Las horas de sueño no son negociables. Un adulto debe dormir de manera continua entre 6 horas y media y 9 horas.
Las horas de sueño no son negociables. Un adulto debe dormir de manera continua entre 6 horas y media y 9 horas.

La rutina que tu piel necesita antes de dormir

Es muy importante aplicar cremas o tratamientos nocturnos como parte de tu rutina de limpieza

La limpieza del rostro por la noche es muy importante para eliminar células muertas, permitir que los poros de la piel transpiren correctamente y que los productos o tratamientos que se aplican de noche tengan los efectos deseados.

Por ello es importante que utilices productos de limpieza específicos para tu tipo de piel. En los casos de piel con acné, esta rutina es súper importante para evitar la proliferación de las bacterias y calmar la irritación.

Aplicar cremas o tratamientos nocturnos como parte de tu rutina de limpieza activa la acción regeneradora de tu piel, ya que es durante la noche que la piel se encuentra más receptiva a un cuidado específico. Aunque estés agotada al volver a casa, no olvides lo siguiente.

Retira todo el maquillaje y lava tu cara con un gel dermolimpiador, luego, usa el mismo producto para hacer tu masaje de rutina. Al terminar, aplica loción y crema hidratantes.

Desmaquillantes según tu tipo de piel. Para las mujeres de piel grasa, limpiar su piel con jabones, champús o geles faciales para piel grasa, si padeces acné este paso regulará el exceso de sebo y también evitará que los brotes de barros y espinillas aumenten. Aplica un tónico astringente que reduzca la grasa en la piel.

Si tienen piel seca utilizar leches limpiadoras específicas para la piel seca. Evita los jabones, champús o geles, ya que retiran a profundidad la grasa natural de la piel. Usa un tónico para piel seca.

Las pieles mixtas se les aconseja usar leches limpiadoras no grasas. Aplica tónicos reguladores de la zona T (frente, nariz y barbilla).

En casos de acné. Una vez que hayas terminado con tu rutina de limpieza nocturna aplica los productos medicados recomendados para tu caso, espera un par de minutos entre un producto y otro, para que se absorba y asegúrate de cambiar las fundas de las almohadas con frecuencia para mantener tu piel limpia.

Dormir bien. El sueño es el único momento en el que no tienes que hacer cosas que requieran energía. En ese periodo de tiempo el cuerpo está preparado para trabajar en la recuperación, la renovación celular, mejorar la función inmune y regeneradora y reparar el tejido muscular dañado.

Por este motivo también se aconseja un pequeño tentempié de proteínas antes de acostarse, pues ayuda a mantener un flujo constante de proteína en la sangre que puede contribuir a construir y reparar el tejido muscular mientras se duerme.

Rutina de limpieza antes de dormir:
- Desmaquilla tu rostro con el producto adecuado según tu tipo de piel: grasa, normal, seca o mixta.

- Aplica agua micelar con un algodón por toda tu cara para eliminar los residuos de maquillaje o suciedad.

- Rocía agua termal o tónicos naturales, éstos ayudan a balancear el PH de la piel y a hidratarla.

- Aplica 3 gotitas de suero de vitamina C, este producto penetra más a fondo en la piel; también ayuda a recuperar el tono de tu piel, la hidrata y nivela el ph.

- Usa una crema nutritiva o regenerativa a base de nutrientes, colágeno y vitamina E, para nivelar la producción de grasa y obtener hidratación y firmeza.