Más noticias

Latente epidemia por bacteria “comecarne”

<p>Los pacientes con diabetes y cáncer son propensos a ser afectados por este mal.</p>

/

Es latente el
riesgo de que se produzca una terrible epidemia en el país por la bacteria “comecarne”.

La Fascitis necrotizante de Fournier o gangrena de Fournier es una enfermedad ocasionada por la bacteria estreptococo y genera graves procesos gangrenosos en los tejidos blandos de la región genital y perirrectal.

En las últimas dos semanas han ingresado seis pacientes con esta terrible enfermedad al Hospital Escuela, que en su mayoría son originarios de La Esperanza, Intibucá.
El mayor peligro de esta bacteria es que es aérea y podría afectar a los pacientes del centro, ya que no existe una sala para mantener aislados a los pacientes, dijo ayer Elsa Palau, coordinadora de la Junta de Dirección.

“Se pueden manejar en salas comunes de hospitalización, pero realmente necesitarían un área de aislamiento; pero el Hospital Escuela no tiene un área de aislamiento especial para este tipo de pacientes”, manifestó Palau.

La también epidemióloga explicó que el mayor riesgo de contaminación lo tienen las personas que están en contacto con el paciente afectado.

“Las personas que están alrededor pueden tener algún riesgo de infección, por lo tanto deben tener lavado estricto de manos antes y después de manipular al paciente y tiene que manejarse al paciente con guantes. El uso de mascarillas también es importante”, detalló.

Palau informó que en el hospital se han tomado algunas medidas de prevención para evitar una propagación de la bacteria y que provoque una epidemia como en otros países.

“Epidemia ha habido en Costa Rica, en Inglaterra, ha habido en varios países, lo que se tiene que hacer es un control de este tipo de infecciones, siendo estrictos aquí con el Comité de Control de Infecciones para impedir que haya diseminación de esta bacteria”, señaló.

Vulnerables

Palau resaltó la importancia de prestar atención a posibles infecciones o heridas que puedan presentar los pacientes con enfermedades severas, que son los más vulnerables al contagio.

“Normalmente se da en personas que tienen déficit inmunitario, personas que son diabéticas, que son renales crónicos, que tienen VIH, cáncer o que han tenido heridas de algún tipo, que se han contaminado después”, explicó Palau.

A buscar ayuda médica

Dennis Chirinos, especialista en urología del Hospital Escuela, hizo un llamado a los pacientes diabéticos que presenten síntomas como enrojecimiento o dolor en la zona genital para que acudan a los centros asistenciales a recibir atención médica inmediata.

Chirinos explicó que las personas también pueden experimentar aumento de temperatura en el área afectada o fiebre, que pueden ser indicativos de estar infectados con la bacteria Fascitis necrotizante de Fournier o gangrena de Fournier.

Según estudios científicos, la denominada bacteria “comecarne”
ataca a las personas con condiciones médicas crónicas y sistemas inmunes debilitados como la diabetes y el cáncer.

El ingreso al cuerpo puede ser a través de una lesión en la piel, que puede ser muy pequeña como un corte, un pinchazo o picadura, y se propaga a lo largo del tejido blando separando las diferentes capas, como los músculos y la grasa.

El especialista comentó que en países desarrollados, siete de cada diez pacientes afectados por la bacteria “comecarne” fallecen porque no son atendidos a
tiempo.

En las últimas dos semanas, seis pacientes originarios de La Esperanza, Intibucá, han ingresado con el padecimiento al principal centro hospitalario de Honduras.

Uno de los pacientes que recibe atención médica tiene afectado el 70% de su abdomen, con exposición del músculo porque tardó en buscar la atención médica correspondiente.

Es latente el
riesgo de que se produzca una terrible epidemia en el país por la bacteria “comecarne”.

La Fascitis necrotizante de Fournier o gangrena de Fournier es una enfermedad ocasionada por la bacteria estreptococo y genera graves procesos gangrenosos en los tejidos blandos de la región genital y perirrectal.

En las últimas dos semanas han ingresado seis pacientes con esta terrible enfermedad al Hospital Escuela, que en su mayoría son originarios de La Esperanza, Intibucá.
El mayor peligro de esta bacteria es que es aérea y podría afectar a los pacientes del centro, ya que no existe una sala para mantener aislados a los pacientes, dijo ayer Elsa Palau, coordinadora de la Junta de Dirección.

“Se pueden manejar en salas comunes de hospitalización, pero realmente necesitarían un área de aislamiento; pero el Hospital Escuela no tiene un área de aislamiento especial para este tipo de pacientes”, manifestó Palau.

La también epidemióloga explicó que el mayor riesgo de contaminación lo tienen las personas que están en contacto con el paciente afectado.

“Las personas que están alrededor pueden tener algún riesgo de infección, por lo tanto deben tener lavado estricto de manos antes y después de manipular al paciente y tiene que manejarse al paciente con guantes. El uso de mascarillas también es importante”, detalló.

Palau informó que en el hospital se han tomado algunas medidas de prevención para evitar una propagación de la bacteria y que provoque una epidemia como en otros países.

“Epidemia ha habido en Costa Rica, en Inglaterra, ha habido en varios países, lo que se tiene que hacer es un control de este tipo de infecciones, siendo estrictos aquí con el Comité de Control de Infecciones para impedir que haya diseminación de esta bacteria”, señaló.

Vulnerables

Palau resaltó la importancia de prestar atención a posibles infecciones o heridas que puedan presentar los pacientes con enfermedades severas, que son los más vulnerables al contagio.

“Normalmente se da en personas que tienen déficit inmunitario, personas que son diabéticas, que son renales crónicos, que tienen VIH, cáncer o que han tenido heridas de algún tipo, que se han contaminado después”, explicó Palau.

A buscar ayuda médica

Dennis Chirinos, especialista en urología del Hospital Escuela, hizo un llamado a los pacientes diabéticos que presenten síntomas como enrojecimiento o dolor en la zona genital para que acudan a los centros asistenciales a recibir atención médica inmediata.

Chirinos explicó que las personas también pueden experimentar aumento de temperatura en el área afectada o fiebre, que pueden ser indicativos de estar infectados con la bacteria Fascitis necrotizante de Fournier o gangrena de Fournier.

Según estudios científicos, la denominada bacteria “comecarne”
ataca a las personas con condiciones médicas crónicas y sistemas inmunes debilitados como la diabetes y el cáncer.

El ingreso al cuerpo puede ser a través de una lesión en la piel, que puede ser muy pequeña como un corte, un pinchazo o picadura, y se propaga a lo largo del tejido blando separando las diferentes capas, como los músculos y la grasa.

El especialista comentó que en países desarrollados, siete de cada diez pacientes afectados por la bacteria “comecarne” fallecen porque no son atendidos a
tiempo.

En las últimas dos semanas, seis pacientes originarios de La Esperanza, Intibucá, han ingresado con el padecimiento al principal centro hospitalario de Honduras.

Uno de los pacientes que recibe atención médica tiene afectado el 70% de su abdomen, con exposición del músculo porque tardó en buscar la atención médica correspondiente.

San Pedro Sula,Tegucigalpa,Honduras,laprensa.hn,La Prensa de Honduras,Noticias de Honduras,Diario La Prensa,Noticias de hoy en Honduras,fascitis necrotizante de Fournier o gangrena de Fo,Bacteria mortal que ataca los tejidos blandos de l,Bacteria “comecarne”,