sexuales cometidos por clérigos contra menores, quitaron importancia a los casos, rechazaron reunirse con las víctimas y criticaron las investigaciones periodísticas.

Según Barbara Doris y David Clohessy, de SNAP, no deben ser considerados papables el mexicano Norberto Rivera Carrera, el hondureño Oscar Rodríguez Maradiaga, los estadounidenses Timothy Dolan (Nueva York), Donald Wuerl (Washington), Sean O’Malley (Boston), y el argentino Leonardo Sandri.


Tampoco deberían ser elegidos los italianos Angelo Scola (Milán) o Tarcisio Bertone (camarlengo), el australiano George Pell, el checo Dominik Duka, el canadiense Marc Ouellet y el ghanés Peter Turkson (Ghana).

Cancelan informes a la prensa


La obsesión con el secreto que reina en la Santa Sede pudo más que el estilo estadounidense de transparencia. Los cardenales estadounidenses presentes en Roma para el cónclave que elegirá al próximo papa cancelaron sus concurridas reuniones diarias con la prensa ayer porque aparentemente ciertos detalles del proceso secreto previo a la elección llegaron a la prensa italiana.
El Vaticano negó que hubiese presionado a los norteamericanos para que cerraran la boca.

Pero el vocero vaticano, reverendo Federico Lombardi, aclaró que las reuniones previas al cónclave, en las cuales los cardenales discuten los problemas de la Iglesia, se consideran secretas y parte del proceso solemne de elección del pontífice.

Benedicto,elección del nuevo Papa,nuevo Papa,Ciudad del Vaticano,Vaticano,laprensa.hn,diarios de Honduras,noticias de Honduras,Honduras,Cóclave,inicio del cónclave,