Vivir Cultura
26 de Enero de 2013

Ralph Nilsen soñó con un oleoducto a través de Honduras

01:59PM   - Redacción:  redaccion@laprensa.hn

El ingeniero noruego, fallecido en 2004, propuso una tubería interoceánica para llevar petróleo del mar Caribe al Pacífico.

Los grandes sueños nunca mueren hasta convertirse en realidad, dice un adagio que podría aplicarse al que tuvo Ralph Nilsen, un ingeniero nacido en Noruega al que el destino llevó a vivir en Honduras.

Su idea fue construir un oleoducto interoceánico que pasara a través del territorio hondureño.

Este iniciaría en la bahía de Trujillo y llegaría hasta el Golfo de Fonseca, saliendo de tierra por Choluteca.

La construcción de esta tubería convertiría al país en toda una “terminal petrolera de abastecimiento”, pues permitiría llevar el “oro negro” del mar Caribe hasta el océano Pacífico de manera más ágil y económica, pues evitaría que los barcos que transportan el hidrocarburo hicieran el largo recorrido del mar Caribe al Pacífico.

Fue el 27 de enero de 1974 cuando él dio a conocer por primera vez el gran plan que comenzó a diseñar en 1963.

Nilsen presentó su estudio a los ejecutivos de la compañía estadounidense Brown & Root, para la que trabajaba en aquel entonces, pero estos en noviembre de 1974, o sea casi 10 meses después de presentada la idea, desestimaron tomar la iniciativa del proyecto, aunque expresaron claramente lo visionaria que es la misma.

Ese mismo año, como una muestra de su amor por Honduras, Nilsen decidió donar su estudio para hacer el oleoducto interoceánico al Gobierno hondureño, durante el acto en que Henry Holst Leiva, quien era alcalde de San Pedro Sula en ese momento, le entregó las llaves de la ciudad.

La vida es una aventura

Ralph Nilsen, nació en Nueva York, Estados Unidos, el 27 de julio de 1927, aunque su nacionalidad fue noruega, ya que sus padres Dagmar Olsen y Carl Nilsen eran del país escandinavo.

Cuando él tenía seis años, su padre murió en un accidente de tránsito en Nueva York y Ralph volvió con su hermano y madre a Oslo, capital de Noruega.

A los 16 años fue llamado a servir en la milicia noruega durante la Segunda Guerra Mundial, donde se le asignó el cargo de mensajero al frente de guerra. Fue capturado como prisionero tras un año en el cargo y estuvo a punto de ser fusilado, pero un día antes de la fecha en que estaba prevista su ejecución llegó la noticia del fin de la guerra.

Terminó su educación secundaria en Noruega y al finalizar se enlistó en la Marina de ese país, y esa decisión, sin saberlo, lo puso en el camino del amor.

El 2 de febrero de 1953, durante un viaje al puerto de Nueva Orleáns, Estados Unidos, conoció a Leslie Talbott, una sampedrana que estudiaba en esa ciudad, y que se convirtió desde ese instante en su compañera para el resto de su vida.

Y es que tan solo a 21 días después de conocerse, Ralph se casó con Leslie, y solo la muerte pudo separarlos tras 51 años de matrimonio en los que viajaron por varias partes del mundo debido al trabajo de Ralph, quien tras varios años decidió retirarse y vivir en Honduras con Leslie.

Nilsen murió el 3 de febrero de 2004, casi 30 años después de haber donado su estudio, el cual no pudo ver hecho realidad, pues la propuesta, hasta este día, había estado en el olvido, aunque jamás extinta.

Normas de uso: Esta es la opinión de los internautas, no de LAPRENSA.HN. No está permitido publicar comentarios ni enlaces difamatorios, injuriantes, insultos, los de contenido obsceno o pornográfico o los contrarios a las leyes de Honduras. No aceptamos comentarios fuera de tema y los que no aportan al debate, porque este espacio es para enriquecer los contenidos con las opiniones de los usuarios, coincidan o no con el criterio del editor. Los comentarios que son aceptados tratamos de publicarlos en el menor tiempo posible, pero no siempre lo conseguimos.
Ránking de notas