Más noticias

Sospechan que niña fue enterrada viva por su padrastro

<p>La autopsia determinará si la menor ya había expirado cuando fue sepultada por su padrastro.</p>

/
En manos de la justicia divina y de la autoridad dejaron familiares el caso de la niña que murió a manos de su padrastro la madrugada del miércoles en la aldea Las Marías, Guaimaca, Francisco Morazán.Mientras tanto, los restos mortales fueron sepultados la tarde de ayer en el cementerio local del municipio de San Francisco de Becerra, Olancho, en un ambiente de consternación.La menor Shelsy Vannesa Amador Varela (2) falleció a causa de golpes en la cabeza que le habría propinado su padrastro Elmer Isaí Ilías Martínez (26), originario de Catacamas, Olancho, capturado por la Policía el mismo día a las 10:00 am cuando trabajaba tranquilo en una hacienda ubicada antes de llegar a Guaimaca, en la carretera que conduce de la capital hacia aquel departamento.El responsable del repudiable crimen llevó el cadáver hasta una labranza, donde excavó con un azadón, lo sepultó a flor de tierra y cuando amaneció le dijo a su compañera de hogar que la pequeña había desaparecido de la habitación.El relato que la madre de la menor le dio a los agentes de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) es que el martes a las 7:00 pm los tres se acostaron en la misma cama. Que cuando ella se levantó en horas de la mañana encontró a Ilías Martínez llorando y la niña no estaba en la casa.Agrega el informe que la muchacha le preguntó por qué lloraba y el individuo le contestó que la niña había desaparecido.Vecinos y familiares comenzaron la búsqueda, pero minutos más tarde Ilías Martínez confesó que como a la 1:00 de la mañana la niña había empezado a llorar, por lo que él se molestó, la empujó haciéndola que se cayera de la cama.Al ver a la niña inconsciente y al pensar que había fallecido decidió enterrarla en el terreno de la hacienda. Ilías Martínez fue capturado por agentes policiales y presentado ante el juzgado competente para que se le instruya el respectivo proceso.Una fuente policial confió que se investiga si la niña aún estaba viva cuando fue enterrada o si ya había expirado, lo que se determinará a través de la autopsia. Piden justicia“Que Dios y la autoridad hagan justicia”, pidió el señor Francisco Miranda Ramírez, abuelo materno de Shelsy Vannesa, quien el miércoles a las 11:00 pm retiró los restos mortales de la morgue capitalina.Mientras enterraba a su nieta, Miranda Ramírez dijo que el individuo le confesó de “frente a frente” que había matado a la menor porque “no lo dejaba dormir”. El doliente dejó el crimen en manos de Dios, así como de la justicia terrenal, para que se le deduzca todo el peso de la ley. “Pido que Dios y la autoridad hagan justicia, lo que a él (Elmer Isaí) le suceda ya no es culpa mía”, expresó.Confirmó que la madre de la fallecida, de 17 años, fue dejada en libertad, porque las autoridades confirmaron que es inocente y que no tuvo ninguna participación en la muerte de su hija. La madre de la pequeña tiene siete meses de embarazo y cinco de convivir con el asesino de su hija.Detención judicial Ayer el Juzgado de lo Penal con jurisdicción en la ciudad de Talanga dictó detención judicial en contra de Ilías Martínez.Según el requerimiento fiscal, el imputado es el responsable confeso de haberle quitado la vida a golpes a su hijastra Shelsy Vannesa Amador Varela.Ilías Martínez compareció la mañana de ayer ante el juez que conoce la causa, por lo que después de participar en la audiencia de imputado fue trasladado al penal bajo custodia policial.La jueza de lo Penal de Talanga estableció que la audiencia inicial se desarrollará el martes 5 de febrero a las nueve de la mañana.Ambas partes aportarán las pruebas, es decir, tanto el defensor del victimario como la parte acusadora.

