Los tonos como el amarillo, rojo, verde y naranja destacaron.
Los tonos como el amarillo, rojo, verde y naranja destacaron.

Sobredosis de optimismo y color

Ágatha Ruiz de la Prada hizo un homenaje al diseñador Yves Saint Laurent con un cambio en la estructura de sus patrones

REDACCIÓN. Brillos, lúrex, flores multicolores, una sobredosis de optimismo marcada por un regreso a la estética de los ochenta, revisitada, se subió a la pasarela madrileña, donde los diseñadores hacen que la mujer se sienta poderosa con sus creaciones. Ágatha Ruiz de la Prada, la reina del color y la fantasía, hizo en

Madrid un homenaje al diseñador Yves Saint Laurent con un cambio en la estructura de sus patrones, que rebajó en teatralidad, con fabulosos trajes de chaqueta con pantalón de campana en micropana. La diseñadora, con tienda propia en Bogotá, mostró su faceta minimalista sin perder su esencia y la intensidad de sus colores.

La bandera de España tapizaba la pasarela de principio a fin. Los colores rojo y amarillo se han visto acompañados por el himno nacional, que sonaba a todo volumen entre olés y aplausos.

ruiz web2(800x600)
Las lentejuelas invadieron también la pasarela


“Me gusta lanzar mensajes, y esta vez el mensaje principal es España”, ha explicado la diseñadora de 57 años. “De toda la vida me ha encantado la bandera de España y me parece preciosísima”, ha sentenciado orgullosa la madrileña.

Pantalones bombachos de pana, andróginos y sexis al mismo tiempo, conjuntados con camisas serigrafiadas con mensaje dominaron sobre la pasarela, que cerró con un vestido de novia corto en rosa chicle con un gran corazón en el pecho.