Descubre qué aprenden en la escuela

Tus hijos están a punto de empezar el preescolar o la primaria. ¿Cómo será su día a día? Descubre todo lo que conseguirán durante el próximo ciclo escolar

Seguro que cuando empiecen las clases, casi todas las tardes le preguntarás a tu hijo: “¿Qué has hecho hoy?”. Y él, que habrá salido disparado de la escuela o del colegio y estará comiendo rápido para ir pronto a jugar, fruncirá el ceño, obligado a recordar un pasado muy, muy lejano. Al cabo de unos segundos llegará su escueta respuesta: “Recortar”. Y tú, curioso y responsable, insistirás: “¿Y qué has recortado?”. “Los números”, dirá el niño armándose de paciencia. No te preocupes. Cada día aprende habilidades nuevas siguiendo un método que se adapta a su desarrollo y a su personalidad.

Por ejemplo, a los 2 años le enseñan a lavarse las manos, a los 3 ya sabe distinguir un cuadrado de un triángulo, a los 4 cuenta hasta 20 y a los 5 años aprende a sumar 2 y 2. Pero estas “asignaturas” son flexibles y se integran en un programa en el que los objetivos y los métodos de enseñanza se adaptan a la madurez del niño.

Además, en la escuela no sólo adquiere conocimientos concretos; también aprende a aceptar su propio cuerpo, a ser más autónomo, a concentrarse para resolver tareas, a compartir o a amar la naturaleza. Y todo esto en un ambiente afectivo y alegre.

El escenario. El primer contacto del niño con la escuela infantil no es fácil: separarse de mamá y papá, estar con otros niños, obedecer a un profesor al que no conoce. La primera tarea es conseguir que el pequeño se sienta cómodo y motivado, y por eso el aula se adapta a sus necesidades.

En realidad, el aula tiene una finalidad pedagógica. Por ejemplo, la profesora puede pedir a los niños que agrupen los objetos de la clase por el color, la forma, el tamaño. De este modo empiezan a entender conceptos matemáticos y a orientarse en el espacio.

Hasta los 3 años, el desarrollo psicomotriz del pequeño se trabaja dentro del aula. En esta etapa pasa de ser un bebé que depende casi por completo de los adultos a ser un niño que adquiere autonomía.

Aprende a reconocer y a resolver sus necesidades (ir al baño solo, comer con cuchara?) y tiene sus primeras experiencias de lo que significa convivir con un grupo (compartir, respetar turno?).

En esta etapa lo hacen todo dentro del aula, incluso los ejercicios físicos. A partir de los 4 años salen al patio, y participan en excursiones culturales.

La evaluación. En esta etapa educativa la evaluación tiene como objetivo principal conocer mejor al niño.

Las notas buscan identificar su nivel de madurez y su capacidad de adaptación, sus puntos fuertes y las dificultades que tiene (qué hábitos y materias le cuesta más aprender, cuándo le es más difícil concentrarse, qué métodos no se adaptan a su personalidad). Por eso no tiene que pasar exámenes ni controles, ni habrá puntuaciones en su libreta de notas.

Así los padres sabrán qué habilidades tienen que reforzar y cómo estimular el aprendizaje de su hijo. Y así cada niño es tratado como un ser individual, con su propio ritmo y personalidad, sus capacidades y sus sentimientos.

co-mama3-210717(800x600)
A partir de los 4 años aprenden a identificar las principales características de las estaciones del año.

2 años: Adquiriendo autonomía
Esta etapa está muy marcada por la flexibilidad.
¿Qué “estudiará”?
- La psicomotricidad gruesa: saltar, correr, andar de puntillas, dar palmadas.
- La autonomía personal: comer solo, lavarse las manos.
- La psicomotricidad fina: manipular distintos materiales.
- El conocimiento de su entorno: los nombres de los objetos cotidianos y su uso.
- Adaptación social: respetar los turnos, guardar silencio.

3 años: Trabajando juntos
Se establecen horarios que ayudan al niño, debe aceptar las rutinas y se favorece la participación y la interacción con otros niños.
¿Qué “estudiará”?
- Coger el lápiz correctamente y hacer trazos siguiendo un patrón.
- Contar hasta 10.
- Las formas geométricas (cuadrado, círculo y triángulo).
- Identificar los números hasta el 5 por su grafía.
- Los sonidos de los animales.

4 años: Abrirse al mundo
El niño ya tiene conciencia de lo grande y diverso que es el mundo.
¿Qué “estudiará”?
- Escribir su nombre en mayúsculas.
- Reconocer y pronunciar las letras. Comienza por las vocales y sigue por las consonantes en orden creciente de dificultad.
- Leer los números hasta 10.
- Contar hasta 20.
- Identificar las principales características de las estaciones del año.

5 años: Preparándose para primaria
El pequeño está acostumbrado a su jornada escolar y las exigencias crecen.
¿Qué “estudiará”?
- Escribir y leer las letras.
- Copiar palabras de dos y tres sílabas y también leer las más sencillas.
- Copiar dibujos sencillos.
- Contar hasta 100 de 10 en 10 y escribir los números hasta 100.
- Ordenar conjuntos de objetos por sus características comunes (color, tamaño?).