En manos de la justicia divina y de la autoridad dejaron familiares el caso de la niña que murió a manos de su padrastro la madrugada del miércoles en la aldea Las Marías, Guaimaca, Francisco Morazán.

Mientras tanto, los restos mortales fueron sepultados la tarde de ayer en el cementerio local del municipio de San Francisco de Becerra, Olancho, en un ambiente de consternación.

La menor Shelsy Vannesa Amador Varela (2) falleció a causa de golpes en la cabeza que le habría propinado su padrastro Elmer Isaí Ilías Martínez (26), originario de Catacamas, Olancho, capturado por la Policía el mismo día a las 10:00 am cuando trabajaba tranquilo en una hacienda ubicada antes de llegar a Guaimaca, en la carretera que conduce de la capital hacia aquel departamento.

El responsable del repudiable crimen llevó el cadáver hasta una labranza, donde excavó con un azadón, lo sepultó a flor de tierra y cuando amaneció le dijo a su compañera de hogar que la pequeña había desaparecido de la habitación.

El relato que la madre de la menor le dio a los agentes de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) es que el martes a las 7:00 pm los tres se acostaron en la misma cama. Que cuando ella se levantó en horas de la mañana encontró a Ilías Martínez llorando y la niña no estaba en la casa.

Agrega el informe que la muchacha le preguntó por qué lloraba y el individuo le contestó que la niña había desaparecido.

Vecinos y familiares comenzaron la búsqueda, pero minutos más tarde Ilías Martínez confesó que como a la 1:00 de la mañana la niña había empezado a llorar, por lo que él se molestó, la empujó haciéndola que se cayera de la cama.

Al ver a la niña inconsciente y al pensar que había fallecido decidió enterrarla en el terreno de la hacienda. Ilías Martínez fue capturado por agentes policiales y presentado ante el juzgado competente para que se le instruya el respectivo proceso.

Una fuente policial confió que se investiga si la niña aún estaba viva cuando fue enterrada o si ya había expirado, lo que se determinará a través de la autopsia.
Piden justicia

“Que Dios y la autoridad hagan justicia”, pidió el señor Francisco Miranda Ramírez, abuelo materno de Shelsy Vannesa, quien el miércoles a las 11:00 pm retiró los restos mortales de la morgue capitalina.

Mientras enterraba a su nieta, Miranda Ramírez dijo que el individuo le confesó de “frente a frente” que había matado a la menor porque “no lo dejaba dormir”. El doliente dejó el crimen en manos de Dios, así como de la justicia terrenal, para que se le deduzca todo el peso de la ley. “Pido que Dios y la autoridad hagan justicia, lo que a él (Elmer Isaí) le suceda ya no es culpa mía”, expresó.

Confirmó que la madre de la fallecida, de 17 años, fue dejada en libertad, porque las autoridades confirmaron que es inocente y que no tuvo ninguna participación en la muerte de su hija. La madre de la pequeña tiene siete meses de embarazo y cinco de convivir con el asesino de su hija.

Detención judicial

Ayer el Juzgado de lo Penal con jurisdicción en la ciudad de Talanga dictó detención judicial en contra de Ilías Martínez.

Según el requerimiento fiscal, el imputado es el responsable confeso de haberle quitado la vida a golpes a su hijastra Shelsy Vannesa Amador Varela.

Ilías Martínez compareció la mañana de ayer ante el juez que conoce la causa, por lo que después de participar en la audiencia de imputado fue trasladado al penal bajo custodia policial.

La jueza de lo Penal de Talanga estableció que la audiencia inicial se desarrollará el martes 5 de febrero a las nueve de la mañana.

Ambas partes aportarán las pruebas, es decir, tanto el defensor del victimario como la parte acusadora.

San Pedro Sula,Tegucigalpa,Honduras,laprensa.hn,La Prensa de Honduras,Noticias de Honduras,Diario La Prensa,Noticias de hoy en Honduras,padrastro Elmer Isaí Ilías Martínez,Shelsy Vannesa Amador Varela,Padrastro que mató a la niña de dos años,