Más noticias

Falsos militares matan a mujer y a un menor

<p>Las víctimas eran hermanos y se dedicaban a cortar café. La dama fue violada.</p>

/
Norma Esperanza Ramírez Hernández (32) y su hermano, un niño de 12 años, fueron asesinados por individuos vestidos de militares que portaban fusiles AK-47 en la aldea Guachipilín, Comayagua.Antes de quitarle la vida, los criminales ultrajaron sexualmente a la mujer y le robaron 2,000 lempiras. Las víctimas mortales eran originarias de la aldea Veracruz, Cantoral, Comayagua, y tenían seis meses de haber llegado a Guachipilín a trabajar en el corte de café.Reyes María Ramírez, madre de las víctimas, relató que la desgracia ocurrió la tarde del pasado miércoles. Su hijo menor jugaba en un campo de fútbol cerca de una iglesia evangélica y de repente se escucharon varios disparos. Ella salió a ver qué sucedía y se dio cuenta de que su vástago había muerto.Ramírez Hernández salió en defensa de su hermano, pero fue raptada por los maleantes, quienes la llevaron a un matorral, donde la violaron y la asesinaron. El cuerpo inerte fue encontrado la tarde del jueves y trasladado a la morgue capitalina, adonde viajó doña Reyes María y dejó a su otro hijo tendido en la aldea San Isidro,El Rosario, Comayagua, donde él y su hermana serán sepultados. “Soy una madre pobre. Mi hija y mi niño que murieron me daban la vida porque eran los que trabajaban”, expresó la acongojada campesina.

Norma Esperanza Ramírez Hernández (32) y su hermano, un niño de 12 años, fueron asesinados por individuos vestidos de militares que portaban fusiles AK-47 en la aldea Guachipilín, Comayagua.

Antes de quitarle la vida, los criminales ultrajaron sexualmente a la mujer y le robaron 2,000 lempiras. Las víctimas mortales eran originarias de la aldea Veracruz, Cantoral, Comayagua, y tenían seis meses de haber llegado a Guachipilín a trabajar en el corte de café.

Reyes María Ramírez, madre de las víctimas, relató que la desgracia ocurrió la tarde del pasado miércoles. Su hijo menor jugaba en un campo de fútbol cerca de una iglesia evangélica y de repente se escucharon varios disparos. Ella salió a ver qué sucedía y se dio cuenta de que su vástago había muerto.

Ramírez Hernández salió en defensa de su hermano, pero fue raptada por los maleantes, quienes la llevaron a un matorral, donde la violaron y la asesinaron. El cuerpo inerte fue encontrado la tarde del jueves y trasladado a la morgue capitalina, adonde viajó doña Reyes María y dejó a su otro hijo tendido en la aldea San Isidro,

El Rosario, Comayagua, donde él y su hermana serán sepultados. “Soy una madre pobre. Mi hija y mi niño que murieron me daban la vida porque eran los que trabajaban”, expresó la acongojada campesina.

San Pedro Sula,Tegucigalpa,Honduras,laprensa.hn,La Prensa de Honduras,Noticias de Honduras,Diario La Prensa,Noticias de hoy en Honduras,Falsos militares matan a mujer y a un menor,