Chicos

Bao Bao, la panda que viajó de Washington a China

Se presentó por primera vez ante el público chino en buen estado físico y con algún kilo de más

Pekín.

Después de su largo viaje desde Washington (EEUU) a China y de haber permanecido un mes en cuarentena, la panda gigante Bao Bao se presentó por primera vez ante el público chino en buen estado físico y con algún kilo de más.

Bao Bao, que en mandarín significa "tesoro", nació en Washington pero fue enviada a China antes de que cumpliera los cuatro años, en base a la política de Pekín que, a modo de regalo, presta este animal a otros países hasta que alcanzan la edad reproductiva.

En su nuevo hábitat, en la base de Dujiangyang del popular Centro de Conservación e Investigación del Panda Gigante de China en Sichuan (oeste), Bao Bao salió a recibir a los turistas desde el habitáculo en el que descansa y paseó por el amplio espacio al aire libre del que dispone, publican los medios locales.

Sus cuidadores explicaron en declaraciones a medios chinos que la panda se ha acostumbrado a su nueva dieta e incluso ha comenzado a probar algún alimento que antes despreciaba, como las zanahorias.

Gracias a su gran afición al bambú, alimento que come en igual cantidad que un adulto, Bao Bao ha engordado dos kilos desde que llegó a China lo que, a juicio de los expertos, muestra que está en buen estado de ánimo y que se ha habituado a su nueva casa.

No obstante, los cuidadores aún tienen que echar mano del inglés para dirigirse a esta panda, pues todavía está acostumbrándose al complicado idioma local.

Bao Bao es nieta de Ling-Ling y Hsing-Hsing, una pareja de pandas que Mao Zedong regaló al presidente de EEUU Richard Nixon tras su histórico viaje a China en 1972 y se convirtió el pasado febrero en el undécimo oso panda nacido fuera de China que regresa al país.