Más noticias

Sam Rockwell, el antihéroe, gana el Óscar a mejor actor de reparto

El actor se llevó su primer Óscar por su interpretación de un policía racista "Tres anuncios por un crimen".

Los Ángeles, EEUU.

A Sam Rockwell le gustan los antihéroes. Y ser uno de ellos en "Tres anuncios por un crimen" le dio el Óscar a mejor actor de reparto este domingo.

El actor de 49 años ya fue galardonado en los Globos de Oro y los premios del sindicato de actores SAG por su papel de policía violento (Jason Dixon) en el drama de Martin McDonagh, pero esta era la primera vez que lo nominaban al Óscar.

"Me gustaría agradecer a la Academia, nunca pensé que diría esas palabras", dijo el actor al recibir el primer premio de la noche sobre el escenario del Dolby Theater.

"El amor de mi padre y madre por el cine construyó mi amor por las películas y les agradezco por eso".

Rockwell, que gana así su primer Óscar, le arrebató el galardón a Woody Harrelson, que lo acompañó en esta cinta, así como a Willem Dafoe ("El proyecto Florida"), Richard Jenkins ("La forma del agua") y Christopher Plummer ("Todo el dinero del mundo").

Harrelson, un respetado policía que debe enfrentar a una madre furiosa -Mildred Hayes (Frances McDormand)- por la lentitud con la que se está llevando a cabo la investigación sobre el asesinato de su hija, choca frecuentemente con el agente Dixon, un alcohólico propenso a las peleas en los bares.

El agente, que al principio se enfrenta firmemente a Hayes, luego se va acercando a ella y la termina acompañando en su búsqueda de justicia.

"Frances McDormand, quiero hacer otras diez películas contigo", le dijo emocionado Rockwell al recibir su estatuilla dorada.

- "Formidable" -

Harrelson y Rockwell ya habían trabajado con el realizador británico McDonagh en "Siete psicópatas" (2012).

"Es un genio, es un guionista formidable", dijo Rockwell antes acerca del cineasta.

Para encarnar a Jason Dixon, quien por momentos parece tan descerebrado como violento -arroja por una ventana a un publicista en un arrebato de ira, lo acusan de detener a una persona por ser negra-, el actor ha contado que trató de no actuar desde el intelecto y que tuvo que hurgar en "los lugares inocentes" de su alma.

Su rol no tardó en generar polémica. Las críticas lamentaron que McDonagh permitiera a su personaje xenófobo evadir cualquier castigo por sus delitos.

Sam Rockwell, hijo de dos actores, creció entre Nueva York y San Francisco y dio sus primeros pasos como actor a los 10 años. Encarnó a Humphrey Bogart junto a su madre Penny Hess.

Tras sus inicios en la pantalla chica, apareció por primera vez en el cine en 1989, en una película de terror de Francis Ford Coppola, "Clownhouse".

Siempre como actor de reparto, apareció en "Celebrity" de Woody Allen y fue el prisionero William "Wild Bill" Wharton en "Milagros inesperados", basada en una novela de Stephen King.

Encarnó a un novio traidor y peligroso en la legendaria serie Los Ángeles de Charlie y participó en "El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford", "El sueño de una noche de verano", "Iron Man 2" y "Mute" .

Respecto a sus personajes sombríos dijo: "Me gustan las cosas sombrías. Pienso que los héroes deberían tener defectos".