Más noticias

Destitución marca ruta del gobierno de Lobo

<p>Lo que ocurrió en el Poder Legislativo “es un golpe técnico al Poder Judicial", afirma.</p>

VER MÁS FOTOS
Para el expresidenciable nacionalista Miguel Pastor, la destitución de cuatro magistrados de la Corte Suprema de Justicia por parte del Congreso Nacional, es una decisión “abusiva y arbitraria”.“Es una decisión lamentable, que debilita el estado de derecho, que violenta la Constitución, es abusiva y arbitraria”, expresó Pastor. Esta situación hace reflexionar a los críticos sobre el rumbo que pretende darle el gobierno a la situación política, dijo.Lo que ocurrió en el Poder Legislativo “es un golpe técnico al Poder Judicial, es una decisión tomada sin justificación alguna, sin ni siquiera implementar un debido proceso para que los magistrados puedan haber refutado o defenderse”.“Es una decisión que debilita la institucionalidad del país y que va en contra de los sectores más pobres, que genera falta de confianza y de credibilidad en el gobierno, ahuyenta la inversión. No genera oportunidades para que haya empleo y para lograr el desarrollo y crecimiento económico”.En la sesión del martes 11, a amanecer 12, el Congreso Nacional dio un golpe de Estado al Poder Judicial al sacar a los magistrados de la Sala de lo Constitucional, Rosalinda Cruz Sequeira, Gustavo Bustillo Palma, Antonio Gutiérrez Navas y Francisco Ruiz, días después de que estos declararan inconstitucional la Ley de Depuración Policial.“Todos apoyamos el proceso de depuración, pero con estas decisiones no se logra el propósito de lograr mejores condiciones de vida. Si el día de mañana hay otro fallo que no es consecuente con lo que quiere, también lo van a destituir”, expresó.

Para el expresidenciable nacionalista Miguel Pastor, la destitución de cuatro magistrados de la Corte Suprema de Justicia por parte del Congreso Nacional, es una decisión “abusiva y arbitraria”.

“Es una decisión lamentable, que debilita el estado de derecho, que violenta la Constitución, es abusiva y arbitraria”, expresó Pastor. Esta situación hace reflexionar a los críticos sobre el rumbo que pretende darle el gobierno a la situación política, dijo.

Lo que ocurrió en el Poder Legislativo “es un golpe técnico al Poder Judicial, es una decisión tomada sin justificación alguna, sin ni siquiera implementar un debido proceso para que los magistrados puedan haber refutado o defenderse”.

“Es una decisión que debilita la institucionalidad del país y que va en contra de los sectores más pobres, que genera falta de confianza y de credibilidad en el gobierno, ahuyenta la inversión. No genera oportunidades para que haya empleo y para lograr el desarrollo y crecimiento económico”.

En la sesión del martes 11, a amanecer 12, el Congreso Nacional dio un golpe de Estado al Poder Judicial al sacar a los magistrados de la Sala de lo Constitucional, Rosalinda Cruz Sequeira, Gustavo Bustillo Palma, Antonio Gutiérrez Navas y Francisco Ruiz, días después de que estos declararan inconstitucional la Ley de Depuración Policial.

“Todos apoyamos el proceso de depuración, pero con estas decisiones no se logra el propósito de lograr mejores condiciones de vida. Si el día de mañana hay otro fallo que no es consecuente con lo que quiere, también lo van a destituir”, expresó.

Honduras,Miguel Pastor,mahistrados destituidos,