Más noticias

México: hallan 150 cráneos de sacrificios humanos

<p>La cantidad de cabezas cercenadas se descubre frente a una pirámide o conjunto de templos de México.a</p>

/
Al menos 150 cráneos de víctimas de sacrificios humanos fueron hallados en el centro de México, en una de las primeras ocasiones en que tal cantidad de cabezas cercenadas se descubre frente a una pirámide o conjunto de templos en el país, informó un grupo de arqueólogos.Los especialistas están intrigados por el sorpresivo descubrimiento del número tan grande de cráneos en lo que al parecer fue un templo ordinario y pequeño. Las cabezas fueron colocadas cuidadosamente en hileras o en pequeños montones, en su mayor parte con la cara hacia donde sale el sol. Los cráneos datan de entre 600 y 860 después de la era actual cuando la cercana ciudad-Estado de Teotihuacán había ya declinado y el imperio azteca, fundado en 1325, estaba a unos siglos de surgir.El arqueólogo Christopher Morehart, que encontró las cabezas el año pasado en la comunidad agrícola de Xaltocan en la periferia norte de la capital mexicana, precisó que entre 150 y 200 cráneos de adultos, completos o en partes, han sido excavados hasta ahora en sembradíos ubicados en lo que fue un lecho lacustre. Morehart proviene de la Universidad Estatal de Georgia en Estados Unidos.Los especialistas no esperaban encontrar nada semejante en ese lugar plano, formado por pastizales y cultivos de maíz. El sitio se encuentra cerca, pero no adyacente, a Teotihuacán, una de las más grandes ciudades prehispánicas. Tuvo su momento culminante entre 100 antes de la era actual y 750. Fue abandonado para cuando los aztecas llegaron a la zona en la década de 1300.Morehart realizaba un estudio de antiguos modelos agrícolas en la zona norte del Valle de México en 2007, cuando durante una revisión a pie en el lugar comenzó a observar hoyos abiertos por saqueadores en los que hallaron huesos humanos. En un subsecuente período de excavaciones en 2012 fueron hallados más cráneos. Los resultados de los trabajos de 2007 fueron recién publicados en la revista académica Latin American Antiquity.Aunque la cultura teotihuacana y los aztecas fueron conocidos por practicar sacrificios humanos, y los restos de cientos de víctimas han sido hallados en las pirámides de esas culturas o en otras grandes estructuras, el descubrimiento en Xaltocan "es como un montículo en el paisaje sobre el cual uno podría fácilmente pasar caminando sin saber que estabas encima", dijo Morehart. "El asunto interesante es ¿por qué vemos este tipo de acto de sacrificio que con frecuencia asociamos con algo como Teotihuacán o un gran centro? ¿Por qué vemos esto (...) en un lugar que no está asociado con esas ciudades?"La antropóloga físico Abigail Meza Peñaloza, del Instituto de Antropología de la Universidad Nacional Autónoma de México, dijo que su equipo seguía limpiando y ensamblando los cráneos, pero que tiene hasta ahora una cifra confirmada de unos 130 cráneos, de los cuales todos parecen ser de hombres adultos.Meza Peñaloza indicó que el descubrimiento es el primero en su clase, tanto por la ubicación —un pequeño montículo artificial en medio de un campo agrícola— como por el tipo de decapitaciones. Afirmó que se han documentado sacrificios colectivos en inauguraciones o clausuras de templos, pero no en medio de sembradíos.

Al menos 150 cráneos de víctimas de sacrificios humanos fueron hallados en el centro de México, en una de las primeras ocasiones en que tal cantidad de cabezas cercenadas se descubre frente a una pirámide o conjunto de templos en el país, informó un grupo de arqueólogos.

Los especialistas están intrigados por el sorpresivo descubrimiento del número tan grande de cráneos en lo que al parecer fue un templo ordinario y pequeño. Las cabezas fueron colocadas cuidadosamente en hileras o en pequeños montones, en su mayor parte con la cara hacia donde sale el sol. Los cráneos datan de entre 600 y 860 después de la era actual cuando la cercana ciudad-Estado de Teotihuacán había ya declinado y el imperio azteca, fundado en 1325, estaba a unos siglos de surgir.

El arqueólogo Christopher Morehart, que encontró las cabezas el año pasado en la comunidad agrícola de Xaltocan en la periferia norte de la capital mexicana, precisó que entre 150 y 200 cráneos de adultos, completos o en partes, han sido excavados hasta ahora en sembradíos ubicados en lo que fue un lecho lacustre. Morehart proviene de la Universidad Estatal de Georgia en Estados Unidos.

Los especialistas no esperaban encontrar nada semejante en ese lugar plano, formado por pastizales y cultivos de maíz. El sitio se encuentra cerca, pero no adyacente, a Teotihuacán, una de las más grandes ciudades prehispánicas. Tuvo su momento culminante entre 100 antes de la era actual y 750. Fue abandonado para cuando los aztecas llegaron a la zona en la década de 1300.

Morehart realizaba un estudio de antiguos modelos agrícolas en la zona norte del Valle de México en 2007, cuando durante una revisión a pie en el lugar comenzó a observar hoyos abiertos por saqueadores en los que hallaron huesos humanos. En un subsecuente período de excavaciones en 2012 fueron hallados más cráneos. Los resultados de los trabajos de 2007 fueron recién publicados en la revista académica Latin American Antiquity.

Aunque la cultura teotihuacana y los aztecas fueron conocidos por practicar sacrificios humanos, y los restos de cientos de víctimas han sido hallados en las pirámides de esas culturas o en otras grandes estructuras, el descubrimiento en Xaltocan "es como un montículo en el paisaje sobre el cual uno podría fácilmente pasar caminando sin saber que estabas encima", dijo Morehart. "El asunto interesante es ¿por qué vemos este tipo de acto de sacrificio que con frecuencia asociamos con algo como Teotihuacán o un gran centro? ¿Por qué vemos esto (...) en un lugar que no está asociado con esas ciudades?"

La antropóloga físico Abigail Meza Peñaloza, del Instituto de Antropología de la Universidad Nacional Autónoma de México, dijo que su equipo seguía limpiando y ensamblando los cráneos, pero que tiene hasta ahora una cifra confirmada de unos 130 cráneos, de los cuales todos parecen ser de hombres adultos.

Meza Peñaloza indicó que el descubrimiento es el primero en su clase, tanto por la ubicación —un pequeño montículo artificial en medio de un campo agrícola— como por el tipo de decapitaciones. Afirmó que se han documentado sacrificios colectivos en inauguraciones o clausuras de templos, pero no en medio de sembradíos.

Honduras,noticias de México,diario laprensa de Honduras,laprensa.hn,diario La Prensa de Honduras,noticias de Honduras,hallazgo arqueológico en México,arqueología,arqueología en México,