Más noticias

Sierra Denali más atractiva y sofisticada

A primera vista, enamoran sus líneas robustas, techo flotante, parrilla satinada y faros en forma de C con luces LED

Ésta es la segunda generación de Terrain y GMC puso especial atención a los detalles creando una SUV compacta que en el exterior luce sofisticada, y por dentro, minimalista aunque equipada.


Al interior, lo primero que llama la atención es la falta de una palanca de cambios, que fue sustituida por un selector con botones colocado abajo de la consola de infoentretenimiento.


Esto, combinado con formas angulares para la instrumentación y sistema de infoentretenimiento, enfatiza el ancho de la camioneta y da una sensación de amplitud. Quizá lo único criticable aquí son los plásticos, que aunque lucen agradables y con poco brillo, son algo duros al tacto.


Los asientos no se quedan atrás en cuanto a comodidad, pues los delanteros son ventilados y calefaccionados, mientras que los traseros y el volante tienen calefacción.


En cuanto a motorización, Terrain cambió su V6 por un 4 cilindros turbo con un funcionamiento extraordinariamente suave, pues tiene la generosa entrega de poder de un V6, aunque con un sonido menos grave.


Con 155 kilogramos menos, esta SUV es ágil, con una dirección rápida, aunque un tanto suave a la que no le vendría mal ofrecer mayor sensación del camino.


Con uno de los mejores motores 4 cilindros turbo de la industria, la nueva Terrain ofrece un manejo cómodo que también puede ser ágil en una envoltura sofisticada.