¿Argollas de presión?, no más dolor de oreja

Si eres de las que siempre se queja del dolor en la oreja, la solución puede estar en tu tocador

La mayoría de mujeres se quejan por el dolor que les causa usar aritos de presión, sin embargo, desconocen que los diferentes materiales de los que están hechos lastiman, irritan y hasta provocan infecciones.

Las causas más comunes para usar este tipo de aritos es porque existen mujeres que no quieren perforarse las orejas o sufren de alergias, en especial cuando usan fantasía fina.

Para circunstancias como estas, las argollas de presión son ideales. Existen diferentes tipos, los de tornillo no producen dolor, pues al ser un tornillo que regula la presión que adhiere el arete el contacto con la piel se puede regular.

Están diseñados para lucir casi igual que un arete con perforación. Se puede usar y escoger gran variedad de modelos e incluso colgantes.Otro tipo de aretes son los de presión, estos son los más comunes y suelen ser los que ocasionan dolor.

El tornillo o resorte suele apretar el nódulo de la oreja a un nivel que no todas las mujeres lo toleran.

Si eres una de ellas es hora de tomar acciones. Para que dejes de sufrir te proponemos probar los siguientes trucos, estamos seguras que los ingredientes los tienes en tu tocador o mesa de noche.

1. Esmalte de uñas. Basta con poner varias capas de algún esmalte transparente en toda la parte trasera de los aritos para evitar molestias.

2. Vaselina. Solamente coloca un poco de vaselina en la parte de atrás y conseguirás que no te lastimen ni provoquen reacciones. Las cremas funcionan muy bien.

3. Alcohol. Sumerge los aritos en alcohol antes de usarlos, pero no los dejes mucho tiempo sumergidos ya que el alcohol puede dañarlos. Otro truco es limpiar la zona del lóbulo con alcohol antes de ponerlos y después de quitarlos.

4. Cremas dermatológicas. Si todos los remedios anteriores no funcionan, consulta a tu médico para que te recete medicamentos de uso tópico para curar y evitar irritaciones.